Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 47

El título nos habla tanto de los autores como de la audiencia del Salmo: “Al músico principal. Salmo de los hijos de Coré”.

Algunos creen que el Músico Principal es el mismo Señor YEHOVAH DIOS y otros suponen que es el líder de los coros o músicos de los tiempos de David, como Hemán el cantor o Asaf (1 Crónicas 6, 16; 16, 7; 25, 6).

Coré era un descendiente de Leví (Éxodo 6, 16-24) y por lo tanto los hijos de Coré eran Levitas.

La mayoría asume que los específicos hijos de Coré aquí mencionados y en los títulos de otros 10 Salmos, eran cantores Levíticos en las ceremonias del Tabernáculo en el Templo y quizás cantaban el Salmo en lugar de ser autores del mismo.

Este es un maravilloso Salmo que celebra la Gran Victoria de un gran Rey, quizás fue ocasionado por la Victoria de un rey tal como Josafat (2 Crónicas 20, 15-23), pero no hay duda que proféticamente tiene en mente el ascenso del Mesías a Su trono y celebra Su reinado sobre toda la tierra.

Es utilizado después como parte del servicio de Año Nuevo bíblico.

Verso 2

El mandato a alabar, de batir las manos o aplaudir, llama la atención a algo, usualmente como una expresión externa de alegría interna, la Palabra de YEHOVAH la utiliza tanto en un sentido negativo como positivo.

Hay tanto “aplausos por alabanza” como lo son en este salmo, Salmo 98, 8 e Isaías 55, 12 y “aplausos por escarnio” como Job 27, 23, Lamentaciones 2, 15 y Nahúm 3, 19.

Este es un mandato que va más allá de Israel o los seguidores de YEHOVAH DIOS, es un mandato para todos los pueblos.

Es finalmente el cumplimiento de la promesa del DIOS a Abraham, en que bendeciría a todos los pueblos de la tierra a través de su Descendiente, el Mesías (Génesis 12, 2-3).

La nota es fuerte y alegre, el salmista no tenía en mente un canto somnoliento u oraciones que apenas se oyen.

La mayoría de las personas no están en contra de las aclamaciones o de emociones entusiastas, simplemente creen que hay lugares correctos e incorrectos para tales aclamaciones.

Tristemente muchos de los que piensan que una exclamación fuerte está bien en un juego de fútbol, piensan que es un escándalo en la iglesia.

Verso 3

El salmista presentó razones para alabar, como una prueba auto evidente, lo consideró como obvio para todos, tanto como el agua es mojada y el fuego caliente.

Tanto el cargo como el reino son importantes, es un Rey grande es el Rey de reyes y el monarca más sublime, Su reinado se extiende sobre toda la tierra y es soberano en todo lugar.

Los dioses paganos del mundo antiguo Baal, Moloc, Astarot y muchos más, de ellos se tenía la noción de que eran dioses territoriales.

Su autoridad estaba limitada a una nación o región, el salmista proclamó que el Señor YEHOVAH DIOS no era como estos dioses imaginados.

Versos del 4 al 5

El cuidado especial de DIOS hacia Sus escogidos.

Aquí el salmista habló como uno entre el pueblo escogido por YEHOVAH DIOS, Israel, miró hacia el tiempo en que el reinado justo del gran Rey sería ejercido hacia toda la tierra e Israel, asumiría su lugar destinado de liderazgo entre las naciones.

Sin duda, el salmista sabía que este gran Rey sería el Mesías, miró hacia adelante hacia la esperanza del Mesías.

Nosotros miramos atrás, hacia el cumplimiento de la promesa de enviar al Mesías, cumplido en Yeshúa Ha Mashiaj.

Yeshúa Ha Mashiaj es el gran Rey quien gobernará toda la tierra y someterá a las naciones, concediéndole al Israel creyente, un estatus de súper potencia en el siglo venidero.

El salmista estaba confiado en la sabiduría y bondad del gran Rey, estaba feliz en dejar al gran Rey elegir nuestras heredades.

Es un hecho glorioso que nuestro gran Rey Yeshúa Kohen Gadol, ha elegido herencia para Su Pueblo, Efesios 1, 3-6 es sólo un pasaje que describe Su elección para nosotros:

· “Nos eligió en Él antes de la fundación del mundo”.

· “Nos eligió para ser santos y sin mancha delante de Él en Amor”.

· “Nos eligió para ser adoptados como hijos en Su familia”.

Es una oración sabia el pedir a nuestro gran Rey Yeshúa que escoja nuestras heredades, a menudo nos metemos en problemas al querer escoger nuestra propia herencia.

· En ocasiones queremos escoger nuestras propias bendiciones, si uno tiene salud, otro tiene riqueza y un tercero tiene talentos, cada cual desea haber tenido lo que el otro tiene, pero es mucho mejor dejar a YEHOVAH DIOS que escoja nuestras bendiciones.

· En ocasiones queremos escoger nuestro propio llamado, cuando alguien ve el llamado de otro, piensa que el llamado de aquel es mejor o quieren imitar el llamado del otro, en lugar de atender el propio.

· En ocasiones queremos escoger nuestras cruces, pensamos que nuestros propios problemas son mucho peores en comparación a los problemas de los demás y que podríamos soportar cualquier cantidad de cruces, excepto aquella que ÉL eligió para nosotros.

