Mosqueteros de Yehovah

Deuteronomio Capítulo 17

Versos del 1 al 5

Esta sección, al igual que Éxodo 21-23, tiene la intención de dar instrucciones a los jueces de Israel en cómo administrar la justicia para la nación.

Es la jurisprudencia, sobre la cual los precedentes legales para futuros casos, puedan ser entendidos.

YEHOVAH DIOS dio el mandato en el que nadie puede llevarle un sacrificio en el cual haya falta o alguna cosa mala, pues es abominación a YEHOVAH DIOS .

El Padre Creador, no reconocía cuando se daban artículos desechados y sin valor, como sacrificio verdadero hacia ÉL.

Tenemos la tendencia de siempre no dar a YEHOVAH DIOS lo mejor que tenemos, a veces damos las sobras. Sin embargo, YEHOVAH DIOS no recibe tales sacrificios.

Israel no siempre vivía a la altura de este estándar:

“Cuando ustedes traen para sacrificarla una bestia ciega, o cuando presentan una coja o enferma, ¿creen que actúan bien? Llévasela al gobernador a ver si queda contento o si te recibe bien, dice YEHOVAH DIOS de los ejércitos” (Malaquías 1, 8).

David ilustró de una manera poderosa la idea detrás de este mandamiento, cuando se rehusó en aceptar la era de Arauna como obsequio, el cual David le entregaría a YEHOVAH DIOS como lugar para edificar el templo.

“Pero yo no voy a ofrecer a YEHOVAH DIOS algo que no me cueste nada. Por eso, te lo quiero comprar todo. Y le pagó cincuenta siclos de plata por la era y los bueyes” (2 Samuel 24, 24).

David entendía que si no le costaba, no era un sacrificio.

También se les mandó a los jueces, que se aseguran que cualquiera que había sido idólatra fuera investigado y si era culpable, debía ser ejecutado.

Versos del 6 al 7

Nunca debería de haber pena de muerte, a menos de que haya evidencia de al menos dos fuentes independientes e intachables.

Nos podemos sentir tranquilos, que nunca juzgaríamos a alguien culpable de asesinato, sin la evidencia apropiada.

Sin embargo, asesinamos la reputación de alguien en sus propias mentes o en las mentes de otros si no hay testigos, ni siquiera uno.

A YEHOVAH DIOS le importa el asesinato de reputación, al igual que el asesinato físico y nos manda a no admitir acusación sino con dos o tres testigos (1 Timoteo 5,19), el mismo estándar para comprobar un asesinato.

Recuerda que 1 Timoteo 5, 19 no dice “excepto por dos o tres chismes”, sino que dice con dos o tres testigos.

Si lo que se dice es falso, no se convierte en Verdad solo porque muchas personas lo escucharon o porque muchas otras lo repiten.

Adicionalmente, el testigo tenía que estar seguro de lo que había visto, que estaría dispuesto a iniciar la ejecución.

Esto aseguraría de que nadie tendría la pena de muerte por un crimen que no realizó.

Colocando las palabras de Yeshúa Ha Mashiaj con respecto a la mujer sorprendida en adulterio, “El que de ustedes esté sin pecado será el primero en arrojar la piedra contra ella” (Juan 8, 7).

Yeshúa le pidió al testigo oficial que tomara un paso hacia enfrente como registro de alguien que vio este acto de adulterio y sin embargo, fue lo suficientemente hipócrita para entregar a la mujer y no al hombre.

La ejecución era un evento de la comunidad, en el sentido de que este evento era apoyado por la comunidad. Toda la aldea se enteraría de la justicia que estaba siendo impartida.

Versos del 8 al 13

YEHOVAH DIOS permitió tribunales de apelación en Israel. Estos eran tribunales superiores donde se llevaban los casos más allá que a los jueces locales, a los Sacerdotes, los Levitas, quienes se consideraban jueces más sabios por su conocimiento de la Palabra de YEHOVAH DIOS.

La autoridad de los jueces tenía que ser respetada, por lo tanto, el desacato al tribunal era un crimen capital.

YEHOVAH DIOS pensaba que era esencial que los tribunales y los jueces debían ser respetados por el pueblo de Israel.

Versos del 14 al 15

YEHOVAH DIOS miraba hacia adelante, aproximadamente cuatrocientos (400) años más adelante, hacia el futuro de Israel, el tiempo en el que demandarían un rey.

ÉL les advirtió de poner por rey sobre ti al que YEHOVAH DIOS escogiere y esa persona tenía que ser un israelita y no un extranjero.

