Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 143

El título de este salmo es simple, “Un salmo de David”.

Es otro clamor a YEHOVAH DIOS desde un tiempo de crisis y aflicción de los muchos enemigos de David.

Se cuenta dentro de los siete salmos penitenciales, canciones de confesión y humildad delante de DIOS.

Era una costumbre en la iglesia primitiva el cantar estos Salmos en los miércoles de ceniza, los miércoles antes de la Pascua.

El salmo 143 no parece pertenecer a este grupo tanto como los otros lo hacen (Salmos 6, 32, 38, 51, 102 y 130), pero el verso 2 es una fuerte y clara declaración acerca de la injusticia de la humanidad.

Versos del 1 al 2

Suplicando la ayuda de YEHOVAH DIOS en tiempos de crisis, para que escuche.

El Salmo encuentra a David en otra crisis, porque su vida estaba llena de tanta actividad y peligro, que es imposible el unir este Salmo a cualquier otro punto particular de crisis.

Podría ser del tiempo antes de que David fuera reconocido como rey, viviendo como un fugitivo del rey Saúl o podría ser del tiempo en que David era rey, particularmente del tiempo en que su hijo Absalón lideró una rebelión en su contra.

Para David, la oración no era simplemente un ejercicio para mejorarse a sí mismo, que le ayuda ya fuera que YEHOVAH lo escuchara o no, la oración era una súplica real hecha a un DIOS real a quien se podía apelar para que oyera, respondiera y ayudara.

Esta es la misma idea que “escucha mi oración” en la línea anterior. David usa la familiar forma de la poesía hebrea del paralelismo, repitiendo la misma idea con diferentes palabras para dar un énfasis.

David apeló a la verdad y la justicia de YEHOVAH DIOS en su petición, le pidió al Altísimo que actuara consistentemente con aquellos atributos y que le respondiera.

Entendía que si YEHOVAH DIOS tratara con él basándose solo en su justicia, podría significar juicio y ruina.

Le pide al Justo Juez que trate con él en la base de su misericordia “no llames a juicio” y entendía que él podía apelar a DIOS porque DIOS es justo, no porque David fuera justo.

Versos del 3 al 4

La naturaleza de la crisis en su amplia e increíble vida, David conoció el sufrimiento de muchas maneras.

Aquí habló de la persecución y el sufrimiento de su alma, tal vez, también había aspectos físicos o materiales para su miseria, pero esa no es la visión.

David deseaba y clamaba a YEHOVAH DIOS desde la miseria de su alma y continuó describiéndolo.

· Su vida se sentía postrada en tierra.

· Sentía que vivía en tinieblas como era cierto para aquellos que tenían ya muertos.

· Sintió que su espíritu estaba angustiado dentro de sí mismo.

· Sentía que su corazón estaba desolado.

David habló bastante antes del más grande hijo de David, pero estas palabras también podrían encontrarse en la boca de Yeshúa, especialmente durante su agonía en el Getsemaní.

En el Getsemaní, antes de su traición y crucifixión, Yeshúa Ha Mashiaj dijo: “Mi alma está muy triste, hasta la muerte” (Mateo 26, 38).

Versos del 5 al 6

Las obras del alma, en esta oscura temporada de su alma, David recordó, consideró los días de antes cuando las cosas no estaban tan mal.

Probablemente pensó en los días de inocencia de antaño, frescura de vida y su relación con YEHOVAH DIOS.

La consideración de David de los días antiguos no era solo un deseo nostálgico del pasado, era de manera especial un recordatorio de las grandes obras de YEHOVAH DIOS del pasado.

David no estaba recordando tanto su pasado, como estaba recordando las grandes obras que el Altísimo había hecho en él.

Pensando profundamente en lo que YEHOVAH DIOS realizó con sus manos, hizo que David respondiera con sus manos, extendiéndolas delante del Creador en oración y alabanza.

Alabó al Justo Juez por lo que había hecho en los días antiguos y oraba para que YEHOVAH DIOS lo hiciera de nuevo.

