Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 55

El título de este Salmo es, “al músico principal en Naigot. Masquil de David”.

El Salmo describe un tiempo de algún tipo de rebelión o de batalla del poder en contra de David y un líder clave en la lucha, era un asociado confiable el cual traicionó a David.

La ciudad es peligrosa debido a la rebelión y David clama a YEHOVAH DIOS. La mayoría de los comentaristas colocan este Salmo a la rebelión de Absalón (2 Samuel 15-18) y al asociado confiable como Ajitofel.

Partes de este Salmo parecen encajar con la rebelión de Absalón, pero otras partes no. Es difícil imaginar a David deseando que Absalón esté en el infierno (Verso 16) cuando él ni siquiera quería que muriera.

Pudiera ser que los eventos conectados con este Salmo no están registrados en la sagrada historia de la vida de David.

Versos del 2 al 5

Miseria en la opresión, percibimos en la oración de David un sentimiento de distanciamiento por parte de YEHOVAH DIOS, como si ÉL se estuviera escondiendo de David.

David le pide a DIOS, “está atento y respóndeme”, creía que podía enfrentar cualquier cosa con el fuerte sentido de la presencia y agrado de YEHOVAH DIOS.

Al principio de este Salmo David tenía poca Paz, estaba clamando, quejándose y conmovido, necesitaba la ayuda de YEHOVAH DIOS.

David fue angustiado a causa de la voz del enemigo, este Salmo parece enfatizar a un enemigo en singular en lugar de varios enemigos y por la opresión del impío. Ellos odiaban a David y le causaron gran iniquidad.

Versos del 6 al 9

Luchando por el temor.

El estrés de esta crisis le causó a David una angustia mental, incrementada por un peligro real de la muerte, hizo que David temblara de temor y sintiera que el terror le había cubierto.

David deseaba que solo pudiera escapar ese terror el cual llenaba su situación, y que escapara hacia el desierto.

Es probable que David escribiera esto bajo la angustia e intrigas del poder una vez que llegó al trono, deseaba los días simples cuando repetidamente veía la fidelidad de YEHOVAH DIOS en el desierto.

Si David tuviera las alas de un ave, simplemente escaparía de sus problemas actuales, la mayoría de las personas se identifican con el deseo de David.

Versos del 10 al 12

De la referencia repetida en la manera de hablar sobre sus enemigos (verso 4, 10, 11 y 12) se intuye algún tipo de ataque silencioso sobre David que era lo suficientemente serio para poner en peligro su vida.

Aquí él oraba para que YEHOVAH DIOS confundiera a aquellos que hablan mal en contra de él.

Si este Salmo está conectado con la rebelión de Absalón y la traición de Ajitofel, la respuesta a la oración está registrada en 2 Samuel 17, 1-23 cuando hubo una división de opinión entre los consejeros de Absalón sobre Ajitofel y Jusai.

Los ataques en contra de David pudieron haber empezado con palabras, pero no terminaron con ello.

Las personas caminaban por la ciudad día y noche causándole problemas, la crisis que estaba a la puerta no era un simple problema para el Rey, sino para todo el pueblo de YEHOVAH DIOS en general.

La inestabilidad e intriga hicieron que toda la ciudad estuviera insegura.

Versos del 13 al 15

Una reflexión sobre la amargura de la traición de un amigo.

David habló de una persona en específico, la cual habló en contra (afrentó) de él. Este era alguien que una vez estuvo alineado con David, sin embargo se alzó contra él.

El hombre sin nombrar era un compañero y amigo para David, Verso 15.

Verso 16

Pidiendo a DIOS que tome venganza.

Esta declaración fuerte y notable de parte de David muestra que tan peligroso era este hombre para la paz del pueblo de YEHOVAH DIOS y que tan profundamente había herido a David.

Era una oración fuerte, pero era una oración que dejaba la venganza en las manos del Justo Juez, venganza que se rehusaba a realizarla él mismo.

David clamó al Todopoderoso para que trajera un juicio severo debido a que las maldades estaban arraigadas profundamente en ellos.

Versos del 17 al 20

Hallando descanso en DIOS, David cambia abruptamente de la destrucción a declarar una confianza serena en YEHOVAH DIOS.

Es una indicación más de que él fue capaz de dejar su crisis y sus enemigos, en las manos del Señor, quien lo salvaría.

La seguridad de David en YEHOVAH DIOS estaba arraigada en una dependencia sincera sobre el Altísimo, demostrada por una oración constante.

David sintió que su alma había sido rescatada, comprada o redimida, de una confusión y crisis hacia la paz.

La batalla continuó, aun habían muchos contra él, pero su alma estaba en paz.

David estaba confiado en que el Creador Eterno escucharía su oración.

El sentido de la frase “por cuanto no se convierte” se refiere a la idea de que no cambian para el bien, en su ambición carnal la única justicia que persiguen es la de su conveniencia.

Versos del 21 al 22

La traición del enemigo de David, el enemigo de David, que no es nombrado, asumimos que pudo haber sido su amigo y antiguo consejero Ajitofel abuelo de Urías, también fue traicionero, quebrantando las relaciones pacíficas y quebrantando acuerdos con los demás.

Utilizando repletas y vívidas ilustraciones, David mostró de cuanta deshonra le era su enemigo sin nombrar.

En contraste en cuan honorable era David en el caso de no nombrar a dicho hombre.

Versos del 23 al 24

Confiadamente dejando el asunto en las manos de DIOS, hay algunas pocas cargas más pesadas de llevar, que a un amigo de un momento que se vuelve en un enemigo traicionero y peligroso.

David sabía que aun este era una carga que YEHOVAH DIOS podía y debía llevar.

David tenía esperanza y confianza, porque él fue persuadido en que su destino no descansaba en las manos de hombres traicioneros.

YEHOVAH DIOS aún era el Señor, sobre todo y el Justo Juez tenía la palabra final en cuanto a que si el justo estaría siempre caído o no.

El DIOS fiel no solamente ayudaría y establecería al justo, ÉL también haría descender a aquellos sanguinarios y engañadores que le habían causado tantos problemas al pueblo de YEHOVAH DIOS.

El Salmo apropiadamente termina con el enfoque de David sobre YEHOVAH DIOS y no en sus enemigos, confiaría en ÉL y no sería decepcionado.

Deja un comentario