Mosqueteros de Yehovah

Ester Capítulo 6

Versos del 1 al 3

Una noche de insomnio tuvo el rey Asuero, hizo lo que muchos hacen cuando no pueden dormir.

Trajo un libro y lo usó para llenar esas horas de insomnio, esperando que la lectura le ayudara a quedarse dormido.

Asuero dominaba sobre ciento veintisiete provincias, pero no podía dominar diez minutos de sueño.

Este es un increíble ejemplo de la providencia en acción, por no poder dormir y puede escoger entre 20 diferentes maneras de diversión para ocuparse en esa noche de insomnio, pero ordena que se le traiga un libro y se pone a leer.

La persona a la que se le ordenó que trajera un libro pudo haber traído cualquiera de los libros de las memorias y crónicas, pero trajo uno en particular.

El libro pudo haber sido abierto en cualquier página, pero fue abierto exactamente en la página que hablaba de la historia de Mardoqueo y cómo él había salvado al rey de asesinato.

YEHOVAH DIOS guio cada paso de acción.

Así como el rey Asuero tenía el libro de las memorias y las crónicas, literalmente un libro de recuerdos, YEHOVAH DIOS también tiene un libro de recuerdos.

Entonces los que temían a YEHOVAH DIOS hablaron cada uno a su compañero y YEHOVAH DIOS escuchó y oyó.

Fue escrito un libro de memoria delante de él para los que temen a YEHOVAH DIOS y para los que piensan en Su Nombre (Malaquías 3, 16)

Mostrando una inusual preocupación por un súbdito común, el rey Asuero consideró recompensar a Mardoqueo.

Versos del 4 al 5

No fue coincidencia que Amán entrara al patio del rey en ese preciso momento, no fue coincidencia que llegara en ese momento para pedir la ejecución de Mardoqueo.

No fue coincidencia que el rey Asuero haya querido honrar a Mardoqueo en ese preciso momento.

Si este libro de Ester nos muestra algo, es que YEHOVAH DIOS dirige los asuntos del hombre, aunque el hombre no se dé cuenta.

YEHOVAH DIOS sabe lo que está haciendo y en las cortes del cielo no hay coincidencias ni sorpresas.

Ester no tuvo suerte de ser reina, Mardoqueo no tuvo suerte de escuchar acerca de la conspiración.

No fue circunstancia que Amán entrara a la corte en ese momento y con esa petición, todos estos eventos fueron orquestados por YEHOVAH DIOS.

Esto es más difícil, por supuesto, cuando nos suceden cosas malas, es fácil ver la dirección de YEHOVAH DIOS en todas las cosas cuando vemos que pasan cosas buenas.

Pero, ¿y cuando son malas? Aun entonces, debemos confiar en el plan de YEHOVAH DIOS.

Cuando entendemos que “todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8, 28).

Entendemos que Pablo dice todas las cosas ayudan, cualquier evento individual, en aislamiento puede parecer que no tenga sentido.

Pero cuando vemos todas las cosas ayudando juntas, entonces podemos ver la sabiduría de YEHOVAH DIOS al final de Su plan.

Verso 6

El rey Asuero hace una pregunta a Amán. YEHOVAH DIOS arregló todas las cosas, no sólo para la protección de todos los judíos, sino también para que ambos, Mardoqueo y Amán, recibieran lo que merecían.

En ocasiones YEHOVAH DIOS permite que el hombre caiga en su propia trampa, ÉL permitió que la arrogancia y orgullo de Amán fueran la causa de su humillación final.

Versos del 7 al 9

En estos versos se puede observar la respuesta de Amán en cómo el rey debía honrar al hombre que agradara al rey.

Amán en su infantil deseo de ser honrado y elogiado por todos, pidió cosas que realmente importan muy poco, solo sirven para envanecer a alguien.

Él era un hombre trágico quien sólo sentía que había hecho bien cuando oía el aplauso de los demás.

Es bueno y en ocasiones apropiado, recibir aplauso aquí en la tierra, pero es trágico vivir tu vida buscándolo. Deberíamos, por el contrario, buscar y estar satisfechos con el aplauso del cielo.

Versos del 10 al 11

Amán debe dirigir el coro de alabanza para Mardoqueo.

Hubiera sido bueno ver la cara que puso Amán en ese momento, ver que el rey aceptaba su consejo por completo, pero para dar honor a su archienemigo, el hombre para el que había venido a solicitar la ejecución.

La mayor humillación para Amán fue honrar a Mardoqueo públicamente, la humillación solo es humillación cuando es pública.

Versos del 12 al 14

Vemos la lamentación, advertencia y una salida apresurada hacia el banquete de Ester.

Esto significa que Amán actuó como si alguien muy querido hubiera muerto. De hecho, su orgullo había recibido un golpe de muerte.

La esposa de Amán y sus consejeros pudieron ver bien el futuro. Amán no triunfaría sobre Mardoqueo, pero Mardoqueo sí prevalecería sobre Amán.

1 comentario en «Ester Capítulo 6»

  1. Es realmente maravilloso ver como este capitulo expresa la soberanía de YEHOVAH y el nivel de detalle que tiene en la vida del hombre!!! Certeramente en nuestra vida no hay casualidades ni coincidencias.

    Responder

Deja un comentario