Gracias a YEHOVAH DIOS, el dolor en el alma de David no quebrantó la esperanza en sus Promesas.

Sino que David se aferró a la oración, alabanza y un profundo deseo, su perseguida alma buscó al Altísimo con una profunda sed.

Verso 7

La petición hecha de nuevo, por la necesidad de una respuesta rápida.

David sintió que su desmayante espíritu no podría aguantar mucho sin la respuesta e intervención de YEHOVAH DIOS.

Muchos santos se han sentido como David lo hizo, sintiendo una urgencia por escuchar la respuesta del Todopoderoso.

David sabía lo que era disfrutar del sentido de favor y bendición de YEHOVAH DIOS.

El sentir que DIOS podía esconder su rostro llevaba a David desesperación, así que rogó poder percibir una vez más la sensación de la luz del rostro de DIOS.

David consideraba esto como el peor destino posible, el dejar la tierra de los vivientes y descender a las profundidades de la sepultura, consideraba que no podía continuar sin un continuo sentido del favor y de la bendición de YEHOVAH DIOS.

Verso 8

La necesidad de una guía amorosa, David necesitaba escuchar una buena palabra de YEHOVAH DIOS y pidió que él fuera una causa para escucharla.

David necesitaba escuchar algo de la gran misericordia de DIOS, su “hesed”, necesitaba escuchar esto temprano, en la misericordia de YEHOVAH DIOS, porque al medio día o en la noche podría ser demasiado tarde.

David confiesa que no sabía el camino y que necesitaba que YEHOVAH DIOS le hiciera saber el camino.

No solamente necesitaba el Amor del Todopoderoso, también necesitaba su guía. “haz que sepa el camino que he de seguir” es una maravillosa oración para que todos la hagamos.

David apeló a YEHOVAH DIOS en la base de su confianza y sumisión a ÉL, era como si David orara, “Señor, yo genuinamente dependo de ti. Por favor no me abandones, háblame y guíame”.

Verso 9

La necesidad de ser librado del hombre impío, los enemigos de David habían perseguido su alma (verso 3), no solo oraba para buscar la motivación de parte de YEHOVAH DIOS, sino también por su defensa en contra de estos enemigos.

Esta era una hermosa declaración de Fe, David no tomaría refugio en los placeres pecaminosos, distracción del entretenimiento, pensamiento positivo, auto dependencia, amargura o venganza, estaba determinado a refugiarse en el Señor.

Verso 10

La necesidad de hacer la buena voluntad de YEHOVAH DIOS, David podía decir, “hazme sentir tu amor desde la mañana” (verso 8).

En toda su dependencia a YEHOVAH DIOS, sabía que el Creador no obedecería por él, en su lugar, el Creador enseñaría a David a hacer Su voluntad, enseñaría a David en la tierra de rectitud.

Era apropiado para David el esperar esto de YEHOVAH, el DIOS de Abraham, Isaac y Jacob le enseñaría a su siervo obediencia. Esta era una demostración de la bondad del Espíritu de DIOS.

Verso del 11 al 12

La necesidad de rescate y de ser vivificado, David simplemente oró para ser vivificado, por una renovación de su vida y de su vitalidad.

Sin embargo, no oró esto por el bien de su reputación o por su propio beneficio, sino por el Nombre de YEHOVAH DIOS, por el bien del Nombre y la reputación del Señor.

David sabía que su rescate le traería Gloria a YEHOVAH, así que podía orar por liberación sobre esta base.

Podía pedirle a DIOS que destruyera a todos los adversarios de su alma, dejando la venganza de aquellos que persiguen su alma en las manos de DIOS.

David apeló a DIOS sobre la base de Su Nombre, Su Justicia y Su Misericordia, pero también en base a su relación con DIOS como su siervo.

Entendió que el siervo tiene obligaciones con el amo, pero el amo también tiene obligaciones con el siervo.

Deja un comentario