Mosqueteros de Yehovah

Job Capítulo 35

Versos del 1 al 3

Elihú a Job: “¿Eres más justo que YEHOVAH DIOS?”, acababa de importunar a Job severamente al final de su discurso anterior.

Lo acusó de agregar rebelión a su pecado, de ignorar el consejo sabio de sus amigos, “bate sus palmas contra nosotros y de hablar mal contra del Altísimo, multiplica sus palabras”.

Para hacer énfasis en el punto, le dijo, “¿piensas que es cosa recta?”. Elihú acusaba a Job de calcular fríamente, decir que negaba el orden moral de YEHOVAH DIOS y que no había ventaja en pecar o no pecar.

Una vez más Elihú pone palabras en la boca de Job y en el proceso no solo lo cita mal sino que tergiversa gravemente su posición.

Versos del 4 al 8

Elihú a Job: “DIOS está mucho más arriba de ti de lo que puedas imaginar”.

Los argumentos y las ideas de Elihú eran en esencia los mismos de los amigos de Job. Sin embargo, se consideraba a sí mismo diferente y pensaba que podía corregir tanto a Job como a Elifaz, Bildad y Sofar.

Elihú quería que Job y sus amigos entendieran una idea que ya habían discutido y sobre la que estaban de acuerdo, la idea de que YEHOVAH DIOS es más grande que el hombre y más allá del hombre.

La idea era que YEHOVAH DIOS estaba tan lejos del hombre que no había nada que el hombre pudiera hacer para el beneficio del Altísimo. Elihú sentía que Job había perdido el temor y la apreciación piadosa del Altísimo.

Versos del 9 al 12

“YEHOVAH DIOS no responde al orgulloso, aunque sea oprimido”.

Elihú entendía que los hombres clamaban al Altísimo cuando eran oprimidos porque se sentían afligidos por el poderío de los grandes.

Quería explicar por qué el Altísimo no respondía a los afligidos. Job inicialmente planteó la cuestión que había dedicado un discurso entero al tema de la aparente indiferencia de YEHOVAH DIOS a su súplica (Job 23) y a la súplica de todos los que sufren y son oprimidos (Job 24).

Elihú señalaba que los hombres buscan a YEHOVAH DIOS en su momento de necesidad, pero su búsqueda a menudo no es sincera.

No reconocen a YEHOVAH DIOS como su Hacedor, no reconocen sus consuelos, que da cánticos en la noche, ni la sabiduría que nos hace sabios más que a las aves del cielo.

Cuando los hombres claman a YEHOVAH DIOS con tal hipocresía, Elihú decía que el Altísimo no les responde y no responde por la soberbia de los malos.

Elihú dijo esto con total conocimiento de que Job se había quejado de que YEHOVAH DIOS no le respondía. Por lo tanto, Elihú libremente asoció a Job con los hipócritas, orgullosos y malos.

Versos del 13 al 16

Elihú a Job: “YEHOVAH DIOS no quiere escuchar tus palabras vanas”, resumió su áspero enfoque hacia Job. Su idea de que el Altísimo no lo escuchaba porque lo buscaba con falsedad y vanidad.

Los Elihús del mundo no se interesan por la crueldad de su consejo perfeccionista e irreal, su teoría está a salvo, eso es lo que importa.

Elihú quería que Job viera que YEHOVAH DIOS estaba en lo correcto delante de él, presente en el hecho de la justicia. Si tan solo Job fuera paciente, vería al Altísimo que afirmaba que se escondía de él.

Otra vez, Elihú fue muy duro con Job. “Job, si YEHOVAH DIOS te castigara como lo mereces, ni siquiera serías capaz de abrir la boca de la manera vana en que lo haces. También hablas con ignorancia y multiplicas palabras sin sabiduría”.

Como el vero 15 es bastante oscuro, se nos deja adivinando que significa que Elihú está acusando a Job, de malinterpretar completamente la falta de respuesta de YEHOVAH DIOS como negligencia, cuando en realidad el Señor está conteniendo su ira.

Job es culpable de menospreciar la paciencia de YEHOVAH DIOS.

Elihú vio que YEHOVAH DIOS aún no le había respondido a Job, por lo menos no de la manera en que Job esperaba. Por lo tanto, dijo “multiplica palabras sin sabiduría”.

La idea era, “Job, si realmente fueras un hombre piadoso, entonces el Señor ya te habría respondido. El hecho de que no lo haya hecho muestra tu impiedad”.

Deja un comentario