Mosqueteros de Yehovah

2 Crónicas Capítulo 28

Versos de 1 al 4

En resumen, se describe brevemente el reinado del peor rey de Judá.

Mientras que otros reyes anteriores se quedaron cortos en una u otra área, de Ajaz simplemente se dice que no hizo lo recto ante los ojos de YEHOVAH DIOS.

Ajaz tuvo muchos buenos ejemplos, tanto inmediato en su padre Jotam como históricamente en su ancestro David.

Ajaz rechazó estos ejemplos consagrados y anduvo en su propio camino.

Él no solo rechazó la herencia piadosa de David, se entregó a los impíos caminos de los reyes del reino del norte de Israel.

El reino del sur de Judá tuvo una mezcla de reyes piadosos e impíos, el reino del norte de Israel solo tuvo reyes impíos y Ajaz siguió su ejemplo.

Esta es la primera instancia en donde Judá imita la apostasía de Israel.

Miqueas 7, 2-7 es una buena descripción de la depravación de los tiempos de Ajaz y de la reacción del remanente consagrado a ella.

Esto describe la participación de Ajaz en la adoración a Moloc.

El dios pagano o demonio, con más exactitud, Moloc era adorado calentando una estatua de metal que representaba al dios hasta que estuviera al rojo vivo y luego ponían a un niño vivo en las manos extendidas de la estatua, mientras el sonido de los tambores ahogaba los gritos del niño hasta que moría quemado.

Las naciones cananeas que ocuparon Canaán antes del tiempo de Josué, también practicaban esta terrible forma de sacrificios humanos e infantiles.

YEHOVAH DIOS traería juicio sobre Judá por su continua práctica de estos pecados.

Versos del 5 al 8

2 de Reyes 16, 5-6 nos dice más sobre esta confederación de Israel y Siria en este ataque contra Judá.

Esto era parte de la política anti-Asiria del rey Pecaj de Israel.

Él pensaba que con Judá derrotada, Siria e Israel juntos podría más eficazmente contra el resurgimiento del poder del imperio Asirio.

Isaías 7 deja claro que el objetivo de Israel era destronar a Ajaz y establecer un rey sirio sobre Judá, un tal hijo de Tabeel (Isaías 7, 6).

La pérdida de 120.000 soldados judíos y 200.000 rehenes civiles en estas batallas con Israel y Siria significó que era un tiempo oscuro para Judá y parecía como si la dinastía de David fuera a extinguirse pronto, como lo habían hecho muchas dinastías en el reino del norte de Israel.

Versos del 9 al 15

Este valiente profeta Obred, fue con los 200.000 cautivos tomados del reino del sur al reino del norte de Israel, para llamar a los líderes de Israel a consciencia por su crimen contra sus tribus hermanas.

Sorprendentemente, los líderes de Israel respondieron al mensaje de Obred y reconocieron su propio pecado y culpa.

Cuidaron de los cautivos del botín de la batalla y los enviaron de regreso a Judá.

Aquí tenemos la imagen de un buen predicador. Obred enseñó, reprobó, exhortó y se convirtió en todo tipo de formas de espíritu y de palabra, para poder obrar en sus oyentes y cumplió su deseo.

Versos del 16 al 21

Esto fue porque, como lo explica 2 de Reyes 16, los ejércitos combinados de Israel y Siria no solo habían vencido a muchas ciudades de Judá, sino que en ese momento estaban sitiando a Jerusalén.

2 de Reyes 16, 5 dice, “subieron a Jerusalén para hacer guerra y sitiar a Ajaz, mas no pudieron tomarla”. Para su vergüenza en este tiempo de crisis, Ajaz buscó a los reyes de Asiria en vez de al Altísimo.

Antes de que Ajaz hiciera esto, Isaías le ofreció una señal para asegurar la ayuda de YEHOVAH DIOS en la batalla contra los ejércitos combinados de Israel y Siria (Isaías 7, 1-12).

Esta fue una oferta justa para un pecador necio, pero Ajaz la rechazó bajo la excusa de no querer probar a YEHOVAH DIOS, cuando en realidad solo quería confiar en el rey de Asiria.

La profecía de Isaías 7, incluyendo el anuncio de la señal de Emmanuel, vino de Isaías al rey Ajaz durante esta invasión conjunta de Israel y Siria, aparentemente también con la ayuda de los edomitas y los filisteos.

Sin embargo, por amor a David, YEHOVAH DIOS no permitió que este desastroso ataque sobre Judá prevaleciera. No permitiría que este satánico complot contra la dinastía de David tuviera éxito.

