Mosqueteros de Yehovah

Josué Capítulo 10

Versos del 1 al 5

El líder de este grupo, el rey de Jerusalén, es una figura interesante.

Su hombre, Adoni Sedec significa Señor de Justicia, aunque lo vemos como lo opuesto a YEHOVAH DIOS de Justicia.

En todo caso, representa al Anticristo, en contraste con la representación de Josué de Jesucristo.

Si Adoni Sedec “el falso Señor de Justicia” representa al Anticristo, nosotros estamos aún más interesados en que guía a muchas naciones en contra de Josué y los hijos de Israel.

Los enemigos de Israel tenían gran temor, pero al igual que nuestros enemigos espirituales, ellos no ejecutan retirada cuando están asustados, sino que lanzan ataques, son aún más valerosos como un animal salvaje pelearía cuando se siente atacado.

Aunque están asustados, ellos siguen siendo inteligentes. Asustados de atacar a Israel directamente, ellos atacan a sus vasallos los gabaonitas.

Se nos recuerda que los gabaonitas no se sometieron a Israel desde una posición de debilidad, en efecto todos sus hombres eran fuertes.

Sin embargo, fue por causa de su amor y el honor de YEHOVAH DIOS de Israel, que se presentarán al servicio perpetuo en su Tabernáculo.

Verso 6

Los gabaonitas correctamente buscaron al pueblo de Israel como sus ayudantes y protectores. Ellos no eran muy orgullosos para pedir ayuda.

Verso 7

Vimos en Josué 9 que Josué, los líderes de Israel y todo el pueblo de Israel sabían que hicieron un mal voto a los gabaonitas, aunque no se retractaron de ese voto.

Pero aquí, vemos a Josué y los líderes de Israel yendo un paso más allá.

Permitirles a los reyes cananeos acabar con los gabaonitas, habría sido una manera conveniente de romper su voto que no debieron hacer, pero no lo harán.

Deberíamos tener el mismo sentido de honor.

A pesar de que Josué solo estaba obligado a no matar a los gabaonitas, el mismo Josué, en Josué 9, 15 continúa cumpliendo con el espíritu del voto que hizo a los gabaonitas.

Verso 8

Esto es un mandato. Aunque Josué tiene una razón para temer porque Israel enfrenta una confederación de cinco (5) reyes, YEHOVAH DIOS ordena a Josué que no tema a sus enemigos.

Podemos paralizar nuestra habilidad para pelear las batallas de YEHOVAH DIOS por temor. Aunque podemos enfrentar enemigos fuertes, se nos ordena no temer.

El mandato viene junto con una Promesa. Podemos obedecer el mandato de YEHOVAH DIOS de no temer, porque tenemos Su promesa de Victoria.

Por lo tanto, debemos ver el temor por lo que es en este caso, incredulidad. Es una falta de voluntad para creer lo que YEHOVAH DIOS ha prometido.

Verso 9

Teniendo la seguridad de la promesa de YEHOVAH DIOS Vs 8, Josué no se sentó a mirar pasivamente la obra de YEHOVAH DIOS sin su participación.

Josué puso un gran esfuerzo, para participar en la obra y voluntad de YEHOVAH DIOS.

Esto tomó trabajo duro e iniciativa de parte de Josué. La marcha de Guilgal a Gabaón involucra una subida de 1.000 metros y la distancia era cerca de 32 kilómetros, tomando entre ocho y diez horas de marcha rápida, todo por la noche.

YEHOVAH DIOS hace Su obra, pero nos pone a trabajar con ÉL.

A menudo YEHOVAH DIOS espera ver nuestra iniciativa, nuestra disposición de trabajar en equipo con ÉL, antes que “ÉL haga lo que solo ÉL puede hacer”.

La idea no es  “YEHOVAH DIOS ayuda a los que se ayudan”. La idea es “YEHOVAH DIOS quiere tomar a Su pueblo en compañerismo con ÉL, a buscar que Su obra se haga”.

Versos del 10 al 15

YEHOVAH DIOS los llenó de consternación delante de Israel, la obra de YEHOVAH DIOS y el compañerismo del trabajo de Josué con el Altísimo, completaron algo grande.

Los enemigos de YEHOVAH DIOS estaban consternados.

Las piedras que mataron a los ejércitos de los cananeos retirándose, fueron obviamente milagrosas.

El granizo en sí, pudo haber sido un fenómeno de la naturaleza, pero su puntería y tiempo obviamente mostraron la mano de YEHOVAH DIOS.

Los cananeos, quienes adoraban deidades de la naturaleza, debieron haber pensado que sus propios dioses estaban ayudando a los israelitas.

“Y el sol se detuvo” viendo la milagrosa mano de YEHOVAH DIOS en acción le dio a Josué la valentía para pedir milagros aún más estupendos.

Mantener el día corriendo y detener la puesta de sol, para que Israel tuviera tiempo para cumplir una Victoria completa, antes que la oscuridad cayera.

El sol y la luna siempre se habían mantenido como testigos mudos del pecado, la maldad y la religión demoníaca de estos cananeos.

¿Por qué no deberían permitirle a Josué completar esta Victoria sobre los cananeos?.

