Mosqueteros de Yehovah

Josué Capítulo 9

Versos del 1 al 2

Cuando los reyes cananeos oyeron como YEHOVAH DIOS entregó a Jericó a Israel, ellos tuvieron una razón para temer.

Cuando les dio la victoria sobre Aí, tuvieron una razón para asustarse. Es un ataque frontal clásico, ellos intentarán derrotar a Israel en el campo de batalla, una competencia cuerpo a cuerpo.

Versos del 3 al 6

Los gabaonitas intentarán engañar a Israel haciendo un tratado de paz con ellos, aunque a Israel se le prohibió hacer paz con cualquiera de las tribus de Canaán (Éxodo 23, 23-24).

Note los métodos de engaño usados por los gabaonitas. Ellos fueron inteligentes, astutos, se representaron mal, fingieron e incluso dieron evidencia “falsa” de su engaño, sacos viejos, cueros de vino viejos, zapatos viejos, pan seco y mohoso.

Más allá de su apariencia engañosa, los gabaonitas simplemente mintieron, dijeron “Nosotros venimos de tierra muy lejana” cuando por supuesto no era así.

Todos sus demás objetos simplemente llevaban a fortalecer el engaño ofrecido.

Versos del 7 al 13

Plenamente, los gabaonitas mintieron a Israel. Pero a pesar de sus mentiras, tienen una admiración propia y honor para YEHOVAH DIOS de Israel.

Por causa del nombre de YEHOVAH DIOS, porque hemos oído su fama muestra que es porque YEHOVAH DIOS pelea por Israel, sabían que sería inútil oponerse a la nación.

Versos del 14 al 15

El engaño gabaonita era astuto y por lo tanto poderoso.

Pero el problema real era que, Josué y los líderes de Israel nunca buscaron a YEHOVAH DIOS.

Esto muestra que confiaron en sus sentidos en lugar de YEHOVAH DIOS.

“Mira todo este pan. Siéntelo, prueba cuán viejo está. Seguramente, ellos deben haber venido de lejos”. Ellos se movieron por vista y no por Fe.

¿En cuántos problemas nos encontramos por esa misma razón, por no consultar a YEHOVAH DIOS?.

Porque creyeron que los gabaonitas eran de una tierra lejana, hicieron un tratado con ellos.

YEHOVAH DIOS permitió que Israel hiciera tratados con naciones lejanas, pero no con los cananeos.

Versos del 16 al 20

Aunque toda la congregación murmuraba contra los príncipes, ellos aún sabían que tenían que hacer lo que era recto y honorable delante de YEHOVAH DIOS, mantener su juramento, incluso si era un mal juramento.

Los príncipes de Israel fueron sabios al no permitir que el pecado de uno, acabando con los gabaonitas, siguiera a otro pecado, haciendo el juramento sin consultar al Altísimo, especialmente a la luz de la presión pública para hacer lo contrario.

Más todos los príncipes respondieron a toda la congregación “Nosotros les hemos jurado por YEHOVAH DIOS de Israel, por tanto, ahora no les podemos tocar”.

Es una marca de piedad mantener un juramento, aún cuando es difícil. Pero honra a los que temen a YEHOVAH DIOS.

El que aún jurando en daño suyo, no por eso cambia (Salmos 15, 4).

Es refrescante ver que el retractarse de su palabra, no era ni siquiera una posibilidad para los príncipes de Israel. Esto era un dilema simple, no estaba abierto a discusión, no les podemos tocar.

Después, el Rey Saúl rompió este voto a los gabaonitas y su pecado trajo hambruna sobre Israel en los días de David (2 Samuel 21, 1-9).

Hubo hambre en los días de David por tres años consecutivos y David consultó a YEHOVAH DIOS.

YEHOVAH DIOS le dijo “Es por causa de Saúl y por aquella casa de sangre, por cuanto mató a los gabaonitas” (2 Samuel 21, 1).

Versos del 21 al 27

Josué no podía matar a los gabaonitas, pero podía controlarlos haciéndolos trabajadores permanentes al servicio del Tabernáculo.

Ellos servirían de manera doméstica como cortar leña para los fuegos de sacrificios del Tabernáculo y cargando agua utilizada en su servicio.

Significativamente, parece no haber queja de los gabaonitas. Ellos simplemente dicen, “henos aquí en tu mano; lo que te pareciere bueno y recto hacer de nosotros, hazlo”.

Esencialmente, ellos estaban felices con la perspectiva de ser incorporados a Israel y ser hechos siervos de YEHOVAH DIOS, incluso si era servicio doméstico.

En esto, los gabaonitas expresan el mismo corazón que David en Salmos 84, 10 “Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios, que habitar en las moradas de maldad”.

Es esencial ver que ellos hicieron decisión por amor a YEHOVAH DIOS de Israel, no por debilidad. En efecto, fue dicho en Gabaón que todos sus hombres eran fuertes (Josué 10, 2).

Los gabaonitas no se asombraron mucho al ser leñadores y aguadores, sino sabían que podían ser esas cosas para YEHOVAH DIOS y sabiendo donde estarían si no estuvieran sirviendo al Altísimo.

¿Tenemos ese mismo corazón? ¿Podemos regocijarnos en cualquier tipo de servicio, si vemos que estamos en la presencia de YEHOVAH DIOS mientras lo hacemos?.

Los gabaonitas encuentran salvación en YEHOVAH DIOS de Israel al igual que Rahab en Josué 2.

Tanto Rahab como los gabaonitas vinieron a YEHOVAH DIOS de Israel como pecadores, Rahab como una hostelera y los gabaonitas como mentirosos.

Tanto Rahab como los gabaonitas estaban dispuestos a arriesgar el olvidarse de sus antiguas asociaciones y ser contados entre el pueblo de YEHOVAH DIOS.

El riesgo de Gabaón es explicado en Josué 10, 4, donde ellos son un blanco de ataque por sus relaciones con Israel.

Tanto Rahab como los gabaonitas, después que encontraron “Salvación” por medio de YEHOVAH DIOS de Israel, tuvieron una historia rica.

Los gabaonitas se convirtieron en siervos del Tabernáculo, tal como Josué les mandó.

Gabaón se convierte en una ciudad sacerdotal, el Arca del Pacto se quedó en Gabaón a menudo en los días de David y Salomón (1 Crónicas 16, 39-40; 21, 29).

Por lo menos uno de los valientes de David era gabaonita (1 Crónicas 12, 4).

YEHOVAH DIOS habló a Salomón en Gabaón (1 Reyes 3, 4).

Los gabaonitas estaban entre aquellos que reconstruyeron los muros de Jerusalén con Nehemías (Nehemías 3, 7; 7, 25).

Estos son ejemplos de las grandes cosas que YEHOVAH DIOS puede hacer con su pueblo que vienen a ÉL en “Humildad y Amor”.

Deja un comentario