Mosqueteros de Yehovah

2 Samuel Capítulo 14

Versos del 1 al 3

David, estaba evidentemente preocupado por su enemistada relación con Absalón. Joab, el general en jefe de David, percibió esto y decidió hacer algo para reconciliar a David y a Absalón.

En el caso de Absalón y el rey, la relación permaneció prácticamente estancada, ninguna parte tenía el incentivo espiritual para corregirla.

Joab, decidió suavizar el corazón de David hacia Absalón, trayendo a una viuda delante de él, con una historia similar de distanciamiento con su hijo.

Versos del 4 al 11

En el antiguo Israel, los que sentían que los jueces locales no los trataban con justicia, tenían acceso a la corte del mismo rey.

La mujer de Tecoa, se refería a la costumbre del vengador de la sangre. El vengador de la sangre, tenía la responsabilidad de vengar la muerte de un miembro de la familia.

Las ciudades de refugio, mencionadas en Números 35, 9-34, estaban diseñadas para proteger a alguien culpable de homicidio imprudencial, de ser asesinado por un vengador de la sangre antes de que el caso pudiera ser revisado apropiadamente.

Esto es lo que la mujer y Joab detrás de ella, esperaban escuchar. Al decir esto, David ignoró la causa de la justicia, en aras de quedarse con la simpatía y la lealtad de la familia.

En las relaciones personales, es algo bueno y glorioso el ser generoso, perdonador y misericordioso cuando se nos ha hecho daño.

Pero David, tenía una responsabilidad como rey y como juez principal en Israel y cuando fue profundamente tentado a descuidar esta responsabilidad, lo hizo.

Muchos otros factores dieron éxito a la apelación de esta mujer.

· Era viuda, lo cual provocaría simpatía.

· Vivía a cierta distancia de Jerusalén, lo que dificultaba investigar o saber con facilidad sobre los hechos de su caso.

· Era vieja, lo cual daba más dignidad a su historia.

· Vestía ropas de luto, para incrementar el efecto.

· Llevó un caso de distanciamiento familiar a David.

· Llevó un caso que no era demasiado similar, para no despertar las sospechas de David.

Versos del 12 al 17

La mujer de Tecoa, habló osadamente a David, confrontando su pecado de no iniciar la reconciliación con Absalón. Debido a que estaba distanciado de David y su amargura crecía más y más.

Absalón era una amenaza para Israel y David lo permitía, “¿Por qué, pues, has pensado tú cosa semejante contra el pueblo de YEHOVAH DIOS?”.

David, tenía cierta responsabilidad de iniciar la reconciliación. Si David se acercaba a Absalón, podía ser rechazado, pero aun así tenía la responsabilidad de intentarlo.

Sin embargo, como rey y juez principal de Israel, también tenía la responsabilidad, tanto de iniciar la reconciliación, como de hacerlo lo más pronto posible. David no tendría éxito en esto.

Él está dispuesto a perdonar, al más malo de sus súbditos, el asesinato de un hermano a la petición de una pobre viuda y no está dispuesto a perdonar a su hijo Absalón, cuya restauración de su favor es el deseo de toda la nación.

La mujer de Tecoa, sabiamente le habló a David de la urgencia de la reconciliación. “David, todos morimos y entonces la oportunidad para la reconciliación termina. Hazlo ahora”.

Ella quiso decir, “Encuentra una forma de hacerlo, David”.

YEHOVAH DIOS, encuentra una forma de traernos de regreso a ÉL, pero no a expensas de la justicia.

YEHOVAH DIOS, nos reconcilia al satisfacer la justicia, no ignorando la justicia.

Este, es uno de los mejores textos evangélicos en el Antiguo Testamento. Si estamos bajo la disciplina de YEHOVAH DIOS, podemos sentirnos como desterrados.

Sin embargo, podemos someternos a nuestra posición de ser desterrados, perteneciéndole y confiando en ÉL, para que nos lleve de regreso a su presencia.

Versos del 18 al 20

David, de alguna forma supo, que un plan tan sutil tenía que venir de la mano de Joab.

Joab, orquestó esto con precisión, sabía exactamente como tratar en David. Él era leal a David, pero no era una lealtad desinteresada.

