Mosqueteros de Yehovah

1 Reyes Capítulo 7

Verso 1

Después edificó y terminó Salomón su propia casa en trece años.

1 Reyes 6, 38 nos dice que Salomón duró siete (7) años en edificar el Templo, pero aquí aprendemos que duró trece (13) años para construir su casa.

EL Templo era glorioso, pero Salomón quería una casa que fuera más gloriosa que el Templo.

Versos del 2 al 12

Tanta madera magnífica del Líbano, fue utilizada para construir el palacio de Salomón, que la llamaron “la casa del bosque del Líbano”, al caminar por los ricos muros de madera del palacio, era como caminar en un bosque.

Las cuarenta y cinco columnas colocadas en la casa del bosque del Líbano, también daban la impresión de estar en un bosque majestuoso.

1 Reyes 10, 16-17 menciona quinientos (500) escudos de oro, que estaban colgados en la casa del bosque del Líbano. Isaías específicamente llamaba a este edificio, una armería en Isaías 22, 8.

Al final de la descripción detallada y magnífica del palacio de Salomón, el escritor también menciona, que algunas de las grandes características arquitectónicas del palacio, fueron también utilizadas en la casa de YEHOVAH DIOS.

Da la impresión, que el palacio de Salomón era mejor que el Templo.

El hecho que los edificios más magníficos en la Europa medieval fueran las iglesias, habla sobre su valor en cuanto a la Fe.

Cuando Salomón hizo su palacio más espectacular que el Templo, hablaba sobre su valor.

Actualmente, los edificios más magníficos son usualmente hechos para los negocios, compras o entretenimiento, lo que dice también acerca de nuestros valores.

Ageo 1, 3-10 habla poderosamente, sobre aquellos que piensan más en su casa, que en la casa de YEHOVAH DIOS.

Versos del 13 al 14

Este hombre Juram era mitad Israelí y mitad Gentil, era el mejor artesano de aquellos lugares. Salomón le contrató para, que hiciera toda la obra de arte fino del palacio y especialmente del Templo.

Versos del 15 al 51

Estas impresionantes columnas fueron tan dignas de notar que tuvieron nombres, llamadas Yaquin y Boaz, mencionado también en 2 Crónicas 3, 17.

La que estaba a la derecha se llamaba “Yaquin” significa “ÉL establecerá” y la de la izquierda se llamó “Boaz” significa “En ÉL está la fuerza”.

Recordatorio permanente hacia cualquier rey sucesor, entender que estaba gobernando por designio y gracia de YEHOVAH DIOS. En YEHOVAH DIOS estaba su fuerza.

Al igual hoy, debemos tener en mente la gracia de YEHOVAH DIOS en nuestras vidas y dependencia absoluta en ÉL.

Algunos creen, que las columnas tenían el significado de recordarle a Israel, las columnas gemelas del Éxodo.

La columna de fuego en la noche y la columna de nube en el día, porque eran constantes recordatorias de la presencia de YEHOVAH DIOS en el desierto.

Cada vez que alguien llegaba a la casa de YEHOVAH DIOS en los días de Salomón, decían “¡Mira! Allí está “ÉL establecerá” y allí está “En ÉL está la fuerza”, colocándolos en el correcto marco de pensamiento para adorar al Altísimo.

Cuando las multitudes se reunían en la mañana y en la tarde para los sacrificios para adorar al Señor, los Levitas dirigían al pueblo que estaba parado frente al Templo con estas dos grandes columnas de bronce detrás de ellos.

Siempre estaba delante de ellos: Él establecerá y En Él está la fuerza. La misma casa de YEHOVAH DIOS era Yaquin y Boaz.

Este Templo fue establecido por YEHOVAH DIOS y edificado por la fuerza de YEHOVAH DIOS.

Cada vez que miraban a ese Templo, sabían que a YEHOVAH DIOS le gustaba establecer y fortalecer su Reino Eterno.

La casa de YEHOVAH DIOS, era un lugar donde el pueblo experimentaba, lo que significaban las columnas.

En esa casa las personas “eran establecidas en su relación” con YEHOVAH DIOS. En esa casa las personas “recibían fuerza” de parte del Altísimo.

De este edificio, debiera de salir a toda la comunidad “Ven aquí y se establecido. Ven aquí y recibe la fuerza de YEHOVAH DIOS”.

El enorme mar de bronce tenía más de 15 pies (5 metros) de diámetro y era utilizado para los lavados ceremoniales conectados con el Templo.

Juram hizo también diez fuentes de bronce, cada fuente contenía 880 litros de agua.

Era utilizado por los sacerdotes para limpiar sus manos y sus pies, quizás también para proveer agua para las vasijas, para el lavado de las ofrendas (2 Crónicas 4, 10). “El aguas salía de los toros que eran parte de la base del Mar”.

El volumen del Mar era de 2.000 batos, generalmente calculado como 44.000 litros.

Había “Una mesa también de oro, sobre la cual estaban los panes de la proposición”, en 2 Crónicas 4, 8 dice que había diez (10) mesas de los panes de la proposición. Aquí son descritas colectivamente, como una unidad.

Todas estas grandes obras de arte y artículos de gran valor, fueron colocadas en el Templo. Incluía diez carros y palas, platos y otros utensilios necesarios para los sacrificios.

YEHOVAH DIOS, le dijo a David que él no podía edificar el Templo, pero David aun juntó utensilios y tesoros para el Templo, que su hijo Salomón construiría (1 Crónicas 29).

2 comentarios en «1 Reyes Capítulo 7»

  1. Es extraordinario como Yehovah nos centra a vivir santamente en su Palabra, para que no nos desviemos en dirigir nuestra mirada en la creación y sino en el CREADOR.

    Responder

Deja un comentario