Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 37

Este Salmo tiene simplemente por título, “Salmo de David”. El verso 25 nos dice que es David en sus años de vejez, dando sabiduría en el patrón de un canto.

Este Salmo apenas si tiene un arreglo acróstico, con las líneas arregladas con oraciones Hebreas, que comienzan con las letras sucesivas del alfabeto Hebreo.

En el estilo este es un salmo de sabiduría, dirigido no hacia los hombres sino hacia YEHOVAH DIOS, enseñando a la manera del Libro de los Proverbios.

Versos del 1 al 2

“No se preocupen por los impíos”, es algo común que los justos se impacienten y tengan envidia de los malos.

Asaf fue perturbado por este problema en el Salmo 73, preguntándose por qué los inicuos a menudo experimentaban tanta prosperidad.

David da la misma respuesta que Asaf dice en el Salmo 73, entendiendo que cualquier prosperidad experimentada por los que hacen iniquidad, era solamente temporal.

El “verdor de los prados es por una temporada”, también lo es la hierba, pero ambos se secarán rápidamente.

Versos del 3 al 4

“Pon tu confianza y deleite en el Señor, en lugar de envidia y preocupación”, David aconsejó al hombre y mujer de YEHOVAH que simplemente confiara en DIOS y que hiciera el bien para Su Gloria.

Es muy notable que tan fácil es el distraerse de la sencilla obra de confiar en YEHOVAH y de hacer el bien y a menudo mirando la aparente prosperidad de los impíos, es una de las maneras con la que son distraídos.

David también aconsejó al hombre y mujer de YEHOVAH DIOS para dejar de lado la preocupación y envidia, por medio de simplemente disfrutar de las bendiciones que el Justo Juez da.

ÉL proveyó a Israel de una tierra para disfrutar y Su verdad era como comida para ellos todos los días.

David aconsejó al hombre y mujer de YEHOVAH DIOS, que reemplazara la preocupación y envidia con un deleite consciente en el Señor.

Esto significa el animar al corazón y la mente por medio de considerar y por Fe recibir las múltiples bondades y bendiciones del Justo Juez.

Esta es una promesa maravillosa y segura, aquel que verdaderamente se deleita en el Señor verá que su corazón y deseos serán cambiados, firmemente alineándose con los propios deseos de YEHOVAH DIOS para la vida propia.

Así vemos que el encontrar deleite en el Altísimo es la llave de la felicidad, una vida de satisfacción.

Versos del 5 al 6

“Confía en YEHOVAH DIOS para proteger y promoverte”.

David explicó lo que quería decir en deleitarse a uno mismo en el Señor, descrito en el verso anterior.

Esto quiere decir el encomendar el propio camino hacia ÉL y confiar verdaderamente en el Señor, significa el encontrar paz, protección y satisfacción en un enfoque rendido hacia YEHOVAH DIOS.

En el Hebreo el “encomendar” es literalmente “enrollar” y el significado es “deshacerse de una carga” (Josué 5, 9).

Pero llega a ser utilizado simplemente como un sinónimo de “encomendar” (Proverbios 16, 3) o “confirmar” (Salmo 22, 8).

Aquel que tiene este enfoque de deleite sobre YEHOVAH DIOS, verá que ÉL trae estas promesas y las hará.

La fama y la fortuna no están prometidas, pero el verdadero y más profundo deseo del corazón hallará su cumplimiento.

Mientras YEHOVAH DIOS cumple estos deseos del corazón, revela la justicia del hombre o mujer del creador, brillando como la luz del sol en mediodía.

Versos del 7 al 8

Halla descanso en el DIOS que lidia con los impíos.

Ya que YEHOVAH DIOS ha prometido cuidar fielmente a aquellos que confían en ÉL, podemos esperar en el Señor.

Podemos esperar pacientemente en ÉL, en lugar de impacientarnos y pensar que el Justo Juez se ha olvidado de nosotros o que tiene mala intención para con nosotros.

David de manera sabia aconsejó al hombre y mujer de YEHOVAH DIOS el rendir la ira, el enojo y la preocupación.

Ellos no cumplen nada excepto que hacer lo malo, son lo opuesto de los deleites que tiene aquel que se deleita en el Señor y pacientemente espera en ÉL.

Versos del 9 al 11

“Confía en que YEHOVAH DIOS castigará a los malhechores y recompensará a los mansos”.

