Mosqueteros de Yehovah

2 Samuel Capítulo 21

Verso 1

David, sabiamente consultó a YEHOVAH DIOS, cuando hacían frente a problemas crónicos.

Él estaba preocupado, después del primer año de hambre y aún más durante el segundo, pero dos años de hambre, no lo hicieron verlo como un caso espiritual.

Sin embargo, después de tres años de hambre, David consultó a YEHOVAH DIOS.

David, no veía una razón espiritual en cada problema, pero no cerraba sus ojos a la mano de YEHOVAH DIOS en las circunstancias.

Esta masacre, no está registrada en 1 de Samuel, pero David no cuestionó que hubiera sucedido.

Aparentemente, en algún momento de su reinado, Saúl atacó y mató a muchos Gabaonitas.

Todo el pueblo sufrió por el pecado de Saúl, ya sea porque, lo aprobó o no lo lamentaron, por lo que se volvieron cómplices.

Cuando David escuchó, que era debido a un ataque contra los gabaonitas, probablemente un escalofrío recorrió su espalda.

Sabía que fue, especialmente malo que Saúl atacara y matara a este pueblo.

En los días de Josué, más de cuatrocientos (400) años antes del tiempo de David, Israel juró no herir a los Gabaonitas, una tribu vecina (Josué 9).

YEHOVAH DIOS, esperaba que Israel cumpliera la promesa, a pesar de que los Gabaonitas engañaron a Israel para llegar a este acuerdo.

El crimen de Saúl, no solo fue matar a los Gabaonitas, sino también romper este antiguo e importante pacto.

Esto hace hincapié en varios puntos importantes:

1. YEHOVAH DIOS, espera que cumplamos nuestras promesas.

2. YEHOVAH DIOS, espera que las naciones cumplan sus promesas.

3. El tiempo, no disminuye nuestra responsabilidad con las promesas.

4. La corrección de YEHOVAH DIOS, puede llegar mucho tiempo después de la ofensa.

Si, YEHOVAH DIOS tiene una expectativa tan alta, que el hombre cumpla con sus Pactos, podemos tener una gran Confianza, de que ÉL cumplirá los suyos con nosotros.

Hay un arcoíris esmeralda, rodeando al trono de YEHOVAH DIOS, para proclamar su remembranza de su eterno pacto con Su pueblo (Apocalipsis 4, 3).

Verso 2

David, sabía que tenía que hacer algo al respecto, así que inició un acuerdo con los Gabaonitas.

Normalmente pensamos, que semejante celo es algo bueno. Sin embargo, el equivocado celo de Saúl era pecado y trajo calamidad a Israel.

Este es un buen ejemplo, de cómo las buenas intenciones, no excusan las malas acciones.

Con frecuencia, justificamos nuestras malas acciones y las de otros, por lo que nosotros consideramos ser buenas intenciones.

Pero YEHOVAH DIOS, examina tanto nuestras buenas intenciones, como nuestras acciones.

Versos del 3 al 6

Al resolver este asunto con los Gabaonitas, David no les puso las condiciones, vino a ellos como un siervo, no como un rey.

Él sintió que si los Gabaonitas podían bendecir a Israel, la reconciliación estaría completa y la disciplina de YEHOVAH DIOS para Israel terminaría.

Los Gabaonitas, dejaron claro que no querían dinero ni una retribución directa. Aunque Saúl llevó a cabo una matanza entre los Gabaonitas, ellos no pidieron lo mismo para el pueblo de Israel.

En aquellos tiempos antiguos, la petición de los Gabaonitas era considerada razonable. En vez de dinero o un “ojo por ojo”, solo pidieron justicia contra Saúl, a través de sus descendientes. David accedió a esto “Yo los daré”.

“David sabía que esto era lo correcto”, algunos creen que él sabía, que estaba bien porque los descendientes de Saúl ayudaron o se beneficiaron, directamente de esa masacre.

Evidentemente, no se nos dice todo sobre ese incidente, debemos confiar en el principio declarado “El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?” (Génesis 18, 25)

Versos del 7 al 9

Meribaal, era el descendiente vivo de Saúl más notable y tenía sentido ponerlo, como el primero de los siete a ser entregados a los Gabaonitas, para ser ejecutados. 2 hijos de Rispá y 5 hijos de Merab.

Sin embargo, David prometió proteger y bendecir a Meribaal y no cumpliría una promesa a expensas de otra.

David, escogió siete descendientes varones de Saúl, para entregarlos a los Gabaonitas y los ejecutaron ahorcándolos públicamente.

“La frase delante de YEHOVAH DIOS”, implica que YEHOVAH DIOS aprobó su ejecución.

El método de la muerte, también era importante, porque cumplió con la promesa de Deuteronomio 21, 23 “porque maldito por YEHOVAH DIOS es el colgado”.

Estos descendientes de Saúl, llevaron la maldición que Saúl merecía y así liberaron a Israel, de la culpa de su pecado contra los Gabaonitas.