Es interesante considerar si YEHOVAH DIOS quería o no un rey mundano sobre Israel. 1 Samuel 8, 6-9, el registro de la demanda de Israel por un rey, coloca la petición de un rey como algo negativo.

La historia de Israel sin un rey (el tiempo del libro de Jueces) no fue un tiempo de gloria nacional.

YEHOVAH DIOS quería que Israel tuviera un rey, pero uno que ÉL escogiera y en su tiempo.

Saúl es un ejemplo, de un rey que no está en la voluntad de YEHOVAH DIOS, siendo escogido por la nación y en el tiempo de ellos.

David es el ejemplo perfecto de un rey escogido por YEHOVAH DIOS y en su tiempo.

Versos del 16 al 17

El futuro rey de Israel, no debe depositar demasiada confianza en el poder militar, no debe tener varias mujeres, no debía depositar demasiado énfasis en indulgencias físicas, ni estatus social o en las riquezas personales.

EL rey debía de tener cierta cantidad de poder militar, una esposa y ciertas comodidades, algunas riquezas personales, pero no demasiado. Tales balances son los más difíciles de mantener.

Salomón era sin duda alguien que rompió estos mandatos. Él tuvo mil caballos en sus caballerizas para sus carros (1 Reyes 4, 26), traían de Egipto caballos y lienzos a Salomón (1 Reyes 10, 28).

Tenía setecientas (700) mujeres reinas y trescientas (300) concubinas y sus mujeres desviaron su corazón (1 Reyes 11, 3). Él excedió a todos los reyes de la tierra en riquezas (1 Reyes 10, 23).

Vemos que Salomón conocía los mandatos en Deuteronomio 17, sin embargo, se engañaba a sí mismo haciendo las preguntas auto justificantes, ¿Qué tanto es aumentar? Yo puedo controlar todo esto.

Puede ser bastante evidente que setecientas (700) esposas y trescientas (300) concubinas es aumentar esposas para ti mismo, pero uno nunca debe subestimar la habilidad del corazón humano para engañarse a sí mismo, frente a tales situaciones.

Cada una de estas tres áreas reflejan los lugares en los que muchos líderes modernos cristianos fallan. En cuanto al poder, placer o dinero.

Estas órdenes para los líderes de YEHOVAH DIOS no han cambiado, ni tampoco la necesidad de estar alerta en contra del auto engaño en estas cosas, las cuales hicieron que Salomón cayera.

Versos del 18 al 20

Es impresionante pensar en el rey de Israel, trabajando en un pergamino con pluma, haciendo una copia personal de la Ley de Israel.

Esto demuestra lo mucho que YEHOVAH DIOS quiere que su Palabra esté en los corazones de sus gobernantes, quería que cada rey también fuera un escriba.

Incidentalmente, deberá copiar para su uso esta Ley (Vs 18) aparece incorrectamente en la septuaginta como esta segunda ley, para Deuteronomio “touto”, fue este malentendido que dio surgimiento al nombre inglés “Deuteronomio”.

La Palabra de YEHOVAH DIOS tenía que ser una compañía constante del rey de Israel y lo tenía que leer todos los días.

Todos necesitamos la Palabra de YEHOVAH DIOS, pero entre más grandes sean nuestras responsabilidades, más grande es nuestra necesidad de depender de la Verdad de la Palabra de YEHOVAH DIOS.

Mantenerse en la Palabra de YEHOVAH DIOS sostendría al gobernador apropiadamente humilde y tendría una vida Santa como rey.

Leer un libro, el Gran Libro, la Biblia, te aparta del pecado. Tal vez, no entendamos toda la obra espiritual detrás de la palabra de YEHOVAH DIOS, pero mantenerse en la Palabra de YEHOVAH DIOS, nos aleja del pecado.

Se ha escrito correctamente en muchas Biblias: “Este libro te mantendrá alejado del pecado. El pecado te mantendrá alejado de este libro”.

Mantenerse en la Palabra de YEHOVAH DIOS hará que el rey sea humilde, no considerándose a sí mismo, por encima de las personas a las que gobernaba.

Las Escrituras, cuando se leen y estudian con diligencia, son poderosas y probables de mantenerlo humilde, porque le demuestran que, a pesar de ser rey, está sujeto a un Monarca Superior.

Se identifica reconociendo su deber como uno obligado a rendir cuentas a su cabeza Yeshúa Ha Mashiaj, suficiente para disminuir el orgullo de la persona más arrogante en el mundo, si debidamente lo considera.

Deja un comentario