Mosqueteros de Yehovah

Éxodo Capítulo 16

Versos del 1 al 3

El pueblo de Israel partió de Elim, tal vez en el “Wadi Garandel”, en el oeste de Sinaí, Egipto, asociado con Elim.

La cuarta estación donde los israelitas acamparon durante su viaje, donde quizás pasaron varios días o aún semanas, retomando los israelitas de allí el viaje.

Israel, había estado de viaje exactamente un (1) mes, solo se mencionan siete (7) lugares donde acamparon y una jornada de tres (3) días a través del desierto.

Es evidente, que debe haber habido detenciones prolongadas en varios lugares o muchos sitios donde acamparon, que no son mencionados o ambos factores.

Versos del 4 al 7

Son notables la paciencia y bondad de YEHOVAH DIOS hacia su pueblo escogido, en estos casos cuando hubo murmuraciones.

Reconociendo que su mente seguía siendo tan débil y su Fe tan poco desarrollada, como cuando estuvieron en Egipto.

A pesar de las debilidades en el carácter del pueblo, YEHOVAH DIOS no se mostró ofendido por su murmuración, sino que les envió ayuda cada vez que estuvieron en dificultad.

Al hacer eso, su propósito era prepararlos para que confiaran en sus jefes divinamente designados y para que tuvieran Fe en YEHOVAH DIOS.

El sexto día, debía caer doble cantidad de maná y ellos debían recoger el doble.

Se requería este pensamiento semanal y esta actividad en preparación para el Shabbat, a fin que fuera una lección para Israel sobre la importancia del Día de Descanso.

Versos del 9 al 20

Esta “codorniz” (Vs 13) es un ave de caza de unos veinticinco (25) centímetros de longitud, la “Coturnix communis”, pertenece al mismo orden de los “faisanes, las perdices y los guacos o guacharacas”.

Se parece a la codorniz americana. Los ornitólogos, han registrado grandes migraciones de codornices procedentes de Rumania, Hungría y el sur de Rusia, las que se desplazan hacia el norte del África, a través del Mediterráneo oriental.

En este mismo Vs 13, el texto hebreo dice que el maná caía sobre la capa de roció, aunque la mayoría de las traducciones no lo han escrito.

De esto aprendemos, que había una capa de rocío, debajo del maná y otra capa encima del maná.

Ambas capas servían para protegerlo. De allí, surgió la tradición en el pueblo judío, de tener un mantel blanco en la mesa del Shabbat.

Cuando se evaporaba el rocío antes de que saliera el sol, quedaba una delicada y pequeña sustancia que fácilmente podía recogerse en bolsas.

Aquí se la compara con “escarcha” y en otro lugar (Números 11, 7) con “semilla de culantro”.

La tradición judía, nos habla del sabor que supuestamente tenía este pan del cielo. 

Con simplemente desear cierto platillo y no mucho después de haberlo pensado, el maná tenía el sabor del platillo deseado.

Peculiarmente, la misma comida tenía un sabor diferente de aquellos que la compartían, de acuerdo con su edad.

Para los niños pequeños sabía a leche, a los jóvenes fuertes a pan, a los hombres mayores a miel, a los enfermos sabía como cebada remojada en aceite y miel.

Pero ellos, también escribieron que el maná era amargo en la boca de los gentiles.

La palabra traducida como “maná” es “man”. Los hijos de Israel dijeron “man hu”, que significa “Esto es man”, porque no sabían como se llamaba.

En hebreo “¿Qué es esto?” se dice “Ma hu?”, no “man hu”. La palabra “man” significa “comida preparada” (Daniel 1, 5).

Asocia la palabra “man” con el verbo “va-yimen”, “preparar comida” de la raíz “maná”, “medir”, “contar”, “preparar”.

Cada uno se refiere a cada padre de familia. Tenía que responsabilizarse para que se recogiera para todos los de su casa, para que cada uno tuviera un omer.

El Omer es una medida de capacidad aproximadamente es de 2, 5 litros.

El Omer alude al sacrificio de cebada que luego se iba a hacer en el templo el día después del Shabbat, después de Pésaj.

Ese sacrificio fue instituido para anunciar el poder de la resurrección de las semillas que son cosechadas en primavera, en alusión a la resurrección del Mesías.

YEHOVAH DIOS, había proporcionado a los israelitas alimento, por el cual, no habían trabajado, pero no quería que se volvieran holgazanes.