David sabía que su Rey eligió su heredad en cada etapa de su vida y mostró contentamiento en la heredad que YEHOVAH DIOS eligió para él.

· Como un joven pastor anónimo.

· Como un guerrero en contra de Goliat.

· Como un fugitivo huyendo de Saúl.

· Como un rey sobre Israel.

· Como un pecador que ha sido disciplinado.

Esto explica el por qué podemos estar en Paz con la heredad que ÉL elija para nosotros.

Sabemos que por el bien de Yeshúa y debido a que estamos en Él, YEHOVAH DIOS es por nosotros y no contra nosotros.

Él nos ama como Sus elegidos, debido a que nos eligió, estamos felices en dejar que Él elija nuestras heredades.

¿Por qué DIOS amó a Jacob? ¿Por qué amó DIOS tanto a la iglesia? ¿Por qué amó DIOS al mundo? La respuesta es, que las razones de Su Amor están en ÉL y no en aquellos que ÉL ama.

Verso 6

El hecho de la alabanza, “sube” se refiere en “ascender a un trono real”, es que el gran Rey ha tomado Su trono y por lo tanto recibe gritos de júbilo.

YEHOVAH DIOS baja del cielo y salva a Su pueblo y cuando vuelve al cielo merece la alabanza y aclamación de parte de Su pueblo.

Yeshúa ascendió al trono real en el cielo después de que terminó Su obra por nosotros en la cruz y que la proveyó por la tumba vacía.

Simplemente puede subir con júbilo porque bajó en humildad para pelear por Su pueblo y para salvarnos.

En el mundo del Israel antiguo los “cuernos o la trompeta” era el sonido más fuerte y claro, era el sonido de Victoria.

Al honrar a YEHOVAH DIOS de manera clara y fuerte por Su Victoria a favor nuestra, se escucha el sonido de los cuernos o trompetas.

Versos del 7 al 8

El llamado a alabar y la razón de ello, en este contexto esto es casi un mandato apto a la luz de la Gloria del Rey de toda la tierra.

YEHOVAH DIOS pudo darle la voz a la humanidad sin el don de cantar, en el mundo hay algunas personas que no tienen oído musical.

Lo que pudo ser el caso de algunos podría ser el caso de todos, pero YEHOVAH DIOS dio el don del canto, la música a los hombres y el más alto uso de este don es para alabar al Todopoderoso que lo dio.

La idea del segundo verso se repite para mayor énfasis, la gloriosa autoridad de YEHOVAH DIOS se extiende más allá de la tierra o pueblo de Israel, es el DIOS del mundo, el Rey de toda la tierra.

Se ofrecen alabanzas de manera apropiada con el canto y debe ser hecho con inteligencia. YEHOVAH DIOS quiere que nuestra adoración sea inteligente y no sin razonamiento.

No es necesariamente el ser inteligentes para adorar a YEHOVAH DIOS, pero debemos de adorarle con todo Nuestro Ser, incluyendo nuestra mente (Marcos 12, 30).

Este Salmo nos muestra cómo debemos de alabar a YEHOVAH DIOS:

· “Bendícele con alegría cuando batan las manos como una expresión de alegría interna”.

· “Bendícele universalmente con los demás, con todo el Pueblo que alabe al Señor”.

· “Bendícele con la boca, mientras clamas a YEHOVAH DIOS con voz de triunfo”.

· “Bendícele de manera frecuente, como la idea de cantar es repetida. Nunca podrás bendecirle demasiado”.

· “Bendícele con inteligencia, pues debemos cantar con inteligencia, el conocer y proclamar las razones de tu Alabanza”.

Verso 9

El reinado del Rey, el Señor no es solamente el Rey sobre toda la tierra de una manera pasiva o en un sentido ceremonial.

ÉL reinó sobre las naciones y mueve la historia hacia adelante hacia Su destino deseado.

Cuando Juan tuvo su experiencia celestial, registrada en Apocalipsis 4 y 5, describió todo en el cielo en relación a este trono ocupado.

El centro del cielo es el centro de toda la creación, YEHOVAH DIOS se sentó sobre el trono, no está vacío, ÉL no es un gobernante vacío o ceremonial, Su trono le pertenece a ÉL y a nadie más.

Es un trono Santo, donde la Santidad de YEHOVAH DIOS ha sido específicamente satisfecha por la obra de Yeshúa Ha Mashiaj en la cruz, por lo tanto, es un Santo trono y un trono de gracia (Hebreos 4,16).

Verso 10

El Rey es exaltado sobre las naciones.

En la mente del salmista, los líderes del pueblo de YEHOVAH DIOS se juntaron tanto para recibir como para exaltar al Rey de toda la tierra.

La Septuaginta traduce esto como “hoi krataioi”, los “poderosos de la tierra”, las palabras se refieren a algo con lo cual los habitantes de la tierra son defendidos, la providencia de DIOS, ángeles guardianes, entre otros.

Es el cumplimiento abundante de la promesa de Génesis 12, 3, anticipa lo que Pablo expone de la inclusión de los Gentiles como hijos de Abraham (Romanos 4, 11; Gálatas 3, 7-9).

Deja un comentario