Mosqueteros de Yehovah

1 Reyes Capítulo 9

Versos del 1 al 5

Esto fue algunos veinticuatro (24) años después, que Salomón llegó al trono. La obra del templo y del palacio en Jerusalén habían concluido.

Ahora, Salomón debía de lidiar con la vida después, de haber completado su más grande logro.

YEHOVAH DIOS fue bueno con Salomón, al darle una aparición especial al inició de su reinado (1 Reyes 3, 5-9).

Fue aún mejor de parte de YEHOVAH DIOS, el concederle esta apariencia unica a Salomón la segunda vez.

La gran oración de Salomón en 1 Reyes 8, no significaba nada a menos de que YEHOVAH DIOS hubiera oído la oración.

La verdadera medida de nuestra oración, es la contestación de la misma.

El edificio era la obra de Salomón, hecho en el poder y la inspiración del Altísimo. La consagración del edificio, fue la obra de YEHOVAH DIOS.

Salomón podría construir un edificio, pero únicamente YEHOVAH DIOS lo puede santificar.

La respuesta de YEHOVAH DIOS a la oración previa de Salomón, tenía una gran condición.

Si Salomón andaba delante de YEHOVAH DIOS en obediencia y fidelidad, podía esperar la bendición en su reinado y el reinado de sus descendientes, la dinastía de David duraría para siempre.

Versos del 6 al 9

La promesa positiva de 1 Reyes 9, 1-5 es seguida por una promesa negativa.

Si Salomón o sus descendientes se apartaban de seguir a YEHOVAH DIOS, prometió corregir la desobediencia de Israel, con calamidades que incluyen la destrucción del Templo, lo que podemos admirar hoy.

YEHOVAH DIOS, contestó la oración de Salomón en 1 Reyes 8, pero no era una promesa sin condición, que prometía el bendecir el Templo en cualquier circunstancia.

YEHOVAH DIOS, bendijo el Templo y lo llenó con la Gloria de Su presencia, pero lo echaría delante de su vista, si los reyes de Israel, se olvidaban de someterse voluntariamente a servir a su Nombre TODOPODEROSO.

Con un Templo tan Glorioso, Israel sería tentado a olvidar al nombre de YEHOVAH DIOS del Templo y a hacer un ídolo del Templo de YEHOVAH DIOS.

Aquí YEHOVAH DIOS les dio a conocer, que ÉL jamás bendeciría este error.

Si Israel obedecía, ÉL les bendeciría tanto, que los demás debían de reconocer la mano de YEHOVAH DIOS sobre Israel.

Si Israel desobedeciera, los castigaría tan severamente, que las demás naciones estarían asombradas por el duro trabajo de YEHOVAH DIOS entre un pueblo desobediente, sabrían que es el resultado del juicio YEHOVAH DIOS sobre ellos, por su infidelidad.

Versos del 10 al 14

Tiro, la ciudad prominente de la tierra, justo al norte de Israel (Líbano moderno), era notable por su madera fina.

Esto no era bueno. Jiram si era un amigo tanto de David y Salomón, pero la tierra de Israel, fue dada a Israel por un decreto divino.

El comerciar con la tierra de Israel por un glorioso Templo y palacio no fue una buena idea.

Sin embargo, la transacción pudo haber sido descrita, para mostrar que Salomón era un sutil comerciante y tomó lo mejor de Jiram en estos arreglos.

Salomón, le dio a Jiram algunos insignificantes caseríos y recibió a cambio una gran cantidad de oro.

Está claro, que Jiram consideraba que las caseríos eran inservibles y se airó con Salomón, por darle aldeas “buenas para nada”.

Jiram, le puso por sobrenombre “Cabul” a las ciudades, la cual significa literalmente “bueno para nada”.

Aun cuando estaba disgustado por el cambio, prosiguió con buen humor y le envió a Salomón ciento veinte (120) talentos de oro.

Un talento es calculado como 75,38 libras de oro (34,19 Kilos de oro). Entonces la totalidad es de (3.810 kilos) ofrendado en su totalidad alcanza a más de $50 millones.

No sabemos exactamente porque a Jiram no le gustaron estos caseríos. Quizás, estaba disgustado sabiendo que Salomón hizo algo, que su padre David jamás haría.

Versos del 15 al 24

Salomón levantó este gran impuesto para completar los grandes proyectos de construcción.

La arqueología es testigo de los ambiciosos y exitosos proyectos de construcción de Salomón.

El término Hebreo de “milo”, es probablemente un nombre para la prominente fortaleza que está cerca del Templo y del palacio.

Sin embargo, es posible que describa una terraza arquitectónica y fuente, junto a la cuesta noreste de la colina oriental de Jerusalén, la ciudad de David.

Jazor, Meguido y Gacer, eran tres ciudades fortificadas prominentes en los días de Salomón.

Trabajos recientes, han demostrado que estas tres ciudades tenían ciertas características en común, en cuanto a la peculiaridad de sus características de fortaleza en la era de Salomón.

Con mayor distinción, son los complejos de los portones, las cuales son idénticas en el plan y virtualmente de la misma dimensión en las tres ciudades.

Este, es un compromiso por parte de Salomón, ya que YEHOVAH DIOS, había ordenado que los remanentes de estas tribus, fueran echadas de la tierra, que no fueran usados para pagar tributos de esclavos en Israel.

Sin embargo, Salomón no hizo que los Israelitas realizaran trabajos forzados, pero los usó para vigilar a los remanentes de las tribus Cananeas.

En este sentido, Salomón rompió el compromiso con YEHOVAH DIOS, por su comodidad de utilizar a los gentiles como esclavos tributos para realizar estas obras, quedando los Israelitas como capataces.

Versos del 25 al 28

Salomón, entendía que cumplir con las tres Fiestas obligatorias determinadas por la Ley, era crucial para mantener a los enemigos de Israel a distancia, lo que efectivamente consiguió durante su reinado.

No se presentaba delante del YEHOVAH DIOS con las manos vacías, por el contrario, nadie se comparaba al rey en lo que respecta a sacrificar para las Fiestas de YEHOVAH DIOS

Es difícil el decir con certeza, donde estaba la tierra de Ofir. Algunos sugieren que estaba al sureste de Arabia o al este de la costa de África.

Esto muestra la gran empresa y negocios de la administración de Salomón.

Deja un comentario