Mosqueteros de Yehovah

Nehemías Capítulo 6

Versos del 1 al 4

El muro estaba casi completado, los huecos estaban cerrados, pero las puertas aún no estaban terminadas.

Para los enemigos de Nehemías y la obra de YEHOVAH DIOS este era un momento de “ahora o nunca”.

Si no hacían algo inmediatamente para detener el trabajo, los muros serían totalmente terminados.

En este tiempo, Sambalat y Gesem intentaron arreglar un encuentro con Nehemías, aparentemente, un encuentro amistoso, tal vez incluso una reconciliación o un respiro.

Su invitación tal vez haya tenido el sentido de un receso por unos pocos días de descanso y relajamiento en el campo de Ono.

Nehemías estaba equipado para ver a través de las apariencias externas y para entender de qué trataba realmente la amistosa oferta de Sambalat.

Estaba equipado con discernimiento y utilizándolo no solo escaparía a su trampa, ni siquiera sería distraído de su trabajo.

El discernimiento le dio a Nehemías enfoque, sabía lo que YEHOVAH DIOS quería que hiciera y lo hizo.

No sería desviado por cosas que sonaban bien, pero que no eran de YEHOVAH DIOS para él.

Cualquiera que esté haciendo una obra para YEHOVAH DIOS debe enfrentarse con cientos de causas nobles y cientos de cosas que se ven bien y que son buenas, pero que no son a lo que fueron llamados a hacer en ese momento.

El discernimiento nos da enfoque.

Versos del 5 al 9

Las calumnias de Sambalat iniciaron de la manera en que lo hacen muchos ataques verbales, como un reporte de lo que otros supuestamente han dicho.

Estas mentiras probablemente hayan enfurecido a Nehemías, había trabajado duro y confiado en YEHOVAH DIOS grandemente para que este trabajo fuera terminado con la bendición del rey y había aceptado un gran sacrificio personal, para demostrar que no estaba haciendo esto por él mismo.

¡Y Nehemías nunca soñaría con ir y “rentar un profeta”! ¡Ahora es acusado de las mismas cosas de las que se había esforzado tanto por no caer!.

Sambalat hacía una amenaza, Nehemías no sería engañado para ir a esta reunión, tenía demasiado discernimiento para eso, por lo que ahora trataba de calumniar a Nehemías.

Tuvo el discernimiento para ver que la estrategia de difamación del enemigo trataba de provocar en miedo y no cedería.

Ningún enemigo puede atemorizarnos, lo único que pueden hacer es tratar de hacernos elegir el miedo, pero depende de nosotros elegirlo.

Debemos hacer lo que hizo Nehemías, orar a YEHOVAH DIOS por fortaleza y Su poder en nuestras vidas.

No podemos superar a las calumnias y el miedo de nuestros enemigos en nuestra propia fuerza. Será dicho, “no con poder, no con fuerza, sino con el Espíritu de YEHOVAH DIOS”.

Versos del 10 al 14

Este hombre Semaías se decía que era un profeta, hablaba aquella profecía, pero no lo era. Semaías le ofreció a Nehemías un refugio seguro en el Templo.

La idea era que, aunque se decía que Nehemías era amenazado, podía encontrar refugio en el Templo.

Suena razonable, se pudiera tomar algunas Escrituras para apoyarlo, Salmos 61, 4 dice “Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; Estaré seguro bajo la cubierta de tus alas”. Nehemías necesitaba el discernimiento ahora más que nunca.

Nehemías, conociendo el corazón de YEHOVAH DIOS como es revelado en todo el consejo de la Palabra de Vida, tenía discernimiento.

Semaías intentó provocar miedo en Nehemías y trató de hacerle desobedecer a YEHOVAH DIOS basado en este miedo.

Él sabía cómo usar palabras religiosas, pero seguía siendo una trampa. Si Nehemías creía las palabras religiosas de Semaías, pecaría y le daría a otros algo de que culparle y desacreditarlo.

Nehemías se mantuvo valiente contra el engaño religioso.

En su compromiso con la obediencia, YEHOVAH DIOS le reveló el corazón de Semaías, quien no era un verdadero profeta. Más bien, se encontraba en la nómina de Sambalat.

Lo mejor de todo, es que en vez de arremeter contra Semaías y sus falsos compañeros religiosos, simplemente encomendó a estos hombres y a la situación, a YEHOVAH DIOS.

Si YEHOVAH DIOS iba a cuidar de Nehemías, entonces podía encargarse también de Semaías según la sabiduría divina.

La respuesta de Nehemías al ataque de tres partes de la falsa amistad, calumnia y la falsa religión nos hace admirarlo como líder. Pero podemos admirar y amar a Yeshúa Ha Mashiaj aún más.

Versos del 15 al 16

La cantidad de tiempo que tomó terminar el trabajo fue increíblemente corto. Los muros estuvieron en ruinas por más de 100 años y fueron restaurados en un periodo de solo 52 días.

Al inicio, cuando vio la necesidad, Nehemías oró por cuatro meses, la diferencia de tiempo entre Nehemías 1, 1 y 2, 1.

Pero la obra en sí tomó menos de dos meses. Nehemías trabajó más tiempo en oración de lo que tuvieron que laborar para realizar el trabajo.

Cuando los muros fueron terminados, sus enemigos se sintieron humillados. Es algo glorioso humillar a los enemigos del pueblo de YEHOVAH DIOS y dejarlos desanimados por un tiempo.

Sus enemigos fueron humillados no solo porque el muro fue terminado, sino especialmente porque era evidente que YEHOVAH DIOS hizo la obra.

Cuando algo tiene las huellas dactilares del Altísimo, todos nuestros enemigos lo notan también.

Versos del 17 al 19

Tobías era el hombre que se había opuesto al trabajo de reconstrucción junto con Sambalat.

En Nehemías 2,10 él se sintió disgustado en extremo de que Nehemías viniera para reconstruir los muros.

En Nehemías 2, 19 y 4, 3 se burló de la obra de Nehemías, en el capítulo 4, 7 se enfureció porque se estaba haciendo la obra.

En Nehemías 6, 1 él fue uno de los hombres que intentó hacer que Nehemías detuviera la obra y que fuera al campo de Ono donde sería atacado.

Sin embargo, muchos en Judá no tenían problema en tener amistad con semejante hombre, porque tenía lazos familiares con muchos en la tribu de Judá.

De hecho, ellos intentaron recomendarlo a Nehemías, contándole las buenas obras que había hecho.

Sin duda, veían a Nehemías como el malo, consideraron que las obras de Tobías eran buenas y Nehemías habló palabras fuertes contra él, en Nehemías 4, 4.

Nehemías ora para que el mal que Tobías planeó se le regresara y que fuera capturado y llevado lejos.

Nehemías no escribió más acerca de esta situación, no iba a demandar de los nobles que cambiaran su opinión sobre Tobías, pero tampoco iba a negar lo que sabía que era cierto sobre Tobías, parece dispuesto a dejarlo ir y dejar que YEHOVAH DIOS se encargue de ello.

Tenía un trabajo que hacer y esa obra no era realmente salir y atacar a personas como Tobías, podía dejarlo en paz, siempre y cuando no estuvieran atacando la obra de YEHOVAH DIOS.

Deja un comentario