Mosqueteros de Yehovah

1 Crónicas Capítulo 28

Verso 1

La asamblea de Israel se reúne para escuchar al rey David. Fue la ceremonia pública de David donde le “pasó la antorcha” a Salomón, con un énfasis en la responsabilidad de construir el templo.

A pesar de esto, otro hijo de David (Adonías, en 1 de Reyes 1-2) intentó tomar el trono cuando David murió.

Puede ser que se trate del grupo de personas mencionado colectivamente en los capítulos anteriores.

La ocasión para los capítulos finales de 1 de Crónicas es una continuación de lo que se introdujo en el capítulo 23, la reunión de los líderes de Israel por parte del rey David (23, 2; 28, 1; 29, 1).

Versos del 2 al 8

David habla a la asamblea de Israel, puesto que esto sucedió hacia el final de su vida, su salud se estaba deteriorando (1 de Reyes 1, 1-4).

El cronista señala la postura de David porque tomando en cuenta su edad y el ambiente, fue una escena dramática.

A pesar de que David quería construirle a YEHOVAH DIOS una casa, YEHOVAH amablemente rechazó su oferta y le propuso construirle una casa para él, en el sentido de una dinastía real duradera (2 de Samuel 7).

Significativamente, David llama al Templo una “Casa de Descanso”. Como en el caso del día de descanso de YEHOVAH DIOS en la creación (Génesis 2,1-3).

El reposo de YEHOVAH DIOS representa la terminación de su obra.

La idea del descanso era tan importante para el Templo que a pesar de que el rol de David como “hombre de guerra” era una parte vital para las preparaciones del Templo, para crear las condiciones necesarias para el trabajo, lo descalificó para construir el templo él mismo.

Solo Salomón, el “hombre de paz” (1 Crónica 22, 9), estaba suficientemente preparado para la tarea.

Este fue un acontecimiento significativo porque nunca antes había existido una monarquía hereditaria en Israel. Saúl, el anterior rey de Israel no fue sucedido por ninguno de sus hijos.

YEHOVAH DIOS prometió que, si los descendientes reales de David permanecían obedientes, ÉL protegería su trono y al reino de Israel y siempre habría un descendiente de David reinando sobre Israel.

Esta fue una exhortación importante y bien elegida para el pueblo de Israel.

· Fueron exhortados a tener cuidado, en el sentido que tenían que considerar esta responsabilidad como importante y digna de atención.

· Fueron exhortados a inquirir los mandamientos de YEHOVAH DIOS, escudriñando las Escrituras diligentemente.

· Fueron exhortados a guardar todos los preceptos y a no ponerse en riesgo enfocándose en solo unos pocos mandamientos favorecidos.

Versos del 9 al 10

David le habla a Salomón, la exhortación de David para Salomón comienza con el aspecto más importante, hacer hincapié en un compromiso genuino a tener una relación real con YEHOVAH DIOS viviente.

David básicamente le dijo a Salomón “El secreto de mi éxito, ha sido mi relación con YEHOVAH DIOS. Tú necesitas procurar la misma relación”.

David también exhortó a Salomón a servir a YEHOVAH DIOS con todo su corazón y ánimo.

Algunas personas son todo corazón y no ánimo en su servicio a YEHOVAH DIOS, otros son todo ánimo y no corazón. Ambos aspectos son importantes para servirle realmente.

Observamos que la orden de reconocer vino antes de la de servir. Conocer a YEHOVAH DIOS es servirle.

Todo el fracaso en el servicio es el resultado de la pérdida de la Visión de YEHOVAH DIOS, de malinterpretarlo debido a estar distanciados de ÉL.

David le dio a Salomón una razón para comprometer su corazón y su ánimo a YEHOVAH DIOS, porque YEHOVAH escudriña los corazones de todos y entiende todo intento de los pensamientos.

Cuando entendemos bien a YEHOVAH DIOS y a su Omnisciencia, le Servimos de una manera mucho más natural, como deberíamos.

Si tú le buscas, lo hallarás, más si lo abandonas ÉL te desechará para siempre. Ambos demostraron ser verdad en la vida de Salomón.

Cuando Salomón buscó a YEHOVAH DIOS en Gabaón, definitivamente lo encontró (1 de Reyes 3, 1-15).