Esta es otra razón para nuestro deleite en el Señor, podemos confiar en Su promesa que cuidará de los Suyos, no solamente en este mundo sino en el mundo por venir, en contraste, los malignos serán destruidos.

Los malhechores tienen su día de prosperidad, pero es muy corto.

Pronto el malo, el cual era famoso y alabado en este mundo, no será notado o permanecerá para nada “Observarás su lugar, y no estará allí”.

Para enfatizar David repite la idea del cuidado de YEHOVAH DIOS para los mansos y para recompensarles.

Ellos, no los malvados de este mundo, se recrearán con abundancia de paz.

Versos del 12 al 15

Con una burla, YEHOVAH DIOS derrota a los malos.

Anteriormente en este Salmo David contrastó el destino de los justos con el destino de los malos.

Ahora él consideraba el inevitable conflicto entre el justo y el impío, el cómo, sin razón, maquina el impío contra el justo, su crujir de dientes muestra la profundidad de su ira y odio.

No con todas sus maquinaciones y crujir de dientes, ellos logran nada en contra del Señor y Su pueblo, YEHOVAH DIOS simplemente se ríe de ellos, conociendo su final.

Los impíos maquinan y crujen sus dientes, pero no se detienen allí, trabajan para llevar a cabo sus planes y su fuerte ira en contra del pueblo de YEHOVAH DIOS.

Aun así, YEHOVAH DIOS protegerá a los Suyos, pero su espada entrará en su mismo corazón y su arco será quebrado.

Versos del 16 al 17

La bendición de YEHOVAH DIOS sobre el justo humilde, ya que cualquier cosa que el impío tiene no es duradera, lo poco que el justo tiene es mejor que todo lo que el impío posee.

Una vida justa que confía en YEHOVAH DIOS es la mejor estrategia a largo plazo.

La recompensa de los impíos es el quebrar sus propios brazos, esto son sus hijos.

La recompensa del justo es ser sostenido en los propios brazos de YEHOVAH DIOS, son los hijos de YEHOVAH.

Versos del 18 al 20

El bien permanente para con los justos, por ello la recompensa aparente de los impíos es temporal y se desvanece.

La heredad de los perfectos es eterna, es una razón más para no preocuparse o envidiar a los impíos en su aparente y temporal prosperidad.

YEHOVAH DIOS aún puede hallar la manera de proveer a los Suyos, cuando los demás no tienen nada.

El éxito, la fama y la prosperidad de los impíos es como un humo temporal, nunca tiene una verdadera sustancia y pronto se desvanece completamente.

Versos del 20 al 21

Bendición y maldición es lo que David sabía de la diferencia entre el impío y el justo, no sólo se hallaba en lo que creían, también en quien confiaban.

La diferencia era a menudo vista en su conducta, el impío recibe, toma prestado y no regresa, el justo da lleno de misericordia.

La promesa de tener por “heredad la tierra” es repetida en varias ocasiones en este Salmo, esta es una bendición para los justos, mientras que los impíos se encontrarán malditos por parte del Señor y serán destruidos.

Versos del 23 al 24

La dirección y soporte de YEHOVAH DIOS hacia el buen hombre.

La recompensa del justo no es solamente el siglo por venir, YEHOVAH DIOS guía los pasos del hombre.

Mientras buscan al Señor y se deleitan en ÉL, ellos ven que su vida es probada en la buena, agradable y perfecta voluntad de DIOS (Romanos 12, 1-2).

Otro gran y presente beneficio para el hombre o mujer justo, es el saber que YEHOVAH DIOS aprueba su camino.

Esto es especialmente claro para el creyente bajo el Nuevo Pacto, quien conoce y experimenta una posición firme en la Gracia, al haber sido justificado por “emunah” (Romanos 5, 1-2).

David describió un gran beneficio para el hombre o mujer justo, que confía en el Señor.

Aunque en ocasiones puedan caer, en un sentido de tropezar, ellos no serán echados fuera, esto es, no quedarán postrados y esto no se debe a su propia fuerza o bondad interna, sino porque el Señor sostiene su mano.

Versos del 25 al 26

David dio un testimonio de la bendición y cuidado de YEHOVAH DIOS hacia los justos, de su propia experiencia, notó que YEHOVAH DIOS tenía cuidado de aquellos que confiaban en el Señor y que caminaban en Su justicia.

