Mosqueteros de Yehovah

2 Samuel Capítulo 8

Verso 1

Los Filisteos, habían atormentado a los Israelitas por siglos y a menudo dominaban al pueblo de YEHOVAH DIOS. En el reino de David, él derrotó y sometió a estos problemáticos enemigos.

Cuando David se convirtió en rey, los Filisteos estaban tomando territorios del pueblo de YEHOVAH DIOS. Bajo su liderazgo, el pueblo de YEHOVAH DIOS comenzó a tomar territorios del enemigo.

Verso 2

La guerra de David contra Moab y su áspero trato contra su ejército, parece fuera de lugar considerando que la tatarabuela de David era moabita (Rut) y que él había confiado el cuidado de sus padres a los Moabitas (1 de Samuel 22, 3-4). Puede ser que los Moabitas hayan matado o maltratado a los padres de David.

YEHOVAH DIOS, no quería que Israel destruyera cada nación vecina.

En general, quería que Israel fuera tan bendecida y fuerte que otras naciones fueran “sujetas a tributo” por Israel, reconociendo por tanto su fuerza y dominio.

Versos del 3 al 8

El rey de Soba, un reino Sirio, se encontró con David cuando iba en camino a capturar territorio en el Éufrates. El dominio de David se extendía hasta el rio Éufrates.

La frontera de Israel estaba delineada por el Éufrates, para que la promesa de YEHOVAH DIOS para Abraham se cumpliera “A tu descendencia he dado esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Éufrates”.

También estaba Siria, la gran nación pagana del norte, dividida en dos grupos con capitales en Soba y Damasco. Ambas se unieron por protección, pero se encontraron indefensas ante el poder de David.

Esta fue una necesidad militar, no crueldad animal. David no podía preocuparse por tantos caballos ,mientras estuviera en campaña militar y no podía regresarlos al enemigo.

Que David se haya quedado con un número tan pequeño, muestra un increíble autocontrol y confianza en YEHOVAH DIOS.

David obedeció el principio de Deuteronomio 17, 15-16 y se negó rotundamente a confiar en caballos, como armas militares. En vez de eso, su confianza estaba puesta en YEHOVAH DIOS (Salmos 20, 7; 33, 16-17).

David tomó lo que era la gloria del enemigo, lo transformó en trofeos del poder y la bondad de YEHOVAH DIOS. Esos escudos de oro fueron puestos en el templo y testificaban de la obra de YEHOVAH DIOS y a través de David.

Versos del 9 al 14

Naciones vecinas vieron la mano de YEHOVAH DIOS con David y le llevaron honra y regalos.

Ellas sabían que un líder fuerte y consagrado de Israel, era bueno para toda la comunidad de naciones y no sólo bueno para Israel.

Cuando David recibió este aplauso de parte de las naciones, él lo dedicó todo a YEHOVAH DIOS. Él sabía que los elogios y la gloria le pertenecen a YEHOVAH DIOS, no a sí mismo.

David podía manejar bien el éxito, así como el aparente fracaso.

De estas naciones sometidas, aprendemos que las victorias de David estaban completas. YEHOVAH DIOS usó a David para guiar a Israel a la victoria, sobre sus enemigos en cada dirección.

Israel poseyó más parte de la tierra que YEHOVAH DIOS le prometió a Abraham (Génesis 15, 18-21) bajo el reinado de David, que en cualquier otro tiempo.

Este es el resumen de todo el capítulo, cada victoria y cada enemigo sometido era testimonio del poder de preservación de YEHOVAH DIOS, en la vida y el reinado de David.

Verso 15

Este capítulo de Victoria, Bendición y Prosperidad describe la vida nacional de Israel durante el reinado de David. Esta es una razón por la cual, él es considerado como el mejor rey o gobernante que Israel ha tenido.

Esto muestra que David fue un gran rey para su propio pueblo, no solo contra las naciones vecinas. Él cumplió con el deber fundamental de gobierno, administrar con justicia y equidad (Romanos 13, 1-7).

Versos del 16 al 18

Ningún gran gobernante tiene éxito por sí solo. Solo las organizaciones más pequeñas, son bien gobernadas sin un comité dotado y comprometido.

Parte del éxito de David como gobernante, se encontraba en su habilidad para formar, entrenar, fortalecer y mantener este tipo de equipo.

Los quereteos y peleteos, eran soldados contratados de Creta. Al emplear guardias extranjeros para asegurar la seguridad del rey David, disminuía la posibilidad de convertirse en víctima de las rivalidades entre tribus, estos hombres de Creta podrían darle lealtad.

1 comentario en «2 Samuel Capítulo 8»

  1. Gloria a YEHOVAH!! Toda victoria la obtenemos unicamente por la fidelidad de YEHOVAH y es a Él quien debemos dar todo honor y reconocimiento, como lo hizo David. Se negó la atribución de victoria a si mismo para dársela a quien realmente la merece.

    Responder

Deja un comentario