Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 2

Como muchos Salmos, el tema de Salmos 2 está enfatizado en el último versículo. Podemos desafiar a Dios y perecer, o rendirnos a Él y ser bendecidos.

El Salmo en si no identifica a su autor, pero Hechos 4, 25-26 claramente se lo atribuye a David.

Versos del 1 al 3

Las gentes se revelan. El Salmista parece que está genuinamente desconcertado.

Las gentes no tienen ninguna razón para amotinarse en contra de YEHOVAH DIOS, y éstos no tienen ningún beneficio en airarse en contra de Él. Su oposición hacia el Altísimo no es nada más que cosas vanas.

Desde el tiempo de Babel, los hombres continúan a juntarse en contra de YEHOVAH DIOS.

Piensan que dos o más hombres unidos en contra de YEHOVAH DIOS tienen una mejor probabilidad que si un solo hombre se pusiera en contra de YEHOVAH DIOS.

Ellos se oponen tanto a YEHOVAH DIOS como a Su Ungido. Ungido se refiere al Cristo, el Ungido. Ya que Yeshúa es la perfecta representación del Padre (Juan 10, 30; 14, 9).

Si tú te opones a Dios Padre, te opones a Yeshúa Ha Mashiaj. Si te opones a Yeshúa, te opones a Dios Padre.

Aquellos que se oponen a YEHOVAH DIOS y a Su Ungido piensan que Dios es aquel que los lleva hacia la servidumbre.

Esta actitud es evidencia de una locura espiritual porque Dios (juez) es el que libera de la servidumbre, no el que trae esclavitud.

Versos del 4 al 6

La burla del Señor desde el cielo. YEHOVAH DIOS mira la manera en que los hombres reúnen consejo en contra de Él y se ríe.

El Altísimo no tiene temor o está confundido o deprimido por esta oposición por parte del hombre. YEHOVAH DIOS se ríe de ello.

YEHOVAH DIOS se ríe porque Él mora en los cielos. Él mora como el Gran Rey en un glorioso trono.

Él no se pasea en el trono del cielo, pensando que es lo siguiente que debiera de hacer. YEHOVAH DIOS mora en perfecta paz y seguridad.

YEHOVAH DIOS se ríe porque Él mora en los cielos. No es un reino terrenal el cual Él ocupa; es el trono del cielo, con autoridad sobre toda creación.

¿Qué debe de temer el cielo de la tierra?

A través de los siglos muchos se han opuesto a YEHOVAH DIOS y Su Reino en Yeshúa Ha Mashiaj. Cada uno de estos oponentes será frustrado y aplastado.

YEHOVAH DIOS se ríe en el cielo, pero Él no permanece inactivo. Él se ríe, pero no solamente se ríe.

Antes de que actúe en contra de un hombre desafiante, Él primero les habla.

Esto muestra la gran misericordia de YEHOVAH DIOS. Él tiene toda la razón y todo el derecho para simplemente actuar en contra de los hombres desafiantes.

El amor y misericordia mueven a YEHOVAH DIOS a decirles una palabra de advertencia antes de que Él actúe.

YEHOVAH DIOS quiere que los hombres desafiantes sepan que Él ha establecido un Rey. Los hombres desafiantes que están más a la vista en el Salmo son los reyes y príncipes.

YEHOVAH DIOS quiere especialmente que ellos sepan que hay un Rey más grande que ellos. El Rey de Dios está establecido (puesto), y establecido en Jerusalén (Sion).

Versos del 7 al 9

El decreto de YEHOVAH DIOS hacia las naciones. El siguiente pasaje indica que este es el Mismo Ungido de YEHOVAH DIOS el cual está hablando.

Él publicará el decreto que Dios Padre le habló.

El Ungido de YEHOVAH recuerda lo que Dios Padre le habló, identificándole como el Hijo del Padre, y enfatizando su posición como el que el Padre engendró.

El escritor hacia los Hebreos citó este pasaje en Hebreos 1, 5, como una evidencia de la deidad de Yeshúa, y su superioridad de todos los ángeles.

ÉL menciona el nombre más excelente que Yeshúa recibió, más grande que todos los ángeles.

Este “nombre” es Hijo. Mientras que los ángeles son en ocasiones llamados hijos de Dios en un sentido genérico (Job 1, 6), el Padre nunca dijo “Mi hijo” a cualquier ángel en un sentido específico.

Eso está reservado para Dios Hijo, la Tercera Persona de la Trinidad, posición debida al orden de aparición en Génesis 1, en el verso 1 se nombra a YEHOVAH DIOS, en el verso 2 al Espíritu Santo y en el verso 3 a Yeshua Ha Mashiaj, que es la luz  (Juan 8,12).

El Ungido de YEHOVAH DIOS tiene a las naciones como herencia de Él. Él reinará sobre todas las naciones y todo juicio se le ha entregado a ÉL (Juan 5, 22).

Apocalipsis 11, 15, describe una emocionante consumación de esta herencia, “El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y ÉL reinará por los siglos de los siglos”.

El Ungido de YEHOVAH DIOS tiene tal poder sobre las naciones que éstas serán como vasos de barro que pueden ser desmenuzados con un golpe de la vara de hierro.

Esto muestra el porqué es necio para las naciones el desafiar al Señor y a Su Ungido. No hay razón ni beneficio para su posición desafiante.

Versos del 10 al 12

El decreto hacia las naciones sobre el Hijo.

Después de las palabras de advertencia de parte del Ungido del Señor, el Salmista aconseja a los reyes de la tierra a rendir su necio desafío hacia el Señor.

El Salmista llama a los reyes de la tierra hacia una sumisión hacia YEHOVAH DIOS, dándole una reverencia apropiada hacia Él.

En esta sujeción, en el lugar de rendición se pueden alegrar, pero con un apropiado temblor.

Aquellos que desafían a YEHOVAH DIOS están quebrantados, pero aquellos que dependen en Él son bienaventurados.

El Salmista deja la elección a cada uno de nosotros: ¿Quebrantado o Bienaventurado?

2 comentarios en «Salmos Capítulo 2»

  1. Solo viviendo en la presencia del padre conoceremos de su gran amor y misericordia y Bienaventurados de tener su amor en nuestros corazones y cada día conocer mas de sus promesas para la salvación de su pueblo escogido.

    Responder

Deja un comentario