Esta promesa de Deuteronomio 21, 23, explica por qué Yeshúa Ha Mashiaj murió de la manera en que lo hizo.

Gálatas 3, 13 explica “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición, porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero”.

Versos del 10 al 14a

Rispá, la madre de dos de los siete entregados para ejecución, llevó a cabo una vigilia sobre los cuerpos, hasta que llegó el agua del cielo.

La llegada de la lluvia mostró, que el hambre había terminado, la justicia estaba satisfecha, y que Israel había sido salvado.

Esto significa, que los cuerpos fueron deliberadamente dejados al descubierto, para hacer hincapié en el hecho de que estos hombres fueron ejecutados como un acto de juicio.

David, le dio a estos siete un entierro público, junto con los restos de Saúl y Jonatán.

Verso 14b

David, dirigió todo esto y en parte lo hizo por el principio declarado en Números 35, 33 “Y no contaminaran la tierra que ocupan; porque esta sangre amancillará la tierra, y la tierra no será expiada de la sangre que fue derramada en ella, sino por la sangre del que la derramó”.

La idea, es que la sangre de los asesinatos sin castigo, contamina una tierra y YEHOVAH DIOS un día demandará esa sangre de la nación.

No fue, como si después de que Saúl masacró a los Gabaonitas, hasta los días de David, que YEHOVAH DIOS no contestó ninguna de las oraciones de Israel.

Sin embargo, llegó un tiempo en el que YEHOVAH DIOS quiso tratar con este pecado y en ese tiempo, no contestaría sus oraciones hasta que trataran con ÉL.

Hay muchas razones para la oración no contestada. Cuando vemos, que nuestra oración no es contestada, debemos buscar a YEHOVAH DIOS para resolver el problema.

Versos del 15 al 17

Incluso un gran hombre de YEHOVAH DIOS envejece. Conforme avanzaron los años, David ya no pudo pelear como lo hizo alguna vez.

En esta batalla contra los Filisteos, la vida de David corrió peligro, cuando se cansó en la batalla contra un descendiente de Goliat.

Israel, se enfrentó al desafío de lo que harían cuando vieran debilidad en su líder. Como era una debilidad que podía ser entendida, la creciente debilidad de David en la vejez, debían reunirse junto a su rey y proveer lo que él no podía.

Cuando la fuerza de David falló, YEHOVAH DIOS lo protegió a través de la fuerza de otros. YEHOVAH DIOS, nos permitirá estar en lugares donde necesitamos la fuerza de otros.

En su avanzada edad, era tiempo de que David se retirara del campo de batalla. Su época como guerrero había pasado.

David, es considerado como la lámpara con la que todo Israel era guiado y sin él, toda la nación se vería envuelta en la oscuridad.

El cuerpo no se ahogará, mientras la cabeza esté por encima del agua, pero una vez que esta se hunda, la muerte está cerca,

Oren, por lo tanto, por la preservación de buenos GOBERNANTES, no podemos orar por ellos y no orar por nosotros mismos.

Versos del 18 al 22

Esta descripción de victoria sobre los gigantes Filisteos, mostró que Israel podía destruir gigantes sin David.

Estos hombres, lograron actos heroicos, cuando David ya había terminado de matar gigantes.

YEHOVAH DIOS, continuará levantando líderes, cuando los líderes de la generación anterior salgan de escena.

El legado de David, no queda solo en lo que logró sino en lo que dejó, un pueblo preparado para la victoria.

Los triunfos de David, fueron significativos no sólo para él mismo, sino para otros que conocieron la victoria, a través de su enseñanza y ejemplo.

Parte de la idea, es que David conquista a sus enemigos en el presente, para que sea mejor para Salomón en el futuro.

Nuestras victorias presentes, no solo son buenas para nosotros, sino que también pasan algo importante, para la siguiente generación.

La derrota de estos cuatro gigantes, se le acredita justamente a la mano de David y a la mano de sus siervos.

David, tuvo un rol en esto a través de su ejemplo, su guía y su influencia.

Dejen que aquellos que después de un largo servicio, se encuentran menguando en sus fuerzas, se contenten permaneciendo con el pueblo de YEHOVAH DIOS.

Siguen brillando para ellos como una lámpara y así permitiéndoles llevar a cabo las mismas empresas divinas. Tales acciones en los últimos días de vida, son también un gran y alto servicio.

1 comentario en «2 Samuel Capítulo 21»

  1. Salmos 15,1.4. Señor, ¿quién se hospedará en tu tienda? ¿Quién habitará en tu monte santo? El que mira con desprecio al malvado, y honra a quienes respetan al Señor. El que no se retracta de lo que juró, aunque resulte perjudicado.

    YEHOVAH ama que nos movamos en integridad a nuestros pactos y compromisos. El exige porque es el PRIMERO en cumplir.

    Responder

Deja un comentario