Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 36

Este salmo tiene por título, “al músico principal. Salmo de David, siervo de YEHOVAH”.

Solamente el Salmo 18 también utiliza la frase “siervo de YEHOVAH” en su título y se comprobó que viene de David en sus días ya anciano y este Salmo 36 de un David en sus días de juventud.

De la juventud hacia los años de la vejez, David siervo de YEHOVAH DIOS “tomaba más placer en los nombres del deber que la dignidad.”

Versos del 2 al 5

El “hombre impío”, en la versión original es un “oráculo de transgresión”, como si David fuera enseñado de una manera divina por el pecado de los demás.

Esto puede ser obvio, pero a menudo se olvida que el fundamento del carácter y obras del hombre impío, es una falta del temor de YEHOVAH DIOS, el impío no respeta o rinde reverencia al Todopoderoso como debiera.

El impío disminuye su estimación de YEHOVAH DIOS y eleva la estimación de sí mismo.

Un hombre impío tiene el precepto más elevado de sí mismo de lo que debiera tener, tanto en sus pecados, iniquidad y sus prejuicios aborrecidos.

El carácter del impío es mostrado en sus palabras, las cuales son iniquidad y fraude, en sus planes, porque medita maldad, en sus hábitos, porque está en camino no bueno y en sus atracciones del mal que no aborrece.

La iniquidad y fraude, es un par de perros infernales que cazan juntos y lo que uno no atrapa lo hará el otro.

Si la iniquidad no puede ganar por opresión, lo hará el fraude por la astucia.

Versos del 6 al 7

El buen y justo DIOS, en el que David reflexionó lo suficiente sobre las maquinaciones del impío, ave de rapiña sin temor de Pacto.

Ahora se vuelve hacia la misericordia y fidelidad de YEHOVAH, el DIOS de Pacto de Israel.

David solamente puede describir estos atributos de YEHOVAH DIOS con las cosas más grandes de las cuales puede pensar, los cielos, las nubes, los montes y el gran abismo del mar.

La bondad de YEHOVAH DIOS se muestra en la manera en que tiene cuidado de Sus criaturas.

El ecosistema de Su creación, tiene lo suficiente para proveer por las necesidades de aquello que YEHOVAH DIOS creó, tanto al hombre y al animal.

Versos del 8 al 10

Gracias por la bondad de YEHOVAH DIOS hacia Su pueblo.

Al considerar el cuidado de YEHOVAH DIOS para con Su pueblo y Su creación, David sintió que la misericordia del Altísimo fuera una cosa preciosa y personal.

El DIOS misericordioso es un lugar de descanso y protección para el pueblo de YEHOVAH, el Justo Juez invita a todos entre los hijos de los hombres a hallar este refugio de confiar en ÉL.

YEHOVAH DIOS tiene cuidado y protege a aquellos que confían en ÉL, así como un anfitrión lleno de gracia y honor, el cual atendería a cualquiera en su casa.

La plenitud de la casa de YEHOVAH DIOS es suficiente para satisfacer a cualquiera, ofreciendo un virtual torrente de Sus delicias.

La satisfacción y delicias halladas en YEHOVAH DIOS están conectadas con la vida y la luz, éstos sanan y edifican, dando vida, están llenas de la luz de verdad y bondad.

Versos del 11 al 13

Oración por una bendición y protección continua.

Al haber recibido una buena misericordia y justicia de YEHOVAH DIOS, David correctamente ora para que se extienda sobre sí mismo y todos aquellos que conocen al Todopoderoso en un correcto compañerismo.

David anteriormente bendijo a YEHOVAH DIOS como aquel que protege y bendice a Su pueblo, verso 7.

Ahora oró para que el Altísimo cumpliera este aspecto de Su carácter, protegiendo a Su siervo en contra del pie como la mano de impíos.

David consideró el final de los impíos en los cuales había pensado al inicio de este Salmo.

Ellos cayeron y de tal manera que ya no podrán levantarse, en cambio “el justo que cae siete veces, se levantará de nuevo” (Proverbios 24,16).

Los hacedores de iniquidad permanecen en el polvo, mientras YEHOVAH DIOS protege a Sus siervos.

Deja un comentario