Mosqueteros de Yehovah

Sabiduría Capítulo 3

Exhortación de la sabiduría nos describe en este capitulo el Don de la Sabiduría, la Sabiduría y la creación, felicidad del sabio, Don es Su Palabra, pensamiento de Dios conforme a Su Palabra.

La Palabra y conocimiento de la misma es el tesoro más valioso que el ser humano puede encontrar, debemos profundizar en nuestros estudios Bíblicos para encontrar tesoros espirituales en el mensaje que Dios quiere comunicarnos.

Las bendiciones materiales tienen un significado espiritual (vs 9-10).

Versos del 1 al 12

Los justos están en paz. ¿Cuál es el sentido del sufrimiento de los justos? ¿Qué premio reciben los fieles de Dios, cuando la realidad muestra que los malvados son los que triunfan?.

Ambas preguntas son conocidas entre los investigadores de la Biblia como el problema de la retribución.

El libro de la Sabiduría ofrece esta solución:

El sufrimiento es una prueba para la purificación de la Fe del creyente (Génesis 22, 1; Tobías 12, 13; Job 1, 12; Salmo 66, 10; 1 Pedro 1, 6-7).

Al final de los tiempos habrá un juicio en que Dios intervendrá a favor del justo (Daniel 12, 3; Mateo 13, 43) y en contra de los malvados (Isaías 1, 31; 5, 24; Zacarias 12, 6; Malaquías 3, 10).

Éste es el primer texto de la Biblia en el que se habla de la esperanza bienaventurada de los justos.

Hace muchos años que se escribió esta obra, la solución al problema de la retribución ha de encarnarse hoy también entre los cristianos.

El sufrimiento puede ser comprendido como la llamada de Dios a la solidaridad y la esperanza, más que como una venganza, como posibilidad para descubrir los signos del reino ya en este mundo.

Versos del 13 al 19

Dichosa la estéril irreprochable. La Biblia lo muestra un signo de la bendición divina (Génesis 17, 19-20; Job 1, 1-5).

La esterilidad, por el contrario, de maldición (1 Samuel 1,1-3). De esto es de lo que trata este nuevo apartado, aunque su conclusión es distinta.

Se afirma, siguiendo el modelo del quiasmo (dos ideas que se van superponiendo), que la falta de hijos por virtud no es maldición (vs 13-15).

Deja un comentario