Mosqueteros de Yehovah

1 Reyes Capítulo 2

Versos del 1 al 4

David, el hijo de Jesé, el rey más grande de Israel, aparte del Mesías, reconoció que él solo era un hombre y que compartía el mismo destino de todos en la tierra.

Sabiendo que él pronto pasaría de esta vida, David le da una última palabra a Salomón.

Un registro expandido, del encargo de David a Salomón está en 1 Crónicas 28 y 29. Especialmente enfatiza, el deber de Salomón para construir el templo.

David también sabía, que Salomón no podía ser fuerte o valiente, sin un compañerismo obediente con YEHOVAH DIOS. En dicho lugar, de compañerismo obediente, Salomón prosperaría en todo lo que él hiciera.

David, tiene una razón general para exhortar a Salomón hacia la obediencia, pero él también tiene una razón específica, una promesa específica de YEHOVAH DIOS.

Le prometió a David que siempre y cuando sus hijos caminaran en obediencia, ellos mantendrían el trono de Israel.

Esta es una promesa que no importaba lo que los Asirios, Egipcios o Babilonios hicieran, siempre y cuando los hijos de David, fueran obedientes y siguieran a YEHOVAH DIOS con su corazón y de toda su alma, YEHOVAH DIOS establecería su reino. ÉL se encargaría de lo demás.

Podríamos envidiar a los hijos de David, porque tenían tal promesa, pero nosotros tenemos una promesa similar de parte de YEHOVAH DIOS.

Yeshúa Ha Mashiaj dijo en Mateo 6, 33 “Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura”.

YEHOVAH DIOS promete, que si le ponemos en primer lugar, ÉL se encargará de lo demás.

Versos del 5 al 9

David quiere, que Salomón comience su reinado con justicia y el traer primero justicia a Joab, quien era culpable del asesinato tanto de Abner, el general del ejército de Israel bajo Saul (2 Samuel 3, 27) y de Amasa, uno de los comandantes del ejército de David (2 Samuel 20, 9-10).

Joab, es uno de los personajes más complejos del Antiguo Testamento, era ferozmente leal a David, pero no obediente, desobedeció, era astuto y despiadado para fomentar su propia posición.

David ni siquiera menciona el asesinato de Absalón por parte de Joab, la cual David le ordenó que no lo hiciera (2 Samuel 18), quizás David reconoció que Absalón debía morir por su traición y por el intento de asesinato en contra de él.

Él también quería, que Salomón hiciera justicia a aquellos que le ayudaron, en los momentos de gran necesidad.

El comer en la mesa del rey, era el equivalente de tener una pensión, el beneficiario recibiendo una cuota real regular de comida, ropa, casa y tierra para su sostén y el de su familia.

David juró, que no mataría al detestable rebelde Simeí (2 Samuel 16, 5-13).

Versos del 10 al 12

Esta frase se hará común a través de 1 y 2 Reyes, para describir el paso de un rey de este mundo. David pasó de esta vida a su descanso y recompensa eterna.

Así terminó la vida terrenal, de uno de los hombres más grandes sobre la tierra, murió en buena vejez, lleno de días, de riquezas y de gloria, 1 Crónicas 29, 28.

De su adulterio y asesinato, no escuchamos ninguna palabra, porque él había hecho una paz exhaustiva con YEHOVAH DIOS, por los pecados de toda su vida.

La tumba de David, era conocida en los tiempos de Yeshúa Ha Mashiaj y de los apóstoles, de acuerdo con Hechos 2, 29, así como el tiempo del escritor Cristiano Jerónimo.

Lo que actualmente, es conocido en Jerusalén como la Tumba de David, no es la genuina tumba, que era conocida en los tiempos antiguos.

De acuerdo con 2 Reyes 11, 10, las armas de David fueron preservadas como reliquias en el santuario, Josefo señala que otros tesoros representativos de su reinado, fueron enterrados con él en su tumba.

Esta es una frase, que muestra el cumplimiento de la promesa hecha a David en 2 Samuel 7, 12-16.

Esa promesa fue finalmente cumplida en Yeshúa Ha Mashiaj, el Hijo de David, pero también tuvo un cumplimiento definido y parcial en Salomón.

Con Salomón comenzó, en algún sentido, el periodo más espléndido de la historia de Israel. El esplendor fue material y mental. Lo espiritual estaba notablemente ausente.

Versos del 13 al 18

“¿Es tu venida de paz?” pregunta válida. Adonías intentó suceder a David como rey sobre Israel, pero fue alejado de establecer su reino cuando Natán y Betsabé le advirtieron a David. Adonías tenía razones para desear vengarse de Betsabé.

Él sufría ilusiones de grandeza, se imaginaba un amplio apoyo popular para ser el rey, solo tenía unos descontentos con influencia para apoyarle y rápidamente desertaron, cuando fue evidente que David favoreció a Salomón (1 Reyes 1, 49).

Abisag, era posiblemente una concubina de David y por lo tanto, estaba legalmente ligada a él. Ese lazo fue roto por la muerte y ahora Adonías, quiere tomar a la “viuda concubina” como esposa.

Adonías quería más, que la belleza de Abisag (1 Reyes 1, 3-4). En 2 Samuel 16, 20-23 Absalón, el hermano de Adonías, afirmó su reclamo rebelde en el trono de David, al tomar las concubinas de David para sí mismo.

Él quiere declarar o elaborar un reclamo del trono de Salomón, al tomar la viuda concubina de David como su esposa. Esta idea tiene ejemplos históricos.