Cuando Salomón se olvidó de YEHOVAH DIOS, fue desechado, lo podemos ver en 1 de Reyes 11, 1-13.

David concluyó su exhortación a Salomón con la orden más importante, construir el Templo.

Todos los exhaustivos preparativos de David no servirían de nada, si Salomón no completaba el trabajo que David había comenzado.

Versos del 11 al 13

David le da a Salomón los planos para el Templo, considerando todas las cosas juntas, David hizo casi todo para la construcción del Templo a excepción de construirlo.

Le dio a Salomón seguridad, una locación, la tierra, el dinero, los materiales, personal de supervisión, trabajadores y un equipo organizado para dirigir el Templo.

David también le dio a Salomón su hijo el plano, igual que con la organización de los siervos del templo (2 de Crónicas 29, 25), estos detalles prácticos fueron inspirados por el Espíritu Santo, no por ingenio humano.

Versos del 14 al 19

Los ornamentos del templo están en estos seis versículos, mencionan oro once (11) veces. David acumuló una increíble cantidad de oro para los ornamentos del Templo.

Para el carro de los querubines de oro, llamados así, porque YEHOVAH DIOS se sentó en medio de ellos (Salmos 99, 1), cabalgó sobre ellos (Salmos 18, 10).

Los ángeles, representados por esos querubines, son llamados los carros de YEHOVAH DIOS (Salmos 68, 17).

Como con la organización de los siervos y los constructores del Templo y los planos, YEHOVAH DIOS también le habló a David sobre estos ornamentos para el Templo.

Versos del 20 al 21

Él encargo final de David para Salomón, donde David hace eco de la exhortación que YEHOVAH DIOS le hizo a Josué antes de que dirigiera a su pueblo a la Tierra Prometida (Josué1, 5-7).

Esto fue apropiado ya que Moisés fue un gran líder que solo pudo guiar al pueblo de Israel hasta cierto punto, el resto le correspondía a Josué. El mismo patrón aplicaba a David y a su sucesor Salomón.

Al describir los planes de David para construir el Templo, Crónicas ha prestado especial atención a retratarlo como un segundo Moisés y a Salomón como un segundo Josué.

Es fácil ver qué importante era esto para David. Había dedicado un enorme esfuerzo para preparar el templo, pero todo habría sido en vano si Salomón no llegaba a hacerlo.

Podemos imaginarnos a David entregando los rollos a Salomón con los planos para la construcción del Templo y la organización de Su Servicio. Ahora el trabajo estaba en manos del hijo de David Salomón.

3 comentarios en «1 Crónicas Capítulo 28»

  1. Yehovah Dios es fiel, con sus hijos amados, y el desea que nosotros seamos reflejo de su carácter santo, que todo lo que hagamos sea de bendición para bendecir, David dejo todo en manos de Yehovah Dios para que se cumpliera la promesa de la construcción de su Casa por medio de Salomón, el hombre hace lo natural y Yehovah Dios lo sobrenatural.

    💙💙💙

    Responder
  2. YEHOVAH DIOS PADRE es fiel y vemos que cómo Padres estamos llamados a instruir a nuestros hijos en el camino de la Palabra de YEHOVAH para así infundir propósitos conforme al Reino de YEHOVAH en ellos, para que sean administradores fieles de los recursos Materiales y Espirituales que reciben de nosotros en herencia

    Responder
  3. Resalta para mi en este capítulo:

    1- Es maravilloso todo lo que YEHOVAH puede hacer por un Israel OBEDIENTE, porque sus promesas siempre estan supeditadas a la obediencia

    2- El hecho de que David enseñara a Salomón que la promesa de YEHOVAH sobre su dinastía iba a cumplirse siempre que él se mantuviera priorizando la relación con YEHOVAH no era más que la vivencia que Él había tenido de YEHOVAH toda su vida porque verdaderamente le conocía.

    3- A pesar de que YEHOVAH le habia dicho a David que él no sería quien le construyera el templo sino Salomón, ahí vemos que era verdadero el deseo de David al ocuparse en vida de adelantar planificadamente todo lo que pudiera para dejar a su hijo y que fuera él quien ejecutara la obra.

    Responder

Deja un comentario