Mosqueteros de Yehovah

Sirácides Capítulo 2

Paciencia, confianza y obediencia al Altísimo. Este capítulo podemos dividirlo en cuatro secciones:

Versos del 1 al 6

La primera parte dirigida de manera personal al discípulo de sabiduría, “hijo mío” como un estilo de enseñanza personalizada, donde se instruye al discípulo sobre las pruebas que tiene que afrontar si quiere ser fiel al Señor.

No hay que pensar que el seguimiento del Altísmo y el sufrimiento son una misma cosa, o que Dios “quiere” o “necesita” el dolor y la prueba de sus fieles, eso nunca.

Lo que pasa es que quien se comprometa a seguir a YEHOVAH, a serle fiel, tiene que enfrentar los rechazos, la exclusión, el dolor propiciado por quienes no aman ni respetan a Dios o por quienes en este mundo se creen dioses, amos y señores de la vida.

En ese caso no se puede mantener la fidelidad a YEHOVAH y a este tipo de personas, irremediablemente la conducta y las palabras del seguidor del Altísimo tienen que ser una denuncia viva de todo lo que se opone al querer de Dios y ahí viene la incomprensión, el rechazo, incluso la persecución.

Versos del 7 al 11

La segunda sección, dirigida en forma impersonal, a “los que respetan al Señor”, es una voz de ánimo y de confianza en YEHOVAH Dios.

El autor está convencido de la misericordia y la benevolencia divinas.

El respeto o temor de Dios, atrae grandes beneficios para el creyente: la justicia de Dios, la misericordia y la paz.

Versos del 12 al 14

La tercera sección, es una amonestación o advertencia contra los de corazón cobarde y los pecadores.

Quien no se define ante el YEHOVAH y sus mandatos está a un paso de dejarse llevar por la corriente de los que no aman ni respetan a Dios.

El autor previene porque de ello hay que dar cuentas (vs 14).

Versos del 15 al 18

Cuarta sección que define a los que temen y respetan al Altísimo por medio de una serie de cualidades o virtudes: son obedientes, aman a Dios, procuran complacerle, cumplen su Ley, tienen el corazón siempre dispuesto (disponibilidad) y finalmente, son humildes delante del Señor.

El vs 18 invita a todos en general a servir a Dios más que a cualquier humano, porque sólo Dios es misericordioso.

Deja un comentario