Por ello señala, “este hombre no es desamparado y su descendencia será también bendecida”, declaración problemática para “algunos”.

Algunos han visto o experimentado ocasiones en las que hombres o mujeres piadosos o su descendencia, han pasado por hambre, pobreza extrema o han sido reducidos a mendigar.

Pero en tiempos de escasez el justo no solamente recibe la provisión de YEHOVAH DIOS, sino con un generoso y misericordioso corazón presta a otros en necesidad.

Versos del 27 al 29

La recompensa prometida por la obediencia, para el hombre o mujer justo que confía en YEHOVAH DIOS, pero también recibe y valora la instrucción moral.

El cuidado del Altísimo para ellos no los hace descuidados, sino cuidadosos en honrarle.

Ya que YEHOVAH DIOS ama la justicia, también la debería de amar Su pueblo, ÉL es fiel con ellos y no les desampara, más la descendencia de los impíos será destruida.

De nuevo David describe en este salmo la bendición señalada para los justos en el siglo venidero, ellos pueden encontrar un lugar seguro en la heredad del mundo por venir.

Versos del 30 al 31

El carácter del justo de YEHOVAH DIOS, David de nuevo se vuelve hacia la conducta del hombre o mujer justo ante YEHOVAH DIOS, son señalados por sus palabras sabias y justas.

El hombre o mujer justo, también es señalado por poseer y amar en su corazón la Palabra de YEHOVAH DIOS.

En una manera que sería ciertamente completada por el Nuevo Pacto, tienen la Palabra de DIOS en su corazón (Jeremías 31, 33).

Debido a este conocimiento y confianza en la palabra del Justo Juez, “sus pies no resbalarán”.

Versos del 32 al 33

El carácter y respuesta del impío al considerar las notables bendiciones que YEHOVAH DIOS ha señalado hacia el justo, David no quiso decir que su vida sería fácil.

Un peligro continuamente enfrentado era de parte del impío, que odia al justo sin causa.

Gracias que el hombre o mujer justo no está a la merced del impío, YEHOVAH DIOS le protegerá, particularmente en el juicio final “Ni lo condenará cuando le juzguen”.

Versos del 34 al 36

Una exhortación para confiar, basado en el testimonio. Otra ocasión en este Salmo, David promete al pueblo de YEHOVAH DIOS que ellos “heredarían la tierra”.

Siendo Rey de Israel, David tenía una preocupación por su territorio, pero también podía extender ese pensamiento al siglo venidero, el pueblo de YEHOVAH DIOS tiene su lugar, una tierra en el siglo venidero.

En este Salmo David promete que los impíos serán destruidos o de alguna manera serán cortados por quinta ocasión.

Su perdición venidera será tan certera como la bendición y seguridad venidera para los justos.

David de nuevo hizo uso de su experiencia y testimonio personal, había visto a los impíos levantarse hacia un gran éxito y seguridad, para simplemente pasar y no hallarse más.

Versos del 37 al 38

Una invitación para obtener el mismo testimonio, los hombres y mujeres justos de este mundo obtienen poca atención.

La cultura está más interesada en los impíos y malvados.

Pero David nos aconseja en notar al íntegro y al justo de este mundo, porque hay un final dichoso para el hombre de paz.

Última ocasión en este Salmo, David nos recuerda que el futuro de los transgresores no es un futuro que debe desearse.

Versos del 39 al 40

La ayuda y liberación segura del Señor, este es un pensamiento que nos ayuda al final de este Salmo.

En la alabanza de David y el ánimo del hombre o mujer justo, es posible que alguno pueda pensar que esos son salvos por su propia justicia.

David nos recuerda que su salvación es de YEHOVAH DIOS y que ÉL es su fortaleza en el tiempo de la angustia.

Trae de nuevo el pensamiento fundamental de esperar, el cual los justos deben de tener en YEHOVAH DIOS.

Su lugar en ÉL es seguro en su confianza de amor en el Señor.

1 comentario en «Salmos Capítulo 37»

  1. Este Salmo es preciosismo porque expresa la plena confianza que tenía David en Yehovah, le conocía y se deleitaba en el. El no se dejaba impresionar ni atraer por la prosperidad de los impíos porque sabía que no hay mayor prosperidad que vivir para YEHOVAH DIOS!!!!!! AMÉN!

    Responder

Deja un comentario