Los reyes de Israel y Siria se concebían a ellos mismos como antorchas ardientes, que venían a destruir a Judá y a la dinastía de David. YEHOVAH DIOS dijo que solo eran como palos de humo quemados, que en última instancia no causarían mucho daño (Isaías 7, 4).

A través del mensaje de Isaías para Ajaz, él le aseguró al perverso rey, que no escuchó realmente.

“Permanecerá un remanente que regresará a la tierra, la virgen concebirá y dará a luz un hijo, para que no falte rey sobre el trono de David. La dinastía nunca podría ser destruida, pues el reinado de Emmanuel no tendrá final”.

Esto fue tanto por la impiedad de persona de Ajaz como por el pobre ejemplo que fue para otros, por cuanto él había actuado desenfrenadamente en Judá.

Básicamente, Ajaz hizo de Judá un reino sujeto a Asiria. Ahora Ajaz tomaría órdenes del rey asirio, sacrificando la independencia del reino de Judá. Peor aún, este no lo ayudó, fue inútil.

Solo podemos preguntarnos qué bendición podría haber llegado si Ajaz se hubiera rendido y sacrificado a YEHOVAH DIOS, con la misma energía y corazón con el que se rindió al rey asirio.

Versos del 22 al 27

Los tiempos de prueba y angustia no necesariamente llevan a las personas a acercarse más a YEHOVAH DIOS. Algunas veces las personas permiten que tales angustias los alejen del TODOPODEROSO.

Ajaz fue notable entre ese tipo, tanto que el Cronista señaló, además el rey Ajaz.

Ajaz también “se comportó con desenfreno” y fue de lo más infiel. La expresión anterior en realidad significa preferir una licencia en vez de la verdadera libertad, mientras que la última es un término común en Crónicas cuando no se da a YEHOVAH DIOS lo que le pertenece.

2 de Reyes 16 nos cuenta que esto sucedió después de la visita de Ajaz a Damasco. Regresó de su visita e hizo un nuevo altar según el modelo de lo que vio en Damasco y tomó sus formas, su estilo, y sus dioses.

Tristemente, incluso recibió la ayuda del profeta Urías. 2 de Reyes 16 también nos dice que Ajaz sirvió como sacerdote en el altar de su propio diseño.

Como formó su propio lugar de culto, tenía sentido que menospreciara la orden de YEHOVAH DIOS de que un rey no debía servir como sacerdote (Números18, 7).

El abuelo de Ajaz, Azarías (Ozías) se atrevió a entrar al Templo y servir a YEHOVAH DIOS como sacerdote (2 de Crónicas 26). Sin embargo, por lo menos Azarías falsamente adoró al YEHOVAH DIOS verdadero.

Ajaz falsamente adoró a un dios falso de su propia creación. Ozías por haber hecho esto fue herido con lepra y Ajaz de una enfermedad mucho peor, una incurable dureza de corazón.

Él no podía traer sus paganas y corruptas innovaciones, sin también antes quitar lo que había quedado en el Templo.

Este fue un intercambio impío, quitando lo bueno y poniendo lo malo. Colectivamente, todas estas cosas sirvieron para desalentar la adoración a YEHOVAH DIOS verdadero en el Templo de DIOS.

Durante estos cambios, Ajaz cerró la operación en el Templo y estableció pequeños altares paganos por todo Judá.

Parecería como si la luz de la verdad estuviera absolutamente extinguida.

Pero no era así, pues a lo largo de los reinados de Jotam y Ajaz, Isaías estuvo pronunciando su mensaje y que durante el reinado de Ajaz, Miqueas también se encargo de entregar la palabra de YEHOVAH DIOS.

Así terminó el reinado del que probablemente fue el peor rey de Israel. Miqueas, quien profetizó durante el reinado de Ajaz, describe al hombre que completa la maldad con sus manos (Miqueas 7, 3).

La idea es que el hombre persigue el mal con todas sus fuerzas, con sus manos. Bien podría haber tenido al rey Ajaz en mente.

Murió de una muerte natural, aunque fue un miserable tan detestable. YEHOVAH DIOS deja el castigo de muchos perversos y desgraciados hasta el otro mundo.

Ajaz fue malo por elección, persistente en el mal a pesar de la calamidad, blasfemamente rebelde a pesar de las advertencias directas del profeta de YEHOVAH DIOS. Esta actitud del rey hizo la oscuridad más densa.

Deja un comentario