Mosqueteros de Yehovah

Números Capítulo 6

Versos del 1 al 4

Cuando una persona hacía este voto voluntario de Nazareo, había tres cosas que le estaban prohibidas:

La primera es que no debía beber vino ni sidra. El Nazareo no podía comer ni tomar ninguna cosa que la vid produjera.

En cuanto a la aplicación de este asunto, la norma cristiana no plantea la cuestión de que el beber vino sea algo bueno o malo.

La pregunta importante se refiere a la motivación de beberlo o de no beberlo, teniendo en cuenta que nuestro deseo es agradar a Yeshúa en todo lo que hacemos.

El vino, en las Escrituras, es símbolo del gozo terrenal. Sirve para alegrar el corazón.

En las bodas de Caná, vimos que cuando se terminó el vino, Yeshúa transformó el agua en vino y al probarlo le dijeron que Su vino era mejor, que el que se había ofrecido en primer lugar en aquel banquete.

La verdad sobresaliente en este pasaje del libro de Números, es que el Nazareo debía encontrar su alegría en el Señor.

Es interesante, el consejo que San Pablo le dio a su discípulo Timoteo, ocupado ya en la obra pastoral, cuando le dijo en su primera carta 5, 23:

“Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes enfermedades”.

Todos somos conscientes de los graves problemas que causa el alcoholismo en nuestra sociedad, su impacto físico, espiritual, negativo y destructivo.

Comienza por el individuo mismo, afecta a la familia y a la convivencia social.

También sería bueno recordar aquí el consejo de San Pablo en su carta a los Efesios 5,18:

“No se emborrachen, pues el vino lleva al libertinaje; más bien llénense del Espíritu”.

Pero el vino, es simplemente uno de los factores que conducen a cometer excesos que separan al ser humano de YEHOVAH DIOS y de sus semejantes.

Hay tantos hoy en día que no encuentran su alegría y satisfacción en los asuntos del Reino de YEHOVAH DIOS.

Tampoco en la Palabra de YEHOVAH DIOS, ni en la persona de Yeshúa Ha Mashiaj y tienen que recurrir a las cosas efímeras de este mundo.

Desde un punto de vista espiritual, lo importante es no permitir que ni la bebida, ni ninguna otra cosa, ejerzan sobre nuestra mente y cuerpo un control que anule el control que YEHOVAH DIOS debe tener sobre todo nuestro ser.

Y hay que admitir que los excesos conducen a las personas a esa situación de incapacidad física y mental, produciendo daños muchas veces irreparables.

En segundo lugar de prohibición para los Nazareos, era la de no cortarse el cabello.

Verso 5

Como vemos, debían mantener su cabello creciendo, en su estado natural, mientras durase el tiempo de su Consagración.

Se consideraba el cabello como el asiento de la vida, así como, por ejemplo, en el mundo de la naturaleza, la melena del león era una señal de su propia fortaleza vital.

Versos del 6 al 8

Y tenemos en tercer y último lugar que un Nazareo no podía tocar un cuerpo muerto.

Leímos en el capítulo 5 que un leproso tenía que ser echado fuera del campamento y así también, el que fuera contaminado al acercarse a una persona muerta.

La verdad que la Palabra de YEHOVAH DIOS nos enseña, es que el mundo es el lugar donde reina la muerte.

Se puede decir, que la muerte es la marca más profunda infligida sobre este mundo.

La muerte es el sello de identificación de una tierra maldita por el pecado. Es el juicio, que YEHOVAH DIOS pronunció.

Fue a causa del pecado que la muerte vino al mundo. Y para poder tratar el problema de la muerte, hay que tratar primero la realidad del pecado.

La misma palabra de YEHOVAH DIOS, nos dice que el pago dado por el pecado, es la muerte (Romanos 6, 23).

El Nazareo, no debía acercarse a una persona muerta. Tenía que vivir separado del mundo.

YEHOVAH DIOS debía ser lo primero en su vida.

Recuerde que el Señor Yeshúa dijo en San Lucas 14, 33:

«Así, pues, cualquiera de ustedes que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.»

Claro, no debemos perder de vista el “carácter voluntario” de este voto.

YEHOVAH DIOS no manda a nadie que haga el voto de nazareo.

Lo que se trata aquí, es que no hay un creyente que “no tenga nada” que ofrendarle a YEHOVAH DIOS.

El que “no tiene nada”, se presenta ante YEHOVAH DIOS “con sus manos vacías” si no tiene nada más que poder ofrecerle, le entrega su propia vida, su devoción, su adoración, su amor, su tiempo y su servicio.

Versos del 9 al 10

YEHOVAH DIOS exige que Sus hijos cumplan los votos que hacen. Si el Nazareo era contaminado, tenía que traer un sacrificio.

YEHOVAH DIOS no requiere que se haga un voto, pero cuando se hace una Promesa, el No cumplirla es un asunto serio.

Muchos cristianos que han prometido a YEHOVAH DIOS que harían ciertas cosas nunca han cumplido y eso explica su condición tan triste.

Aparentan comportarse de una manera “piadosa” pero, en realidad, estas mismas personas abandonan una y otra vez a YEHOVAH DIOS y ante el menor contratiempo, experimentan verdaderos fracasos espirituales.

Por otra parte, están los que no se comprometen con nada. Pero tranquilos, tampoco clamen por el favor del Altísimo YEHOVAH DIOS.

Ya que YEHOVAH DIOS, solo acude al “auxilio” de quien se acoge a su Palabra de Vida.

Versos del 11 al 21

En estos versos, YEHOVAH DIOS entra en muchos detalles para dar a conocer que ÉL realmente espera, que cumplamos nuestros votos al pie de la letra.

Y también recalca, que no debemos hacer un voto a YEHOVAH DIOS y luego decidir hacer otra cosa, en lugar de cumplir lo prometido.

Por otra parte, promete que si hacemos un acuerdo con YEHOVAH DIOS y lo cumplimos, ÉL nos Bendecirá.

YEHOVAH DIOS es Fiel, siempre cumple su Palabra y no miente, es Justo, serio, muy práctico en cuanto a estas cosas y nosotros también deberíamos serlo.

YEHOVAH DIOS siempre nos Bendecirá si le somos fieles a ÉL y a lo que le hemos prometido.

Hay una gran lección espiritual aquí para nosotros. Es un aspecto, en lo cual debemos reflexionar y tomar decisiones en obediencia a la Palabra de YEHOVAH.

Versos del 22 al 27

Aquí en el Antiguo Testamento, aunque en forma indirecta, encontramos a la Trinidad en acción.

YEHOVAH DIOS el Padre, es la Fuente de toda Bendición.

El Señor Yeshúa Ha Mashiaj es quien hace resplandecer Su rostro sobre nosotros.

Y el Ruaj Hakodesh alza Su rostro sobre nosotros y pone en nosotros la paz.

Esta es la única manera en que podemos llegar a YEHOVAH DIOS y experimentar la paz.

YEHOVAH DIOS, es quien hace que estas cosas sean una realidad en nuestros corazones.

YEHOVAH DIOS Trino y Uno les da esta Bendición a los israelitas.

El censo ya ha sido tomado y todos saben cuál es su genealogía.

Las banderas han sido levantadas y todos se reúnen junto a su bandera correspondiente.

Deben seguir su bandera y deben acampar en los puestos que les han sido asignados en el campamento, junto a sus propias tribus y familias.

El campamento ha sido limpiado, purificado. Ahora, el Señor les Bendice y ésta es la única manera en que YEHOVAH DIOS puede bendecir.

¡LA OBEDIENCIA A SUS MANDAMIENTOS!

Deja un comentario