Mosqueteros de Yehovah

2 Samuel Capítulo 13

Versos del 1 al 2

Este hermano y hermana, eran hijos de David por parte de su esposa Maaca, hija de Talmai rey de Guesur (2 de Samuel 3, 3).

Amnón era el primogénito de David, nacido de su esposa Ajinoam Yizreel (2 Samuel 3, 2).

Al ser el primogénito, Amnón era el príncipe heredero, el primero en línea para el trono de Israel.

Amnón deseaba tanto a Tamar, que se obsesionó con ella. Era aún más difícil para él porque ella era virgen, lo que significaba que estaba disponible para matrimonio.

Pero no para Amnón, porque el matrimonio entre medio hermano y media hermana estaba prohibido.

El nombre Tamar significa “Palmera” significa “fertilidad”. El nombre Absalón significa “La paz de su padre”. Amnón significa “Fiel, Estable”. “Ninguno de ellos hizo honor a su nombre”.

Versos del 3 al 5

El malvado consejo, que le dio a Amnón inició una desastrosa cadena de eventos. Yonadab era primo de Amnón, por ser hijo del hermano de David, Vs 32.

Un amigo que no era amigo, un amigo carnal, enemigo espiritual, que le aconsejó, para la recuperación del cuerpo, la ruina de su alma.

Como lo mostrarán los sucesos de más adelante, él no amaba a Tamar en absoluto. Amnón deseaba con lujuria a Tamar y lo llamaba amor.

Ciertamente él no sería la última persona en hacer esto y la lujuria a menudo se hace pasar como amor.

Si Absalón fuera mi hermano entonces obviamente Tamar sería mi hermana. En su lujuria, Amnón no se permitió llamar a Tamar su hermana, en vez de eso, ella era la hermana de Absalón.

El poder de la lujuria, es lo suficientemente fuerte como para distorsionar lo que vemos como realidad.

Yonadab le aconsejó a Amnón, que arreglara engañosamente un encuentro privado con Tamar.

No necesitó decir “Y luego tomas a Tamar a la fuerza”, porque en la perversidad que compartían, Yonadab y Amnón pensaban las mismas ideas perversas.

Versos del 6 al 10

La conducta de Amnón, era evidentemente infantil y David le dio el gusto. Amnón actuó como un bebé.

Es infantil negarse a comer a menos de que la comida sea servida, de la manera en que queremos.

Esto era lo que Amnón quería. Si él se quedaba a solas con Tamar por órdenes de David, le dejaba parte de la responsabilidad a David.

Amnón mostró con esto, que todo lo que le dijo a David era mentira. Él continuó con el engaño para poder llevar a Tamar hasta su dormitorio.

Versos del 11 al 14

La malvada naturaleza de Amnón se revela. Aquí admitió su incestuoso deseo, al hacer esta perversa sugerencia a Tamar.

Amnón, parece ser un príncipe malcriado, que siempre tomaba lo que quería.

Tamar,, vio fácilmente lo perverso y vil que esto era. Amnón, no podía ver lo que era tan evidente, porque estaba cegado por la lujuria.

Tamar, sabiamente le pidió a Amnón que considerara el resultado de su deseo, tanto para ella como para él.

Deshonraría a Tamar y revelaría a Amnón, como uno de los perversos. Cegado por la lujuria, Amnón no vería el inevitable resultado de su deseo.

Hay algo sumamente tierno y persuasivo en este discurso de Tamar, pero Amnón solamente era un bruto y todo estaba perdido en él.

La Ley de Moisés prohibió el matrimonio entre medio hermano y media hermana (Levítico 18, 11). Tamar probablemente dijo esto, solo como una estratagema para alejarse de Amnón.

Esto no fue otra cosa que violación, Tamar hizo todo lo posible para evitarlo y toda la culpa evidentemente recae sobre Amnón.

Verso 15

Esto reveló la atracción que Amnón sentía por Tamar por lo que era, lujuria, no amor. Él se sentía atraído por Tamar, por lo que podía obtener de ella, no porque se interesara por ella.

En muchas relaciones lujuriosas, hay una combinación de amor y lujuria pero en la atracción que Amnón sentía, solo había lujuria.

En su lujuria obsesiva, simplemente tenía la genética de su padre David. David, nunca fue dominado de esta manera por su lujuria, pero fue señalado en la misma dirección.

Los múltiples matrimonios de David (2 de Samuel 3, 2-5) y su adulterio con Betsabé (2 Samuel 11, 2-4), mostraron esta misma dirección.

Frecuentemente, así es como la maldad de los padres es pasada sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación (Éxodo 20, 5).

Un hijo a menudo, reflejará la conducta pecaminosa de su padre y a menudo irá más allá, en la dirección de pecado que los mismos padres.

Porque Amnón no sentía verdadero amor por Tamar, solo lujuria, inmediatamente sintió culpa por su pecado.

Tamar era simplemente el recordatorio, de su perverso pecado. Quería que todo recordatorio de su pecado desapareciera.

Versos del 16 al 18

Lo que Amnón le hizo a Tamar estuvo mal, pero aún así podía de alguna manera redimir la situación casándose con ella o pagando su dote como virgen, según Éxodo 22, 16-17 y Deuteronomio 22, 28-29.

El pago, era para compensar el hecho de que Tamar tenía menos probabilidades de casarse, porque ya no era virgen.

La idea detrás de la frase Hebrea, es que era un vestido que se extendía hasta las muñecas y los tobillos, a diferencia de uno más corto.

Era una prenda de privilegio y estatus, que mostraba que la persona no tenía que trabajar mucho.

