Mosqueteros de Yehovah

Ester Capítulo 7

Versos del 1 al 4

Ester finalmente hace su petición: “Por favor perdóname la vida”. Ella por fin hizo su petición, mostró gran tacto.

No se identificó inmediatamente como judía, incluida en la masacre aunque Amán había escondido la identidad del grupo que quería masacrar (Ester 3, 8).

Ester también mostró sabiduría en la manera que formuló su petición, apelando de una manera personal sabiendo que todo lo que había hecho era agradar al rey.

Verso 5

La reacción del rey: “¿Quién es el malvado? ”.

Asuero debió haber sabido que había sido él mismo quien había autorizado este plan.

Fue él quien autorizó a Amán a llevar a cabo este complot (Ester 3, 10-11) aunque lo hizo en ignorancia.

Verso 6

Ester identifica al culpable, descubrió la verdad sobre Amán, que no era un fiel siervo del rey.

Descubrió que era un enemigo y adversario, más interesado en su propia fama y estatus que en el beneficio del rey.

Amán nunca se imaginó que Ester era judía, ahora estaba delante del rey acusado justamente de planear el asesinato de la esposa del rey.

Se puede ver la sabiduría de Ester al haber invitado a Amán a estos banquetes, aumentó el impacto tanto para el rey como para el mismo Amán.

Versos del 7 al 8

La condena de Amán es sellada, el rey estaba lleno de ira probablemente porque se había dado cuenta que Amán lo había embaucado para firmar el decreto de matar a los judíos.

Con tanto esfuerzo para suplicar por perdón, se metió en mayores problemas, ¡ahora era acusado de violar a Ester!.

Un escrito judío dice: “que el ángel Gabriel empujó a Amán para que cayera sobre el lecho donde estaba Ester, justo en el momento en que el rey regresaba a la habitación”.

Cubrieron la cabeza de Amán como preparación para la ejecución.

Versos del 9 al 10

Como en el caso de la gente ejecutada en Ester 2, 23, probablemente Amán no fue colgado con una soga alrededor de su cuello sino que fue empalado en una estaca gigantesca, ejecución usada anteriormente a la crucifixión.

Amán encontró su muerte en el mismo instrumento, en el que tenía la intención de matar a Mardoqueo, cayó en su propia trampa.

Con frecuencia YEHOVAH DIOS trabaja de esta manera y deberíamos orar como el salmista:

“He aquí, el impío concibió maldad, se preñó de iniquidad, y dio a luz engaño.

Pozo ha cavado, y lo ha ahondado; y en el hoyo que hizo caerá. Su iniquidad volverá sobre su cabeza, y su agravio caerá sobre su propia coronilla” Salmo 7, 14-16.

Satanás creyó que había ganado, cuando logró que las multitudes crucificaran a Yeshúa Ha Mashiaj, pero la cruz resultó ser el instrumento de su derrota.

La muerte de un súbdito apaciguó la ira del rey. En el caso de Mardoqueo y Amán, era el culpable muriendo en lugar del inocente.

En el caso de nosotros y Yeshúa Ha Mashiaj, fue el inocente muriendo en lugar del culpable.

1 comentario en «Ester Capítulo 7»

  1. Gloria a YEHOVAH porque la suerte del justo y el impíol no es la misma. El justo es defendido por YEHOVAH que direcciona su vida. El impío cae y no vuelve a levantarse; se enreda en su propia trampa.

    Responder

Deja un comentario