Mosqueteros de Yehovah

Éxodo Capítulo 6

Versos 1 al 13

En este capítulo encontramos el mensaje que YEHOVAH DIOS tenía para el pueblo de Israel.

Muchos se habían desanimado ante la negativa del Faraón a dejarlos ir. Debido a esa reacción del pueblo, Moisés se interpela, y consultó al Altísimo.

El poder de la diestra de YEHOVAH DIOS se hará evidente por medio de señales, prodigios y juicios.

Israel no saldrá “por diplomacia” de Egipto. Cuando ellos salgan, habrán palpado muestras del poder del Todopoderoso y no por el favor del Faraón.

En la respuesta, YEHOVAH DIOS, también quería dejar clara la razón de la liberación: para que Israel se convierta en su Pueblo Santo Elegido, tal como lo prometió a los Patriarcas (Abraham, Isaac y Jacob).

Nótese que YEHOVAH DIOS, firma con su Nombre, al principio, en medio y al final de esta respuesta.

La liberación no responde al clamor por la dura servidumbre, más bien, el Altísimo reveló que se trata del cumplimiento del Pacto que hizo con los Patriarcas.

No se trata de ser librados de la esclavitud para que cada uno haga lo que quiera, sino que Israel será “libre” para servir a YEHOVAH DIOS.

El Todopoderoso explica que los Patriarcas recibieron el Pacto, pero no vieron las promesas cumplidas.

Ahora los descendientes de Abraham serán testigos y beneficiarios del cumplimiento de la promesa.

Ellos tendrán una experiencia vivencial de YEHOVAH DIOS (“yo seré el que seré”, Éxodo 3, 13-15).

Habiendo recibido esta profunda revelación, Moisés recuperó su ánimo y renovó su perspectiva de lo que YEHOVAH DIOS estaba haciendo con su pueblo.

Fortalecido por ello, fue a transmitir el mensaje a los israelitas. Lamentablemente, ellos no lo recibieron con tanto entusiasmo.

El pergamino dice que “no escucharon” en hebreo “V’Lo Shamu”, quiere decir que “no oyeron las palabras”, sino que “no las asimilaron, ni atendieron”.

En hebreo se usa el verbo “Shama”, que implica no sólo oír sino también obedecer (Shema: oír + obedecer).

En otras palabras, ellos oyeron, pero no creyeron y por ello, desatendieron al mensaje de YEHOVAH DIOS.

Pero ¿acaso no habían creído cuando vieron las señales? (Éxodo 4, 29-31).

En este otro texto, la palabra que se traduce como “creyó” en hebreo no es “Shama” sino “Aman” significa “apoyar, confirmar, ser fiel y firme”.

Está relacionada con la expresión “Amén”. En esa ocasión, el pueblo dijo “Amén” cuando vieron las señales, pero cuando el Faraón se endureció, perdieron la Fe.

En el libro del profeta Ezequiel 20, 5-9 nos topamos con una explicación más detallada de lo que se describe en Éxodo 6, 9, donde dice que los israelitas en Egipto “no escucharon” y lo vincula directamente a la desobediencia.

Las señales y juicios no serían sólo para “encausar al Faraón”, sino que también el pueblo de Israel debía aprender y rectificar.

Los israelitas debían reconocer a YEHOVAH DIOS, como su único dueño y como resultado tendrán que limpiarse de las malas costumbres adquiridas en Egipto, este es el mensaje que se recalca en Levítico 18, 1-5.

En el libro de Éxodo, Levítico y Ezequiel, hacen énfasis en el Nombre del Altísimo: YEHOVAH DIOS.

Vinculado al reconocimiento, está la Obediencia; si los israelitas reconocen que YEHOVAH DIOS es su único dueño, entonces deben “escucharlo” (Shema = oír + obedecer).

No sólo el Faraón tenía el corazón duro, sino, también los israelitas habían endurecido su corazón como resultado del sufrimiento y la falta de esperanza (Vs 9).

La esclavitud endurece a las personas, quienes para no sufrir de desilusión no se permiten tener esperanza.

Por lo tanto, YEHOVAH DIOS, les va a demostrar con hechos y no sólo con palabras, lo que ÉL quería decir.

Moisés, se desalentó ante la dureza de los israelitas. Por eso, cuando YEHOVAH DIOS, le volvió a pedir que hablara con el Faraón, él dijo: “si los hijos de Israel no me escuchan, ¿cómo, pues, me escuchará Faraón?” (Vs 10-12).

El Altísimo no contempló el desánimo de Moisés ni su inseguridad. Más bien, siguió firme en su instrucción y lo empujó a Obedecer sin dudar, no estaba “preguntando”, sino que estaba dando una orden.

YEHOVAH DIOS no sólo espera un “Amén”, si no espera OBEDIENCIA en hebreo “Shama”.

Versos 14 al 27

A la mitad de éste capítulo hay un cambio de tema, se presenta una lista genealógica que parece fuera de lugar (Vs 14-27).

En vez de mostrarse al inicio de la historia de Moisés, no fue sino hasta aquí que aparece la genealogía de Moisés y Aarón, para que el énfasis no se ponga en estos levitas, sino en todo el pueblo de Israel y la historia de su redención de la esclavitud.

Al principio se mencionan a Rubén y Simeón con sus hijos (Vs 14-15).

Ellos eran los dos hijos mayores de Jacob. Pero luego el énfasis se vuelca en la genealogía de la tribu de Leví, de la cual vienen Moisés y Aarón.

Es importante conocer la genealogía de Leví, porque más adelante YEHOVAH DIOS, elegirá a esta tribu completa para el oficio del sacerdocio y para su servicio (Deuteronomio 10, 8-9; Números 3, 12-13; 8, 14-16).

Aquí la Biblia señala que Leví tuvo tres hijos: Guersón, Quehat y Merari (Vs 16-19).

En este punto de la historia, finalmente llegamos a conocer los nombres de los padres hebreos de Moisés, Amram y Yocabed (Vs 20), antes sólo se les había mencionado como Levítas (Éxodo 2, 1-2).

En el libro de Números se menciona que Yocabed era también de la tribu de Leví (Números 26, 59).

De todos los Levítas, los descendientes más resaltantes eran Moisés y Aarón. Estos dos hermanos fueron elegidos por YEHOVAH DIOS para ser los líderes de la liberación.

1 comentario en «Éxodo Capítulo 6»

  1. Amén y amén. Seguimos viendo la falta de fe, el temor, y la desobediencia por parte de los israelitas, tal vez, x la experiencia tan amarga q habían vivido. . Por tal motivo, Moisés se sentia afligido y le dijo a Jehová, Si el mismo pueblo de Israel no me escucha y no obedece, como pues, me escuchara el faraón. Pero como dice la escritura , YEHOVAH, era firme en su decisión en lo q quería para su pueblo, x q tenia una promesa establecida de hace muchos años con Abraham, Isaac y Jacob de llevarlos y entregarles la tierra prometida q fluye, leche y miel, pero q ellos nunca pudieron ver fisicamente, y q en el futuro el pueblo de Israel pudo conocer y ver las maravillas de Dios sobre ellos x q Dios es un Dios de pacto y lo q promete lo cumple. Dios las Bendice hijitas lindas las aaaamoooo. Feliz noche. Besos. Saludos y Bendiciones.

    Responder

Deja un comentario