Entre los antiguos Persas y Árabes, el nuevo rey tomaba el harem del rey anterior.

Versos del 19 al 21

Ella sabía, que esta era una petición indignante, pero estuvo de acuerdo llevarla a Salomón. Betsabé consideró, que era mejor que Salomón supiera lo que Adonías quería hacer.

Betsabé sabía, que no era una pequeña petición, está siendo sarcástica para hacer que la petición de Adonías, se vea aún más ofensiva a los oídos de Salomón.

Versos del 22 al 25

Salomón entendió la situación perfectamente, sabía que este era el intento de Adonías, para declarar o elaborar un reclamo sobre el trono de Israel.

Él tenía celo para traer justicia a Adonías, debido a que él sabía que YEHOVAH DIOS le había dado el trono de Israel.

Salomón simplemente actuó de acuerdo a los “términos de libertad condicional” que le fue concedido a Adonías en 1 Reyes 1, 52 “Si él fuere hombre de bien, ni uno de sus cabellos caerá en tierra; más si se hallare mal en él, morirá”.

Adonías hizo una petición impía y traicionera, fue ejecutado a causa de ello.

Versos del 26 al 27

Abiatar, merecía la muerte, porque él apoyó a Adonías como el siguiente rey, desafiando así la voluntad de YEHOVAH DIOS y la voluntad del Rey David (1 Reyes 1, 7).

Esto era traición en contra de YEHOVAH DIOS y el Rey de Israel.

Salomón mostró misericordia y sabiduría con Abiatar. La misericordia, fue mostrada al librar la vida de Abiatar a la luz de su pasado, teniendo la posición de Sumo Sacerdote y al ser partidario de David.

La sabiduría, fue mostrada al exiliarle y al decirle, “pero no te mataré hoy.” Salomón dejó que Abiatar supiera, que él aún podría ser ejecutado.

Esto se refiere a las profecías encontradas en 1 Samuel 2, 27-36 y 1 Samuel 3, 11-14.

Al remover a Abiatar del Sacerdocio, Salomón, sin una intención directa, cumplió la promesa de juicio en contra de la casa de Elí, hecha algunos cien (100) años antes de que Salomón tomara el trono.

Versos del 28 al 35

Joab apoyó a Adonías, en su traicionero intento para obtener el trono de David. Ahora imita el intento de Adonías para hallar refugio al asirse de los cuernos del altar, como Adonías (1 Reyes 1, 50-53).

No sabía a donde huir, huyó a los cuernos de un altar, a los cuales mostró poco respeto durante toda su vida.

Era un hombre duro de guerra y temía en poco a YEHOVAH DIOS, al Tabernáculo, Sacerdotes o el Altar, pero cuando estuvo en peligro huyó hacía aquello que había evitado, buscando refugio en lo que había descuidado.

Aunque casi era una costumbre universal, en el antiguo mundo el hallar Santuario en un Altar Santo, Salomón sabía, que esta antigua costumbre, no era utilizada en Israel para proteger a un hombre culpable.

“Pero si alguno se ensoberbeciere contra su prójimo y lo matare con alevosía, de mi altar lo quitarás para que muera” (Éxodo 21, 14), Joab se rehusó a irse, Salomón mandó que lo ejecutaran allí en el Altar.

Hubiera sido un insulto a la justicia, el no haber tomado la vida de Joab. David, fue culpable en retrasarlo por tanto tiempo, probablemente las circunstancias de su gobierno no lo permitían.

Nuestro destino no es determinado por nuestros antepasados, sino por nuestra relación actual con YEHOVAH DIOS.

David, reforzó este principio con Salomón, anteriormente en este capítulo al recordarle lo que YEHOVAH DIOS prometió Vs 4.

Versos del 36 al 46

Simeí, estaba asociado con la casa del anterior Rey Saul y se mostró a sí mismo, como una amenaza para la Casa de David (2 Samuel 16, 5-8).

David, instruyó a Salomón que no permitiera a Simeí morir en paz Vs 8. Salomón comenzó a tratar con Simeí, al colocarle bajo arresto domiciliario.

Simeí sabía que Salomón, era misericordioso y generoso con él, no solamente estuvo de acuerdo sino agradecido por su palabra.

Salomón extendió misericordia a Simeí, pero Simeí la abusó y tomó ventaja de ello, ya sea por negligencia u olvido, es criminal el descuidar u olvidar un pacto real.

Este capítulo demuestra, que el trono de Salomón estaba seguro al término de una fecha temprana, no como el reino de David o Saul.

Esta demostración inicial de justicia, fue importante que Salomón la llevara a cabo.

Pensaba, que mientras hombres tan malos quedaran sin castigar, la nación no prosperaría, fue un acto de justicia, la cual YEHOVAH DIOS requirió que llevara a cabo, para que así establecer y perpetuar su trono.

Digno de honor, es que nosotros actuemos con diligencia en matar a nuestros principales predominantes pecados rebeldes, que amenazan a nuestras preciosas almas.

1 comentario en «1 Reyes Capítulo 2»

  1. Gloria a YEHOVAH por su Bendita Palabra. En anteriores ocasiones había leído la parte en la que Betsabé le pide a Salomón que le entregue la muchacha en esposa a Adonías, y me parecía extraño el por qué habia ordenado su muerte de esa manera. Asi como no entendía lo que significaba asirse a los cuernos del altar. Gloria a YEHOVAH que ahora puedo entenderlo por tener el contexto y el respaldo en las citas de los libros que ya hemos estudiado.

    Responder

Deja un comentario