Mosqueteros de Yehovah

2 Samuel Capítulo 22

Verso 1

Por muchas razones, la mayoría de los comentarios asumen, que este es un Salmo que David escribió y cantó muchos años antes, de cuando fue insertado al final de 2 de Samuel, fuera de su orden cronológico.

El Salmo aparece, casi como las últimas palabras de David. Por tanto, es un resumen de agradecimiento, por todas las veces que YEHOVAH DIOS lo libró, a lo largo de su larga vida de servicio.

Con pequeñas variaciones, este Salmo es el mismo que el Salmo 18. Es posible que David, haya compuesto esta canción cuando era joven, cuando murió Saúl y recién tomó el trono, como se describe en 2 de Samuel 8, 14.

Cuando David había sometido a todos sus enemigos y YEHOVAH DIOS, dio la victoria por dondequiera que fue.

Sin embargo, en su vejez David podía mirar atrás con gran gratitud y cantar esta canción otra vez, viendo su vida completa.

Este Salmo, es un gran resumen de todo el carácter de David y su actitud a lo largo de su vida.

Semejantes convicciones, de la absoluta soberanía de YEHOVAH DIOS, de su omnipotente poder para salvar, de la necesidad de obediencia de Su Ley.

Además, de la promesa en caso de tal obediencia, YEHOVAH DIOS actúa por su pueblo, constituían la subyacente fuerza del carácter de David.

Versos del 2 al 4

David apiló título sobre título al alabar a YEHOVAH DIOS. La obra de YEHOVAH DIOS sobre David, era tan grande y amplia que no podía ser contenida en un título.

En esta frase inicial, en la cual hemos hecho hincapié, el sentido de la verdad es reforzada por las palabras finales “mía”.

Con ellas el cantante revela, el hecho de que todo lo que celebró en canciones era más que teoría, era experiencia.

David experimentó la liberación de YEHOVAH DIOS:

YEHOVAH DIOS libró a David de Goliat, de Saúl, de recaer, de los enemigos de Israel, de Absalón y de sus propias pasiones pecaminosas.

Cuando vemos a YEHOVAH DIOS por lo que es, es fácil confiar en ÉL. Cuando sabemos que YEHOVAH DIOS es nuestra roca, fortaleza, libertador, escudo, fuerte y Salvador, es natural que entonces confiemos en ÉL completamente.

La Fe no depende totalmente del conocimiento, pero el correcto conocimiento de YEHOVAH DIOS, da gran fortaleza a la Fe.

Cada título era significativo para David, porque YEHOVAH DIOS cumplió el significado de cada título en la experiencia de David.

Ésta no es una lista de los nombres de YEHOVAH DIOS, que uno puede encontrar en una teología sistemática, este es el conocimiento de YEHOVAH DIOS, combinado con la verdadera experiencia del Altísimo.

Es bueno alabar a YEHOVAH DIOS, como a alguien que merece ser alabado, porque entonces le suplicamos con confianza y alegría.

Nosotros podemos bendecir a YEHOVAH DIOS por toda su bondad pasada, somos más osados para pedir grandes cosas de ÉL.

Versos del 5 al 20

El peligro rodeaba a David por todos lados, física, espiritual, emocional y socialmente, David estaba al borde de la ruina, cuando clamó a YEHOVAH DIOS.

El enemigo de nuestra alma, quiere que creamos que no podemos clamar a YEHOVAH DIOS en nuestra angustia, como si tuviéramos que estar bien con YEHOVAH DIOS y sentarnos en oración.

David sabía que YEHOVAH DIOS, escucha nuestras señales de angustia.

Para David era así de simple, él clamaba a YEHOVAH DIOS y YEHOVAH DIOS escuchaba.

David también sabía que YEHOVAH DIOS no podía escuchar la angustia de su pueblo, sin actuar a favor de ellos.

YEHOVAH DIOS, estaba tan interesado por el problema de David, que a David le parecía como si YEHOVAH DIOS conmoviera la tierra para satisfacer su necesidad.

David, visualizaba a YEHOVAH DIOS viniendo a suplir su necesidad, viniendo con gloria y velocidad.

Venía tan rápido para David, que le pareció que YEHOVAH DIOS viajaba sobre las alas del viento.

Cuando YEHOVAH DIOS vino habló por David, ordenándole a toda la creación, que respondiera a su apasionado deseo de liberar a su hijo.

David vio a YEHOVAH DIOS, ejercer toda su majestad y fuerza para cubrir su necesidad.

Él sabía que la victoria se debía a la mano de YEHOVAH DIOS, no a su ingenio ni a su capacidad. Sin YEHOVAH DIOS como su apoyo, David caería.

David sentía que YEHOVAH DIOS se agradaba de él. Sus ruegos por liberación, estaban arraigados en su relación, no solamente en un deseo de sobrevivir.

Versos del 21 al 25

Estas palabras, son la razón por la que muchos creen, que David solo pudo cantar este salmo antes de su pecado con Betsabé.

Sin embargo, el texto parece indicar que David cantó esto rumbo al final de sus días (2 Samuel 22, 1).

Podríamos decir, que David simplemente creyó lo que el Profeta Natán le dijo en 2 de Samuel 12, 13 “YEHOVAH DIOS ha remitido tu pecado”.

David sabía, que era un hombre perdonado y que la limpieza de sus manos se debía a que YEHOVAH DIOS las limpió, no a que nunca se hubieran ensuciado.

Si fuéramos a recordarle a David de su pecado con Betsabé, él diría que es una ilustración y una prueba de este principio, ya que sufrió de diferentes maneras como consecuencia de este gran pecado.

