Mosqueteros de Yehovah

Sabiduría Capítulo 2

Aquí en este capítulo se nos enseña que la sabiduría es obrar el bien, aprender de YEHOVAH DIOS es a través del estudio de Su Palabra, vs 1: “Si recibes mis Palabras y Guardas mis Mandamientos” atesorarla en el corazón para que produzca entendimiento.

Debes leerla, escucharla con atención y aplicarla, reclamarla, recibirla como alimento básico como un tesoro, es Temor reverente, conocimiento de YEHOVAH DIOS para aplicar.

Versos del 1 al 9

“Sea nuestra fuerza la norma de la justicia”. La contrapartida al capítulo primero la hallamos a continuación: “la fuerza como norma de la justicia” (vs 11).

Resumen de las convicciones de los impíos, tal vez, se refiera a los judíos renegados, pero también a muchas escuelas filosóficas griegas a juicio de los justos (Job 12, 6).

Fugacidad de la vida (vs 1-5). Porque la creación del ser humano se debe al azar (Job 27, 3) y su recuerdo tras la muerte es efímero (Proverbios 10, 7; Isaías 56, 5; Apocalipsis 1, 18), de donde deducen las dos normas siguientes de comportamiento.

El disfrute (vs 6-10). Eclesiástico 2, 24; 3, 12; 9,7.

Versos del 10 al 20

El ataque a los justos, éstos son el pobre y la viuda, a los que manda respetar la Escritura (Éxodo 22, 21; Levítico 19, 32) y los judíos fieles.

Se percibe una alusión al justo sufriente de Isaías 52-53, como una alusión a la pasión y muerte de Cristo (Mateo 27, 42-43), y un recuerdo del pasado del pueblo elegido en el título “hijo de Dios” (Sabiduría 9, 7; 10, 15.17; 12, 19.21; 16, 26; 18, 4).

Versos del 21 al 24

La respuesta a estas convicciones se hace desde el final de la vida, que para los impíos es la muerte por la envidia del diablo (Genesis 3), y para los justos la bienaventuranza eterna de quien fue creado a imagen de Dios (Genesis 1,26).

¿Dónde está la fuerza de los débiles, de los que siempre pierden y de los fieles a Dios? ¿En el abandono de sus convicciones?.

El texto de la Sabiduría responde desde el más allá, pero aún hay palabras para esta vida: en el trabajo por un mundo más justo y solidario, en la fuerza de la comunidad fiel al mensaje de Dios y en la esperanza de que el Señor tiene la última palabra.

Deja un comentario