Mosqueteros de Yehovah

1 Reyes Capítulo 5

Verso 1

Salomón, no era un guerrero o un general. Esta paz fue obtenida por el Rey David y fue disfrutada por el Rey Salomón.

También fue asistida bajo la providencia de YEHOVAH DIOS, por una temporada de debilidad y decadencia de los estados vecinos de Israel.

Versos del 2 al 3

Esta provisión, era para toda la casa de Salomón y para su corte real.

Algunos opinan, que esta cantidad de comida al día podría alimentar entre 15.000 a 36.000 personas. Se proveía considerablemente más, que la casa de Salomón, sin importar lo grande que fuera.

Treinta bueyes gordos en total, es el ganado alimentado en granjas, en contraste con las variedades de pasto al aire libre, cada día.

El coro tiene una equivalencia de 220 litros o cerca de 55 galones. Nos podríamos imaginar 30 tambores o pipas de 220 kilos o de 55 galones, llenos de harina siendo entregados cada día.

“Cien ovejas sin contar los ciervos, gacelas, corzos y aves gordas”, esta lista no tiene el significado de recalcar la opulencia y el lujo, el acento está en que esta provisión diaria, es un indicador de gran prosperidad en la nación.

Versos del 4 al 8

“Cada uno debajo de su parra y debajo de su higuera”, es una expresión proverbial para un tiempo de paz y prosperidad en Israel (Isaías 36, 16; Miqueas 4, 4; Zacarías 3, 10) indicando seguridad de los enemigos externos e internos.

Desafortunadamente, muestra que Salomón no tomó la Palabra de YEHOVAH DIOS con la seriedad que debió tomarla.

En Deuteronomio 17, 16 YEHOVAH DIOS habló específicamente a los futuros reyes de Israel “Pero él no aumentará para sí caballos”.

Uno pudiera argumentar, que si veinte o cien caballos viola el mandamiento de no aumentará para sí caballos, pero ciertamente doce mil caballos es demasiado.

En la corte de Salomón todos sus jefes tenían un trabajo que debían de realizar “cada hombre de acuerdo con su turno”.

Así es exactamente, en el Reino de nuestro Señor Yeshúa Ha Mashiaj. Si verdaderamente somos de Él, Él nos ha llamado a algún trabajo y cargo, es su voluntad que realicemos ese trabajo con diligencia.

No debemos de ser caballeros descansando, sino hombres laboriosos, no vagos, sino trabajadores, no brillar por la ausencia, sino ser antorchas encendidas.

Muchas viudas dan sus monedas a la ofrenda y si la misma proporción se diera, entre aquellos que son ricos, el oro no sería un metal raro en la tesorería de YEHOVAH DIOS.

Un diezmo puede ser mucho para algunos, pero la mitad pudiera no ser suficiente para otros. Que sea así “Cada hombre de acuerdo con su cargo”, como para medir también sobre el asunto.

Versos del 9 al 11

En los años gloriosos del reino de Salomón, él utilizó la gran sabiduría que YEHOVAH DIOS le dio.

Tristemente, él no siempre utilizó esta sabiduría y después se deslizó de su devoción y adoración al TODOPODEROSO (1 Reyes 11, 1-11).

Salomón, se volvió un hombre prominente y famoso, aún entre reyes. En un sentido fuerte, este es el cumplimiento de la gran promesa hacia un Israel obediente descrito en Deuteronomio 28.

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de YEHOVAH DIOS, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también YEHOVAH DIOS exaltará sobre todas las naciones de la tierra” (Deuteronomio 28, 1)

Etán es el autor de Salmos 89 y Hemán el autor de Salmos 88. Los otros nombres son solamente mencionados en este pasaje.

Versos del 12 al 14

La gran sabiduría de Salomón, una sabiduría de inspiración divina, de hecho hace una considerable porción del Libro de los Proverbios.

Salomón compuso muchos cantares pero pocos salmos, en el sentido de que David era el dulce cantor de Israel (2 Samuel 23, 1). Esto retrocede hacia la inferior relación de Salomón con YEHOVAH DIOS, comparada con la de su padre, David.

La sabiduría de Salomón, no solamente fue aplicada a entender la vida y los problemas humanos, sino también en entender el mundo que le rodeaba. Él tenía un intelecto y una habilidad para entender que fue dado de manera divina.

Las categorías antiguas, colocan al cedro en la cima de la lista de las plantas y al hisopo en el nivel inferior, así, los intereses botánicos de Salomón tenían todo incluido.

Mientras este hecho refleja, la educación de Salomón como un hombre sabio, en comparación con aquellos de otros estados contemporáneos de sus días en logros literarios y científicos, no era una simple retórica.

La creación de jardines botánicos y zoológicos en la ciudad capital, era un logro alardeado por muchos reyes.

