Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 13

El título nos menciona tanto el autor y la audiencia de este Salmo: “Al músico principal. Salmo de David”.

Algunos creen que el músico principal es YEHOVAH DIOS mismo y otros suponen que es el líder de coros o músicos de los tiempos de David, tales como Hemán el Cantante o Asaf (1 Crónicas 6, 16; 16, 7; 25, 6).

Este es un Salmo de transición, comenzando con desaliento y desesperación, David termina en un lugar de confianza, gozo y ánimo.

Verso 2

La desesperación de David con el Señor, “¿Hasta cuándo, YEHOVAH DIOS?”. Al parecer cada hijo del Altísimo ha hecho en un tiempo u otro esta pregunta y ha experimentado descuido de parte de YEHOVAH DIOS o ha esperado mucho tiempo para que el Justo Juez haga lo que se debe hacer.

El dolor en el corazón de David expresa que YEHOVAH DIOS se ha olvidado de él, se había distanciado de David.

Sin duda, que David enfrentó peores circunstancias, pero las vencía con más valentía, cuando sentía la presencia del Todopoderoso con él.

Pero ahora, al experimentarse distante del Altísimo, cayó en la desesperación.

Por supuesto,  YEHOVAH DIOS no se olvidó de David, el Todopoderoso no le escondió Su rostro, aunque sintió como si lo fuera.

Cuando tenemos sentimientos fuertes, ellos crean su propia realidad. David sintió como si YEHOVAH DIOS se hubiera olvidado de él que estaba escondiéndose.

En un sentido era cierto para David, pero de acuerdo a su sentir, no de acuerdo a los hechos.

Hay un balance en la vida, cuando se trata de sentimientos, se piensa que estos no tienen nada que ver con nuestra relación con YEHOVAH DIOS.

Demostrando que es algo extremo, porque YEHOVAH DIOS nos ha dado sentimientos como una expresión de Su imagen en nosotros.

Podemos sentir enojo, amor, cariño, tristeza y muchos otros otros, son un don de YEHOVAH DIOS y una señal de que somos hechos a Su imagen.

Por otro lado, algunos viven gobernados por sentimientos, creen cualquier realidad que ellos le presentan.

El problema con esto es que, ya que tenemos sentimientos debido a que somos hechos a la imagen de DIOS, nuestros sentimientos son afectados por la caída de Adán.

No podemos confiar en nuestros sentimientos debido a esto. En este sentido, era correcto para David el sentir dichas cosas y bueno el presentarlas ante YEHOVAH DIOS, pero jamás debería de aceptar lo que sentía como una verdadera realidad.

Es una lección de profundo valor, si el corazón está en gran manera abrumado, y YEHOVAH parece esconder Su rostro, que se le cuente la historia de aflicción a ÉL, es un ejercicio santo.

Los hombres no pudieran entenderlo, incluso podrían hacernos cambiar con una fe desfalleciente.

Verso 3

La desesperación de David consigo mismo y otros, porque estaba desanimado, el haber tomado consejo en su propia alma le condujo a la tristeza en su corazón cada día.

Cuando está desanimado y deprimido, la respuesta no va a estar viendo dentro de mí mismo, sino el mirar hacia Señor.

En muchas ocasiones, cuando somos confrontados por problemas, notamos que lo siguiente es cierto.

Mientras más pensamos en los problemas, más nos deprimimos, pero cuando oramos por los problemas, un glorioso sentido de liberación y paz llega.

El pensar en nuestros problemas es un arduo trabajo. El problema es como una capsula blanda de aceite de pescado que YEHOVAH DIOS quiere que tomemos, pero lo hacemos peor al tenerlo en la boca y masticarlo.

Verso 4

David ora por su relación con YEHOVAH DIOS, no debemos pensar que David tenía en mente dos cosas cuando dijo, “Mira, respóndeme”.

Utilizó el método Hebreo de la repetición para mostrar énfasis, desesperadamente clamó hacia YEHOVAH DIOS, pidiendo al Señor que le respondiera.