Debian recoger cada día a fin de tener algo para comer. Además, debían levantarse temprano porque el maná se derretía cuando “el sol calentaba”.

Versos del 21 al 26

El mandamiento del Shabbat no viene de Sinaí, vino antes. Es una herencia desde la creación.

La esencia de guardar el Shabbat es cesar de toda actividad creativa, en ese día, el hombre deja de intervenir en la creación, en reconocimiento de su Creador.

El principal enfoque del Shabbat no es el “descanso”, sino el cese de actividades creativas o productivas.

En primer lugar, cesar y también descansar.

Aunque una actividad no constituya un esfuerzo físico, puede ser considerado un trabajo, en hebreo “melajá”, que viole el Shabbat.

Cuando se cocina hay una transformación de los alimentos, lo cual es una violación del mandamiento, si se hace en el Shabbat.

Además, hay que encender fuego para cocinar, lo cual es una “melajá”, trabajo de intervención en la Creación.

Este es el ciclo de la semana, seis (6) días de trabajo y un (1) día de cese, para dedicarse a YEHOVAH DIOS en la congregación y también descansar en casa junto con la familia.

Versos del 27 al 31

Como sucede generalmente, hubo algunos que o no creyeron lo que había dicho Moisés y quisieron ver por sí mismos si había caído maná o bien adrede, quebrantaron el mandamiento, debido a su terco deseo de hacer su propia voluntad.

El Shabbat es un regalo de YEHOVAH DIOS, sólo el que lo abra y lo use podrá disfrutar de ÉL. No se puede explicar la Bendición que se experimenta cuando se Guarda este día, hay que vivirla.

El mandamiento de quedarse en su lugar, no significa que no se puede salir de su casa, como vemos más adelante, encontraron a un hombre recogiendo leña en Shabbat (Números 15, 32).

Esta prohibición es para que el pueblo, no salga a recoger maná en Shabbat.

Versos del 32 al 36

En lo que refiere al Vs 34, esta orden fue dada después de la construcción del Tabernáculo, pero se relata aquí, a fin de reunir todo lo referente al tema del maná en un solo lugar.

La palabra jarra o recipiente es una “vasija”, proviene de un término egipcio, significa un “cántaro más grande”.

En cambio, aquí parece haberse usado para designar una “vasija de metal”, hecha de oro para corresponder con el arca.

Las tablas de las Declaraciones divinas es la  palabra “testimonio” y significa las tablas de piedra que YEHOVAH DIOS, iba a dar a Moisés más adelante.

Es la primera vez, que esta palabra aparece con este sentido.

La vasija de maná, fue colocada dentro del arca (Hebreos 9, 4), delante de las dos tablas de piedra.

Esta declaración fue escrita por Moisés poco antes de su muerte o bien fue añadida por un escriba inspirado, probablemente Josué.

En favor de la paternidad literaria de Moisés está la expresión “hasta que llegaron a tierra habitada”, a la cual se añade “hasta que llegaron a los límites de la tierra de Canaán”, Vs 35.

Esto no necesita referirse al cruce del Jordán, sino a las tierras al este del Jordán.

El autor escribe exactamente, como podría esperarse que escribiera Moisés hacia el fin de su vida.

Un autor posterior hubiera sido más específico y es probable que hubiera hecho notar, como lo hizo Josué en su libro (Josué 5, 10-12), el tiempo exacto cuando cesó el maná.

1 comentario en «Éxodo Capítulo 16»

  1. Es increíble ver como los Israelita veían las gloriosas señales de Yehovah y todavia algunos de Ellos no creían. Hasta el punto, de salir en sabat simplemente para ver si era verdad q caía mana del cielo. X eso y x idolatras, Yehovat llegó a divorciarse de Israel. En mi pensar, el sabat, es una manera de agradecer a Dios por todas las bendiciones q hemos recibido durante los 6 días anteriores, y de una manera fiel adorarle x lo q es (Nuestro DIOS PADRE YEHOVAH). X supuesto, sin dejar de adorarle a cada instante, cada segundo de nuestra vida. Y recordar q al momento q Jesús dio su vida x nosotros obtuvimos un nuevo pacto con el. Un pacto de vida eterna. Dios los bendice inmensamente en Cristo Jesús.

    Responder

Deja un comentario