Versos del 15 al 20

David, fue un poderoso guerrero en contra de los enemigos de Israel. Pero él no tuvo a cada nación vecina, como un enemigo.

Él sabiamente construyó alianzas y amistades con las naciones vecinas, el beneficio de ello, también alcanzó a Salomón.

Hiram, es una abreviación de “Ahiram”, la cual significa “Hermano de Carnero”, “Mi hermano es exaltado”, “Hermano del sublime”.

Los arqueólogos han descubierto un sarcófago real, en Biblos de Tiro que data alrededor de 1200 a.C. inscrito con el nombre del rey “Ahiram”, aparentemente le pertenecía al hombre en este pasaje.

Esto significa, que David le contó a Hiram cosas espirituales, aunque no entendía o tuviera interés en ello, como si Hiram fuera ya un Israelita.

Este capítulo trata, con el trabajo de Salomón para obtener los materiales para construir el templo.

Pero David estaba tan interesado en esta obra, que él mismo ya había reunido muchas provisiones necesarias para construir el templo (1 Crónicas 22, 4).

“El poner a los enemigos debajo de los pies”, era un hecho simbólico que marcaba la conquista. En el arte contemporáneo, los enemigos son representados como una tarima (Salmos 110, 1).

La palabra enemigos, aquí es literalmente Satanás. El Vulgo Latín traduce a esto “ni Satanás”.

Por supuesto, Salomón no edificó un templo para un nombre sino para YEHOVAH DIOS viviente.

Los templos paganos son intencionados, por sus edificadores, para una residencia real del dios, pero Salomón sabía que el cielo de los cielos no le podían contener, mucho menos una casa la cual él estaba a punto de edificar.

Los cedros del Líbano, eran legendarios por su excelente madera. Esto significa, que Salomón quería construir un templo con los mejores materiales disponibles.

Los sidonios, eran conocidos como artesanos de la madera en el antiguo mundo, un hecho comprobado por la famosa Piedra Palmero.

Su inscripción de alrededor de 2200 a.C. nos narra, sobre barcos que llevaban madera que zarpaban de Biblos a Egipto unos cuatrocientos años antes.

La habilidad de los Sidonios, estaba expresada en su habilidad para seleccionar los árboles más aptos, el saber el tiempo correcto para cortarles, hacerles caer con cuidado y posteriormente tratar las vigas.

También significa, que Salomón estaba dispuesto a edificar este gran templo a YEHOVAH DIOS con la madera de los “Gentiles” y el utilizar la mano de obra de los “Gentiles”.

Versos del 21 al 26

No podemos decir si Hiram era un hombre salvo, pero él ciertamente respetaba a YEHOVAH DIOS de Israel, fue sin duda la influencia piadosa de David sobre Hiram.

Salomón le ofreció a Hiram, lo que él quisiera como pago por la madera para construir el templo (1 Reyes 5, 6). Hiram no tomó una ventaja injusta, pidiendo solamente de comer para su familia.

Al mismo tiempo, él esperaba que se le pagara, sus servicios y el servicio de su pueblo no eran un regalo o un sacrificio.

Estos son muchas buenas personas, que se mezclaron con una obra religiosa y hablaban de ellos como si estuviera muy cerca de su corazón, quienes tenían una visión aguda para tomar la ventaja que tenían.

Salomón, en su sabiduría dada por YEHOVAH DIOS, continuó con la amistosa relación entre Israel y el Líbano.

Versos del 27 al 28

Esta enorme fuerza laboral, muestra que el templo solamente podría ser edificado, cuando Israel pudiera costearse la mano de obra y los materiales.

Solamente podría ser edificado bajo la paz y prosperidad, ganada por David y disfrutada por Salomón.

La sabiduría de Salomón, era evidente en la manera en la que él empleaba este gran personal.

Primero, él sabiamente delegó las responsabilidades a hombres como Adoniram. Segundo, en lugar de hacer trabajar a los Israelitas constantemente lejos de Israel y del hogar, él hizo que trabajaran en turnos.

Versos del 29 al 32

“Setenta mil que llevaban las cargas y ochenta mil cortadores en el monte”, parece describir la cantidad de esclavos Cananeos que Salomón utilizó.

“Los principales oficiales de Salomón que estaban supervisando la obra, tres mil trescientos”, era el equipo de “gerencia intermedia”, que administraba la obra de la construcción del templo.

Esto literalmente es “piedras de calidad”, mostrando que Salomón utilizó materiales de alta calidad, aún en la base, donde las piedras no se podían ver.

Estos de Guebal eran los habitantes de Biblos, al pie del Monte Líbano, al norte de Sidón, en la costa del Mar Mediterráneo.

Deja un comentario