Mosqueteros de Yehovah

Éxodo Capítulo 5

Finalmente, llegamos al encuentro en el cual, Moisés se encara con el rey de Egipto. Recordemos que ellos ya se conocían, crecieron juntos.

Pero ya habían pasado cuarenta (40) años y Moisés llegó al palacio real, no como un egipcio sino como un hebreo… y con una petición fuera de lo normal…

La solicitud de Moisés no era a título personal, sino, hablaba en nombre de YEHOVAH DIOS de Israel.

Era una petición ambiciosa, entendamos que no fue a congeniar rememorando la infancia, por el contrario, entró en la casa del Faraón para darle órdenes.

Moisés y Faraón reaccionaron de forma muy distinta cuando oyeron de YEHOVAH DIOS. Veamos el contraste:

Moisés preguntó: “¿Quién soy yo?” (Éxodo 3, 11).

Demostró humildad con respecto a YEHOVAH DIOS y la misión encomendada, reconociendo sus propias limitaciones.

Faraón preguntó: “¿Quién es YEHOVAH DIOS?” (Éxodo 5, 2)

YEHOVAH DIOS le resultó ser insignificante y su petición le pareció una completa estupidez. Hizo evidente su arrogancia y soberbia.

En Egipto, el rey era estimado como un dios (Ezequiel 29, 2-3), por ello, él no iba a ceder fácilmente, ya que el Altísimo, le advirtió de antemano a Moisés, que ÉL endurecería el corazón de Faraón y no los dejaría ir, sino hasta después de realizar señales y prodigios.

Las señales que YEHOVAH DIOS haría en Egipto, previo a la “liberación” de los israelitas, servirían un doble propósito:

1. Para los egipcios

Demostrarles que YEHOVAH DIOS de Israel es más Poderoso que todos los dioses de Egipto.

2. Para los israelitas

Demostrarles que YEHOVAH DIOS es el Altísimo Verdadero, Todopoderoso y cumplidor de sus Pactos.

Desde una óptica natural, el pueblo de Israel no tenía otra opción, más que quedarse en Egipto.

Aún, cuando el Faraón les hubiese dado la venia para salir, no hubieran podido sobrevivir el viaje a través del desierto.

De hecho, cuando los Hijos del pueblo de Israel clamaron por la Salvación de YEHOVAH DIOS, ellos, no estaban pidiendo “salir de Egipto”, sino que sólo sus carga fuera más livianas y mejoraran las condiciones de vida (Éxodo 2, 23).

Pero el Plan del Altísimo, era mayor que la petición de Israel, el Todopoderoso quería hacer una “redención completa” y “transformarlos en una nación santa” que serviría de ejemplo y sería “bendición” para todo el mundo.

El Plan de YEHOVAH DIOS permanecía inalterable, sin cambios desde que ÉL escogió a Abraham para formar con él una nación dedicada a ÉL (Génesis 12, 2-3).

A pesar de la negativa del Faraón, ellos explicaron que la solicitud de YEHOVAH DIOS de Israel no era una “sugerencia”, sino una “obligación” que tendría consecuencias por persistir con su negativa.

Al principio Moisés explicó, que les vendría muy mal sobre los israelitas la desobediencia a YEHOVAH DIOS.

Pero luego, veremos cómo la misma máxima advertencia, se volcará en contra de los egipcios, por negarse a someterse a la Voluntad del Altísimo de Israel.

La advertencia sobre un castigo Divino no alcanzó el favor del Faraón. Más bien, lo hizo reflexionar sobre la afectación que traería al país de Egipto, la ausencia de sus esclavos israelitas.

Lejos de atender a la solicitud de los Profetas, decidió castigarlos por haberse atrevido a formular dicha petición.

No sólo el corazón del Faraón se endureció, sino también su mano, ya que impuso mayor carga a los israelitas con el fin de quebrantarlos (Vs 10-14).

Les duplicaron su trabajo, haciéndoles responsables de recoger la paja, además, de hacer los ladrillos y todo esto sin disminuir la cuota diaria de producción.

Los capataces de los esclavos tribales, apelaron por tal injusticia, todos sabían que esa era una meta imposible de cumplir.

Pero al Faraón no le importó, porque su finalidad era quebrantar a los israelitas y desanimarlos de su solicitud.

Moisés, esperaba la oposición del Faraón, ya que YEHOVAH DIOS se lo había advertido, pero lo que no esperaba era la reacción negativa de los israelitas. Ante esto, él buscó a YEHOVAH DIOS.

Moisés iba en una misión de YEHOVAH DIOS, pero tanto, él como el pueblo se desanimaron cuando vieron la oposición.

Esperaban que la “liberación” fuera inmediata, pero él Todopoderoso sabía que tomaría un tiempo, ya que estaba trabajando tanto en los corazones de los israelitas, así como, en el de los egipcios.

1 comentario en «Éxodo Capítulo 5»

  1. Dios los bendice inmensamente en Cristo Jesús. No era fácil la labor de Moisés, tenía q lidiar con el faraón y también con su pueblo q estaba rebelde. Culpaban a Moisés x el doble trabajo q le impuso el faraón al pueblo de Israel. Me imagino q pocas personas querían seguir a Moisés de corazón y los demás tenían temor de seguirlo x lo q le haría el faraón. Pero Moisés tenía un deber q cumplir. Cría en Yehovah con toda su alma. Y el pueblo de Israel al final lo siguió después de haber visto todas las maravillas q hizo Dios para sacarlos de Egipto. Así hay gente en la actualidad, conocemos a Dios, vemos las maravillas q hace y todavia nos cuesta seguir y cumplir sus mandamientos, me incluyo como ser humano, q en momentos de la vida peco, pero se y estoy seguro que Dios perdona todos mis pecados x q no los hago x querer hacerlo, sino, x q vivo en este mundo de pecadores. Grande es el amor de Yehovah q mira nuestro corazón, y ve en él humildad, compasión y amor, por el cual, en el corazón del faraón no vio amor, x q su corazón estaba lleno de odio y maldad. De tal manera, debemos mantenernos firmes como dice 1 Juan:4. 4. Hijitos vosotros sois de Dios, y los habeis vencido x q mayor es el q esta en vosotros, q el q esta en el mundo. Las amooo. Dios las Bendice. Feliz dia FAMILIA SANTA..

    Responder

Deja un comentario