“Y el sol se paró en medio del cielo y no se apresuró a ponerse casi un día entero. Y no hubo día como aquel, ni antes ni después de él”.

¿Cuánto se extendió la longitud de este día? Pudo haber sido alentar la rotación de la Tierra.

Pudo haber sido una inclinación del eje de la Tierra, podría haber sido un milagro de reflexión de luz o haber sido simplemente la presencia de Dios manifestada en luz.

Lo que sea que signifique, el resultado fue claro. El sol pareció quedarse quieto en el cielo e Israel pudo completar la Victoria.

Josué no pidió a YEHOVAH DIOS que peleara por él, a pesar de que YEHOVAH DIOS hizo algo de eso.

Josué simplemente pidió, que YEHOVAH DIOS milagrosamente le diera la oportunidad de pelear para ÉL.

Cuando trabajamos en compañerismo con YEHOVAH DIOS, siempre en contacto con nuestro lugar como Guilgal, el lugar donde Israel fue conquistado por YEHOVAH DIOS.

Entonces veremos a YEHOVAH DIOS hacer cosas asombrosas, podremos decir “Y no hubo día como aquel”.

Versos del 16 al 27

Josué no permitirá nada, ni siquiera la captura personal de los reyes que lo detenga de completar la Victoria de Israel. Los reyes podían ser aprisionados y tratar con ellos después.

Tenemos otra impactante similitud con el libro de Apocalipsis.

No solamente un falso “dios de Justicia”, Adoni Sedec guía a un grupo de naciones contra Josué, quien ha venido a poseer la tierra, pero también, en medio de la derrota, los reyes se esconden en cuevas en temor de la conquista de Josué (Apocalipsis 6, 15-16).

El pueblo de Canaán sabe, sin lugar a dudas, que YEHOVAH DIOS está con Josué y con la nación de Israel.

Su respeto es tan grande, que no hubo quien moviese su lengua contra ninguno de los hijos de Israel.

Tal como Israel, la iglesia debería ser temida en el sentido de que debería ser un lugar donde la gente sabe que YEHOVAH DIOS los conquistará.

Deberían tener la idea de “Bueno, si continúo viniendo aquí, YEHOVAH DIOS me va a conquistar. Tendré que rendirle mi vida a ÉL”.

Demasiadas iglesias hoy en día presentan un YEHOVAH DIOS “inofensivo”, que no demanda rendición de Su pueblo.

Los reyes cananeos fueron ejecutados. Josué quiere poner en claro que no hay espacio en lo absoluto para estos reyes cananeos.

Después de este patrón, no podemos permitir lugar para nuestros enemigos espirituales en nuestras vidas. Todo el terreno le pertenece a Yeshúa Ha Mashiaj y debe ser tomado por Él.

La idea de compañerismo con YEHOVAH DIOS en búsqueda de Victoria es repetida en Vs 25.

YEHOVAH DIOS promete Victoria sobre tus enemigos, contra los cuales peleas.

Versos del 28 al 43

En el lapso de semanas, quizás meses, estas seis ciudades son derrotadas, sin ninguna pérdida de Israel.

Cada batalla es una prueba. Ninguna de ellas fue fácil, pero bajo el liderazgo de Josué, fueron todas victoriosas.

El deseo de YEHOVAH DIOS, es que podamos disfrutar la misma vida de Victoria.

Por tanto, nosotros todos somos transformados de Gloria en Gloria en la misma imagen, como por el Espíritu de YEHOVAH DIOS (2 Corintios 3, 18)

Todos estos reyes y sus tierras los tomó Josué de una vez, porque YEHOVAH DIOS de Israel peleaba por Israel “La victoria fue ganada una a la vez”.

A menudo, nosotros queremos hacer todo y ganar todas las batallas para YEHOVAH DIOS de una vez. Esta puede ser la estrategia de Satanás para establecer un fuerte ataque de desánimo.

De igual modo, YEHOVAH DIOS sabía cuáles batallas pelear y cuándo pelearlas.

Estas no eran solamente ciudades cananeas en la región, sino que eran fuertes militares.

YEHOVAH DIOS sabía lo que estaba haciendo, al seleccionar batallas en particular para pelear y cuando era necesario pelearlas.

Lo más importante, la clave para la Victoria era que YEHOVAH DIOS de Israel peleaba por Israel. Esto también se hace posible, mientras peleamos contra nuestros enemigos espirituales.

Podemos ganar solamente, mientras vemos a YEHOVAH DIOS peleando por nosotros. ÉL nos provee la Victoria y nosotros caminamos en ella.

Llegamos a darnos cuenta de que la Victoria fue ganada en la Cruz y ahora necesitamos vivir a la luz de esa Victoria.

Colosenses 2, 15 dice acerca de esto “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”.

Es en este sentido, que somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó (Romanos 8, 37).

Decepcionarse de sí mismo, es confiar en sí mismo. Eso muestra que hemos intentado pelear la batalla con nuestros recursos y no en la Victoria de YEOHOVAH DIOS.

Y volvió Josué y todo Israel con él, al campamento en Guilgal, las victorias de Israel siempre vinieron de Guilgal. Este era un lugar de Fe total.

Compromiso y Comunión con YEHOVAH DIOS y el lugar donde Israel fue conquistado por ÉL.

Deja un comentario