Versos del 21 al 24

Joab, obtuvo lo que quería y lo que pensaba que era mejor para la nación de Israel. Él esperaba, que la reconciliación entre David y Absalón evitara una futura rebelión.

David, había sido demasiado indulgente con sus hijos en el pasado, como cuando se enojó pero no hizo nada contra Amnón en 2 de Samuel 13, 21.

Ahora David, es demasiado duro con Absalón, negándose a verlo después de que había estado exiliado en Guesur por tres años (2 de Samuel 13, 38).

Cuando los padres no disciplinan adecuadamente desde el principio, tienden a compensar en exceso en nombre de la “dureza”. Esto a menudo provoca la ira a los hijos (Efesios 6, 4) y empeora aún más la relación entre padre e hijo.

Versos del 25 al 27

Aquí comienza a explicar, por qué Absalón era tan popular en Israel. Israel se sintió atraído al rey Saúl “Mister Universo”, debido a que era un hombre muy atractivo (1 de Samuel 9, 2).

Absalón, era también un hombre de destino político, era el tercer hijo de David (2 de Samuel 3, 2-5).

El primogénito Amnón, ya no estaba y no escuchamos nada de Quileab, el segundo hijo. Es probable que Absalón, fuera el príncipe heredero, el siguiente en la línea al trono.

Absalón, estaba extremadamente orgulloso de su larga cabellera y perdió su vida debido a ello, era un hombre de sentimientos profundos y empáticos, conmemoró a su agraviada hermana, al llamar a su hija con su nombre.

Versos del 28 al 32

Durante estos dos años, podemos imaginarnos que la amargura de Absalón contra David creció más y más.

Se había reconciliado, pero solo parcialmente. David le ofreció solamente, una reconciliación parcial e incompleta.

Absalón, fue exiliado de Israel porque asesinó a su hermano Amnón (2 Samuel 13). Sin embargo, se sentía totalmente justificado ,al matar al hombre que violó a su hermana.

Su sentido de justificación, hacía que su amargura contra David se hiciera más intensa. Frustrado por no poder ver a su padre, quemó los campos de Joab para obtener su atención. Esto mostró lo inmoral y violento que era.

Hay un contraste grande, entre Absalón y el Hijo Pródigo de la parábola de Yeshúa Ha Mashiaj. El Hijo Pródigo regresó humillado y arrepentido, Absalón regresó quemando los campos de Joab.

Esto refleja, el sentir en la carne de Absalón totalmente justificado al matar a su hermano, no hizo teshuvá.

Verso 33

A pesar de lo violento y inmoral que fue Absalón, funcionó. Al quemar los campos de Joab, obtuvo su atención e hizo que Joab intercediera por Absalón.

Absalón, se somete a David en el exterior, pero el hecho que David se haya negado a verlo por dos años, dejó un legado de amargura en Absalón que resultó malo para David, para Absalón y para Israel.

David, le ofreció a Absalón perdón sin ningún arrepentimiento o solución por su maldad.

En las relaciones personales, es una señal de Amor y Misericordia, pasar por alto una ofensa. Proverbios 10, 12 “El odio despierta rencillas; pero el amor cubrirá todas las faltas”.

Pero como rey de Israel, esto era más que un asunto personal con David, era el “juez principal” de Israel. David excusó y pasó por alto los evidentes crímenes de Absalón.

En vez de eso, debió haberlo pateado y no haberlo endurecido más hacia su maldad. El perdón de David para Absalón, era totalmente insuficiente, llevándolo a un brote mayor de pecado.

El perdón de YEHOVAH DIOS para el alma del hombre, es totalmente suficiente y un gran disuasivo para el futuro pecado.

Que YEHOVAH DIOS escriba en sus almas, si el perdón que ustedes buscan es que YEHOVAH DIOS desvíe la mirada ante sus pecados, ÉL no lo hará.

1 comentario en «2 Samuel Capítulo 14»

  1. Es interesante ver como una cosa es pasar por alto la ofensa en nuestra relación con el prójimo, a evadir la responsabilidad que tiene la cabeza de emplear la corrección oportuna. El darle largas lo que hace es hacer creer que se puede hacer lo que quiera sin ningún tipo de consecuencia, tal y como David hizo con Amnon

    Responder

Deja un comentario