Mosqueteros de Yehovah

Job Capítulo 34

Versos del 1 al 9

Una vez más resume incorrectamente el argumento de Job, dio Elihú una farragosa introducción a su punto.

En este discurso citaría las palabras de Job, las que consideraba que acusaban a YEHOVAH DIOS y lo justificaban a él mismo.

Claro, ninguna de estas citas era directa, mas bien resumen las conclusiones a las que parecían llegar los argumentos de Job.

Esta fue otra leve malinterpretación de lo que Job había dicho, ciertamente había dicho que fue lastimado tan severamente por sus pruebas que le resultaban muy dolorosas, sin embargo, él nunca afirmó no tener pecado.

Solo afirmó que no había ningún pecado especial, que lo hubiera convertido en blanco de esta catástrofe especial.

Elihú intentó citar declaraciones específicas de Job para refutarlas, pero citó selectiva e injustamente, solo eligió las palabras que necesitaba para probar su punto.

Parece impensable que Elihú realmente creyera que Job andaba en compañía de hombres malos. Tal vez, se refería a que lo que él consideraba la moral confusa de Job lo había llevado a asociarse con los moralmente corruptos.

Elihú está tomando hilos de pensamiento generales de Job y los extiende más allá de lo que realmente hizo.

Versos del 10 al 15

La justicia de YEHOVAH DIOS y su orden moral siguieron la simple ecuación de “siempre cosechas lo que siembras”, promovida por Elifaz en el primer discurso de los amigos de Job (Job 4, 7-11).

Elihú estaba en lo correcto y esta es una idea en la que están de acuerdo Job y sus tres amigos.

Sin embargo, el problema era que Elihú y los tres amigos de Job, parecían asumir que YEHOVAH DIOS nunca actuaría misteriosamente, estaban demasiado confiados en su habilidad para comprender a YEHOVAH DIOS y sus caminos.

Elihú quería hacer énfasis en la idea de la independencia y trascendencia de YEHOVAH DIOS.

Quería que Job recordara que el Señor era tan poderoso que Job estaba totalmente equivocado al cuestionarlo.

Versos del 16 al 20

DIOS preserva su orden moral, Elihú tomó los agonizantes lamentos de Job hacia YEHOVAH DIOS como si Job estuviera condenando al Altísimo.

Era una asunción injusta, la agonía de Job estaba profundamente enraizada en el sentido de que él sí amaba al Altísimo y respetaba su justicia.

Elihú, en su propia manera confusa y tediosa, estaba haciendo énfasis una vez más en la justicia perfecta de YEHOVAH DIOS.

Versos del 21 al 30

La perfección de los juicios de DIOS, Elihú continuó con el tema de la justicia perfecta de YEHOVAH DIOS.

Aquí hizo énfasis en la idea de que nada de lo que el hombre hace, está oculto a los ojos del Todopoderoso.

Elihú dijo esto como una advertencia para Job, el juicio de YEHOVAH DIOS era tan perfecto que ÉL juzgaba a los reyes y príncipes de este mundo sin parcialidad.

Por lo tanto, si Job no se arrepentía del pecado que provocó su crisis y su pecaminosa respuesta a éste, podía estar seguro de que DIOS lo juzgaría como a uno de los que se apartaron de ÉL.

Elihú pensaba que era importante hacer énfasis en estos puntos porque sin ellos, el orden moral de la sociedad sería anulado.

Si estas cosas fueran sacudidas, entonces los impíos reinarían y el pueblo sería vejado.

Versos del 31 al 33

Elihú mencionó las palabras de humilde arrepentimiento que pensaba que Job debió haber dicho.

· Él valientemente debió haber tomado el castigo.

· Él debió haber prometido que no ofendería más, habiendo por lo tanto aceptado su anterior culpa.

· Él debió haberse sometido humildemente, pidiéndole a YEHOVAH DIOS que le enseñara.

Elihú no vio nada de esto en Job, lo ofendía y lo enojaba. Por lo tanto, presionaba a Job a hacer lo que consideraba correcto.

Criticaba lo que él consideraba la arrogancia de Job. “¿Debe YEHOVAH DIOS solo ser lo que tú crees que debe ser, y solo hacer lo que tú crees que debe hacer?”.

El joven Elihú intentaba persuadir a Job con ultimátum y presión que los tres amigos de Job no utilizaron. Presionaba sus puntos sobre Job con gran vigor.

Versos del 34 al 37

“Los múltiples pecados de Job invitan a los juicios de DIOS”, era la opinión común de los hombres inteligentes y del hombre sabio que viera su situación.

Todos estaban de acuerdo en que él no tenía verdadera sabiduría o entendimiento en su situación.

El joven Elihú pensaba que Job no había sufrido suficiente, que un poco más de sufrimiento probado ampliamente tal vez podía llevar a Job al arrepentimiento.

El versículo 37 es muy directo en su acusación, la anterior irreverencia de Job fue atribuida a su estupidez en vez de a su perversidad.

La primera puede ser corregida con instrucción en sabiduría, la cura de la última es más difícil, especialmente cuando es obstinada y repetida.

Él termina el capítulo reprendiendo a Job una vez más con una rígida severidad, que excede incluso a la de sus amigos.

1 comentario en «Job Capítulo 34»

  1. Gloria a YEHOVAH!! Que en este libro podemos comprender cuan necesaria es para nosotros la sabiduría de YEHOVAH que nos mantiene operando en su justicia. Especialmente como sal y luz no podemos aconsejar a los que YEHOVAH nos entregue según nuestro propio criterio, y es lo que evidenciamos en Job; solo YEHOVAH puede darnos el panorama completo, asi como la respuesta oportuna para quien está en tribulación y esta solo es su Bendita Palabra.

    Responder

Deja un comentario