Tamar merecía un mejor trato como Israelita, merecía un mejor trato como familiar.

Ella merecía un mejor trato como hermana, mejor trato como princesa. A pesar de todo esto, Amnón trató con desprecio a Tamar.

Versos del 19 al 20

Tamar experimentó esto correctamente como una calamidad y no escondió la verdad del terrible crimen que se cometió contra ella.

No le dio lugar a la voz de la vergüenza que decía “Esto ha sido de alguna manera tu culpa”.

Amnón probablemente pensó, que había ocultado su crimen. Sin embargo, fue tan evidente para Absalón que inmediatamente supo que Amnón era responsable.

Parte de la ceguera de la lujuria, guía al hombre o a la mujer lujuriosa, a creer que sus acciones no son tan evidentemente aparentes para otros. Amnón fue engañado, por esta ceguera de lujuria.

Tamar no fue con su padre, porque sabía que él tendía a ser indulgente con sus hijos y los excusaba de toda clase de maldad, que habitaba en ellos.

Versos del 21 al 22

David, estaba en lo correcto al enojarse, pero no hizo nada ni para proteger a Tamar, ni para corregir a Amnón.

Él estaba consciente de su propia culpa, de una manera similar y por lo tanto, pensó que carecía de autoridad moral para disciplinar a su hijo.

Absalón fingió tranquilidad. Su retorcida naturaleza, asentó el escenario para una venganza futura.

“Nada es más inseguro para depositar la confianza, que la apariencia justa de un corazón enconado”.

Versos del 23 al 27

Pasaron dos años, pero Absalón no dejó de tramar su venganza del pecado de Amnón contra Tamar.

La esquila de ovejas, era un tiempo de celebración y era natural, que Absalón tuviera un gran banquete e invitara a Amnón y a todos los hijos del rey.

Absalón, mostró algo de la misma astucia que vio en Amnón. Le pidió a David, que permitiera a Amnón y a todos los hijos del rey ir al banquete.

Esto hizo a David parcialmente responsable por su reunión, tal como Amnón logró, que David permitiera a Tamar visitarlo con comida.

Versos del 28 al 29

Como un astuto asesino, Absalón esperó a que Amnón estuviera relajado y vulnerable.

Amnón probablemente llegó al banquete nervioso, por tener que estar con Absalón, pero después de unas copas de vino se relajó.

En ese momento, Absalón dio la orden “Denle a Amnón” lo hirieron y lo asesinaron.

YEHOVAH DIOS le prometió a David, no se apartará jamás de tu casa la espada (2 de Samuel 12, 10) en juicio por su pecado.

Esto definitivamente es un cumplimiento parcial de esta promesa.

Así como David cometió adulterio, emborrachó a Urías y luego lo asesinó, así Amnón cometió incesto, fue emborrachado y entonces asesinado.

Versos del 30 al 36

Es significativo, que David no reaccionó ante las noticias con incredulidad. Él sentía, que Absalón era capaz de semejante maldad, reaccionando con lamento, en vez de incredulidad.

Yonadab trajo las “buenas” noticias a David, de que sólo Amnón ha sido muerto y muerto porque forzó a Tamar su hermana.

Él probablemente esperaba ganar favor con David, al traer esta noticia más favorable, pero YEHOVAH DIOS sabía, que Yonadab había puesto toda la cadena de eventos, en movimiento con su perverso consejo para Amnón (2 de Samuel 13, 3-5).

David se entristece cuando se entera de la muerte de su hijo mayor, el príncipe heredero. Sin embargo, la falta de corrección de David contra Amnón, contribuyó a este asesinato.

Si David hubiera administrado corrección Bíblica según Éxodo 22, 16-17 y Deuteronomio 22, 28-29, Absalón no se hubiera sentido tan libre de administrar su propia corrección brutal.

El fratricidio delito de matar a un hermano de Absalón, nunca hubiera tomado lugar, si David hubiera tomado medidas instantáneas para castigar a Amnón.

Versos del 37 al 39

Absalón, no se fue a una de las ciudades de refugio porque era culpable y las ciudades de refugio, solo estaban destinadas a proteger a los inocentes.

Esto tenía sentido para Absalón porque su abuelo materno, el padre de su madre, era el rey de Guesur (2 de Samuel 3, 3).

Después de tres años, la punzada de dolor del asesinato de Amnón ya no era tan fuerte.

David simplemente, quería reconciliarse con Absalón otra vez, sin corregir a su hijo por su maldad.

La indulgencia de David hacia Amnón, se repite también hacia Absalón y éste se encontrará con un final similar.

3 comentarios en «2 Samuel Capítulo 13»

  1. Este capítulo nos enseña dos principios fundamentales: de por sí la naturaleza carnal del hombre y la tendencia que tienen los hijos de heredar y perfeccionado el pecado de los padres.

    En medio de esto es impresionante ver lo JUSTO que es YEHOVAH al traer el juicio en los hijos del rey como sucedieron en la vida de su Padre.

    GLORIA A YEHOVAH!

    Responder
  2. Gloria a Yehovah por toda su revelación a través de estos estudios dándonos luz para configurar nuestra mente de acuerdo a sus principios espirituales, tiempo atrás cuando leía la historia del rey David no entendía por qué pasaba todo esto con sus hijos pero ahora tengo claro de que la siembra del pecado contaminó toda su descendencia y que al vivir en la carne no podemos cosechar más que corrupción y muerte, por eso el Padre anhela que vivamos conducidos por su Ruaj ha kodesh!

    Responder

Deja un comentario