Mosqueteros de Yehovah

Tobías Capítulo 3

Versos del 1 al 6

En estos versos se observa la Oración de Tobías, gimiendo empezó a orar con lágrimas, y dijo: “Justo eres, Señor, y justos son todos tus juicios; todos tus caminos son misericordia, verdad y justicia”.

Ahora Señor, acuérdate de mí, no tomes venganza de mis pecados y no traigas a tu memoria mis delitos, ni los de mis padres.

Por cuanto no hemos obedecido tus mandamientos, por eso hemos sido entregados al saqueo, a la esclavitud y a la muerte, hemos venido a ser la fábula y el escarnio de todos los pueblos, entre los cuales nos has desparramado.

Por eso, son ahora tan grandes tus juicios, oh Señor, porque no hemos obrado según tus preceptos, ni procedido sinceramente delante de Ti.

Y ahora, Señor, haz conmigo conforme a tu voluntad, manda que sea recibido en paz mi espíritu, pues mejor me es morir que vivir”.

Nada glorifica tanto a YEHOVAH DIOS como el elogio de su misericordia, Salmo 135.

En estas palabras se inspira la antífona de la preparación a la Misa y de los Salmos penitenciales.

Tobías en su humildad se siente responsable hasta por los pecados de otros, acto muy grato a YEHOVAH DIOS, quien quiere que seamos como hijos de una misma familia. Dan. 9, 5.

Versos del 7 al 10

En estos versos explican la Aflicción de Sara

Aquel mismo día aconteció en Rages, ciudad de la Media, que Sara, hija de Ragüel, oyó las injurias de una de las criadas de su padre, porque Sara había sido dada en matrimonio a siete maridos y un demonio llamado Asmodeo les había quitado la vida luego que entraron a ella.

Rages, una de las más antiguas ciudades de Persia, situada al este de Teherán, era la ciudad de Gabelo (1, 16-17).

Aquí se lee mejor con el texto griego: Ecbátana y lo mismo siempre que se habla del lugar donde habitaba Ragüel. Ambas poblaciones eran vecinas, según se ve en Tobías 5, 6.

Cuando reprendió a la muchacha por una falta, ésta le replicó diciendo: “Nunca jamás veamos sobre la tierra hijo ni hija nacida de ti, homicida que eres de tus maridos. ¿Por ventura quieres matarme también a mí, como has hecho ya con siete maridos?”.

Oyendo estas palabras subió Sara al cuarto más alto de su casa, donde pasó tres días y tres noches sin comer y beber, para estar sola con YEHOVAH DIOS en oraciones y ayuno.

El Misericordioso y Justo no tardará en oírla.

Versos del 11 al 15

Aquí se presenta la Oración de Sara y como perseverando en oración suplicaba a YEHOVAH DIOS con lágrimas que la librase de este oprobio.

Al tercer día concluyó su oración y bendiciendo a YEHOVAH DIOS, dijo: “Bendito sea tu nombre, oh Dios de nuestros padres, que después de haberte enojado usas de misericordia, y en tiempo de la tribulación perdonas los pecados a los que te invocan.

A Ti, Señor, vuelvo mi rostro, a Ti levanto mis ojos. Te ruego, Señor, que me libres del lazo de este oprobio, o que por lo menos me saques de este mundo.

Tú sabes, Señor, que nunca he codiciado varón y que he conservado mi alma limpia de toda concupiscencia. Jamás estuve con gente frívola, ni tuve trato con los que se portan livianamente.

Si consentí en tomar marido, fue en tu temor, y no por un afecto sensual mío. Así que, o yo fui indigna de ellos, o acaso ellos no fueron dignos de mí; porque me has reservado Tú tal vez para otro esposo.

Pues tus designios sobrepujan la capacidad de los hombres. Mas esto es seguro que todo aquel que te adora y cuya vida ha sido aprobada, será coronado; que en caso de haber sido atribulado será librado, y si el castigo descargare sobre él, podrá acogerse a tu misericordia.

Porque Tú no te deleitas en nuestra perdición, puesto que después de la tempestad das la bonanza, y después de las lágrimas y el llanto, infundes la alegría. ¡Oh Dios de Israel, bendito sea tu nombre por los siglos!”.

Versos del 16 al 17

Nos demuestran estos versos como las Oraciones llegan al trono del Padre y son contestadas.

Fueron oídas al mismo tiempo las plegarias de ambos en la presencia de la majestad del soberano YEHOVAH DIOS.

Fue enviado Rafael, el santo ángel del Altísimo, para que sanase a ambos, cuyas oraciones habían sido presentadas a un tiempo delante de YEHOVAH DIOS.

¡Aun cuando estás irritado usas de misericordia! Job 33, 24-27, ampliado este bellísimo concepto sobre el Corazón paternal de YEHOVAH DIOS.

¡Qué elogio para una niña! Efesios 5, 4; 2 Timoteo 2, 22.

Muchas personas eminentes en virtud han caído en el abominable vicio y han perdido la más hermosa de las virtudes a causa de la falsa seguridad, dice San Jerónimo “Nadie tenga demasiada confianza. Quien es santo, no por esto es impecable”.

Bien pronto YEHOVAH DIOS premiará la virtud de Sara.

Rafael significa en hebreo “YEHOVAH DIOS sana”.

San Jerónimo dice, que cuando YEHOVAH DIOS quiere curar a alguno, envía al santo ángel Rafael, cuyo nombre indica que de YEHOVAH DIOS nos viene la verdadera medicina y toda salud.

1 comentario en «Tobías Capítulo 3»

  1. Me encanta como Rafael le comenta a Tobías que Sara es la mujer que YEHOVAH Dios le ha reservado desde la eternidad. Y estoy plenamente convencida de que asi hace YEHOVAH con cada una de sus hijas, pues tiene cuidado de ellas para entregarlas bajo el cuidado de hombres santos.

    Me llama especialmente la atencion lo que dice el versiculo 19: Cuando Tobías oyó lo que dijo Rafael, que Sara era parienta suya, de la familia de su padre, sintió por ella mucho cariño y se enamoró de ella.

    Esto muestra que asi como su padre, Tobías tenia tanto Temor por YEHOVAH, que no le importó si era bonita o no, que sería la heredera de su padre, ni ninguna de las muchas cualidades que pudiera tener, sino que identificó y dijo: SI ESTA ES LA QUE YEHOVAH ME HA DADO, ME ES MAS QUE SUFICIENTE; TENGO CONTENTAMIENTO EN ELLO.

    Responder

Deja un comentario