David tuvo la sabiduría para discernir que, a pesar de tener profundos sentimientos, no estaba viendo la realidad, su visión estaba nublada y oscurecida, así que clamó a YEHOVAH DIOS, “Alumbra mis ojos”.

Si no somos iluminados por YEHOVAH DIOS, seguramente dormiríamos y a menudo el letargo espiritual conduce a la muerte.

Pablo pudo haber tenido este verso en la mente cuando escribió de nuestra necesidad por la luz de Yeshúa “Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo” (Efesios 5, 14).

Verso 5

David ora por victoria sobre sus enemigos, sabía que una de las peores cosas de perder era el escuchar el alardeo después de haber sido derrotado, no quería que sus enemigos se alegraran de cómo había sido humillado.

El estar consciente de YEHOVAH DIOS y el enemigo, es el contraste de cada salmo de David, la carga positiva y negativa producen la fuerza que lo llevan a sus mejores años.

Verso 6a

La confianza de David en la misericordia de YEHOVAH DIOS, después de su oración, llegó al lugar de confianza y esperanza, “confío en tu bondad” está en tiempo presente.

Es como si David recordara que él realmente confiaba en YEHOVAH DIOS, mientras disipaba la neblina de sus pesados ojos mientras el Altísimo le alumbraba.

Verso 6b

El gozo de David en el Señor y Su salvación, ahora seguía en el reino de los sentimientos, alegría, pero dirigió ese sentir en lugar que el sentimiento le dirigiera a él, «conoceré la alegría», le dijo a su corazón que se ocupara en alegrarse.

«De tu salvación», esto era en lo que David se alegraba, pudo alegrarse en la salvación que YEHOVAH DIOS le dio, es tierra firme para cualquier creyente.

Si eres salvo, puedes alegrarte y decirle a tu corazón que comience a alegrarse.

David sabía que la alegría se expresa de una manera maravillosa en los cantos, así que cantaría a YEHOVAH DIOS, expresando e incrementando su alegría.

Cambió de estar deprimido y sentirse abandonado por DIOS, a cantar alegremente.

El hecho de que nos sintamos abandonados, significa que en verdad sabemos que DIOS está allí.

Para ser abandonado necesitas a alguien que te abandone, debido a que somos cristianos y se nos ha enseñado por YEHOVAH DIOS en las Escrituras, sabemos que YEHOVAH DIOS aun nos ama y será fiel con nosotros, a pesar de nuestros sentimientos.

Mientras David pensaba en ello, tuvo una muy buena razón para regocijarse y cantar porque YEHOVAH DIOS había sido bueno con él.

Si solamente pensamos en ello, cada persona en esta tierra tiene motivos para regocijarse, debido a que en alguna manera YEHOVAH DIOS ha sido bueno con todos.

¡Qué transición! Al comienzo del Salmo, David estaba abrumado por sus sentimientos y creía que YEHOVAH DIOS se había olvidado y se estaba escondiendo de él, tenía problemas con el Altísimo, consigo mismo y con otros.

Pero ahora veía como YEHOVAH DIOS le ha hecho bien y debido a que sus ojos fueron alumbrados, David ahora podía ver la bondad del Altísimo, ¡y qué cambio de perspectiva fue eso!.

El sentir está asociado a la expresión de los pensamientos poderosos con habilidad de producir imágenes.

El que por el temor a la muerte y es capaz de verse agonizando o muerto inmediatamente siente como se le acelera el pulso, le falta el aire.

El mismo mecanismo se ejerce tanto en las fobias, como en los lideres que logran convertir sus palabras en un impacto que produce imágenes instantáneas, que desembocan en la experimentación de los sentidos.

De igual forma funciona cuando nos insultan o nos agasajan, se produce una reacción emocional y física a partir de las palabras, ya sea de una fuente externa o del propio pensamiento.

“Que te abate alma mía, pon tu confianza en YEHOVAH DIOS que aún le cantaré a mi Señor Salvador” (Salmo 42,6).

Deja un comentario