Pero, aunque eso haya sucedido, así como transgresiones similares fueron cometidas por todos nosotros, teniendo todo en cuenta, a pesar de todo “él era un hombre conforme al corazón de YEHOVAH DIOS y fue grandemente bendecido por ÉL”.

David no está afirmando perfección sin pecado, el hablaba de su rectitud en general y de su rectitud en comparación con la perversidad de sus enemigos.

Delante de YEHOVAH DIOS, el hombre conforme a su corazón era un pecador humilde, pero delante de sus calumniadores podía hablar de la “limpieza de sus manos” y de la rectitud de su vida.

Podemos venir a YEHOVAH DIOS, en oración con la misma afirmación, pero no en la base de nuestra propia rectitud, sino de la rectitud que hemos recibido en Jesús (1 de Corintios 1, 30; 2 de Corintios 5, 21).

Versos del 26 al 30

Yeshúa Ha Mashiaj, discutió este principio en el sermón del monte, pero desde la perspectiva del hombre en vez de la de YEHOVAH DIOS.

“Porque con el criterio con que ustedes juzguen se los juzgará, y la medida con que midan se usará para ustedes” (Mateo 7, 2).

En estas palabras, se nos revelan los principios de la relación entre YEHOVAH DIOS y el hombre.

YEHOVAH DIOS es al hombre, lo que el hombre es a YEHOVAH DIOS.

David proclama su confianza en el principio, que se repite en Proverbios 3, 34, Santiago 4, 6, y 1 de Pedro 5, 5 “YEHOVAH DIOS resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”.

Cuando YEHOVAH DIOS suplió la necesidad de David, primero le llevó luz. Gran fortaleza y habilidad, no ayudan para nada si no podemos ver en medio de la lucha.

Cuando YEHOVAH DIOS cubrió las necesidades de David, le trajo fuerza. Un hombre no debería ser capaz de luchar contra ejércitos, ni debe ser capaz de asaltar muros que protegen una ciudad.

YEHOVAH DIOS tiene una fuente de poder “Su fuerza”, que hace disponible para nosotros a través de la fe. No tenemos que ser fuertes en nuestra fuerza, pero podemos ser fuertes en Su fuerza (Efesios 6, 10).

Versos del 31 al 46

Cuando YEHOVAH DIOS cubrió las necesidades de David, le llevó protección. David podía ver con luz y sostenerse en la fuerza de YEHOVAH DIOS, pero aun así necesitaba protección sobrenatural.

La confianza de David, era el vínculo vital para recibir la protección de YEHOVAH DIOS.
Él pensaba en cómo las ciervas parecían brincar de un lugar a otro, sin perder el equilibrio.

YEHOVAH DIOS, le dio el mismo tipo de habilidad, al trabajar a través de los desafíos traídos por sus enemigos.

David pensaba en la fuerza necesaria, para doblar un arco hecho de bronce. YEHOVAH DIOS, le dio el mismo tipo de fuerza para vencer a los desafíos traídos por sus enemigos.

Para David, no solo se trataba de poder y habilidad. Era también sobre, recibir la misericordia de YEHOVAH DIOS y disfrutar una relación con ÉL de la gran benignidad, ésta también era una fuente de fortaleza para David.

David disfrutaba del lugar de victoria, que tenía en YEHOVAH DIOS. No era renuente de proclamarlo, ya sea por falta de falsa humildad o por la incertidumbre de poseer la victoria.

Sabía que los enemigos podían levantarse otra vez, pero el volteó la mirada al campo de batalla y dijo, “Caerán debajo de mis pies, y cuando estuvieron bajo mis pies como lodo de las calles los pisé y los trituré”.

David no solo tenía que luchar con problemas de enemigos, sino también con las contiendas de su propio pueblo.

En medio de la batalla, tenía que soportar la contienda de su propio pueblo, pero YEHOVAH DIOS lo sostuvo a través de eso también.

David sabía, que el trono le pertenecía a YEHOVAH DIOS. “El trono no es mío. No para tenerlo, no para tomarlo, no para protegerlo y no para quedármelo. El trono es de YEHOVAH DIOS”.

Versos del 47 al 51

David pensaba en la gran victoria de YEHOVAH DIOS para él y solo podía adorar.

Él hizo hincapié en la idea, “Esta es la victoria de YEHOVAH DIOS. El la ganó por mí. La gloria va para ÉL”.

Vemos en este Salmo, que David constantemente iba y venía de hablar sobre YEHOVAH DIOS “el que me libra” a hablarle directamente a YEHOVAH DIOS “Me libraste”.

David, no parecía tener ningún problema en moverse entre los dos aspectos, indicando que hay un lugar para ambos en la alabanza.

“Ser salvado cantando es realmente ser salvado”. Muchos son salvados llorando y dudando, pero David tenía tal Fe, que podía pelear cantando y ganar la batalla con la canción aún en sus labios.

Pablo cita 2 de Samuel 22, 50 y Salmo 18, 49 en Romanos 15, 9.

David terminó el Salmo, entendiendo su posición en misericordia. A pesar, que antes en el Salmo proclamó su propia rectitud, regresó al fundamento de la misericordia de YEHOVAH DIOS.

La relación de David con YEHOVAH DIOS, estaba basada en la gran misericordia de YEHOVAH DIOS, no sobre la propia rectitud de David.

1 comentario en «2 Samuel Capítulo 22»

  1. GLORIA A YEHOVAH! Me encanta este capítulo y me identifico con él, porque se evidencia el grado de intimidad que tenía David con YEHOVAH; SU roca, SU escudo, SU delicia!! Y esto es fruto de una genuina dependencia que ha experimentado tanto en su tiempo de oraci{on como en la batalla de cada dia.

    Bendito es YEHOVAH, digno de toda pasión!

    Responder

Deja un comentario