Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 119. Parte I Versos del 1 al 48

Este gran Salmo no hace mención de su autor, antiguos comentaristas casi de manera unánime dicen que es un Salmo de David, compuesto a través de toda su vida.

Los comentaristas más modernos a menudo dicen que fue escrito después del exilio, saliendo de los días de Nehemías o Esdras.

Nos inclinamos más con los antiguos comentaristas, pero no insistimos en ello, si fuera importante DIOS hubiera preservado del escritor sobre algún periodo de tiempo para que después fuera compilado, debido a que no hay un flujo de pensamiento definido desde el inicio hasta el fin del Salmos.

Las secciones y versos no son como una cadena, donde un eslabón está conectado con otro, pero como una cuerda de perlas, cada perla tiene su igual, pero independiente valor.

El Salmo está arreglado en un patrón acróstico. Hay 22 letras en el alfabeto Hebreo y este Salmo contiene 22 unidades de 8 versos cada uno, cada una de estas 22 secciones están dadas hacia una letra del alfabeto Hebreo y cada línea en dicha sección comienza con esa letra.

El paralelismo más cercano a este patrón en la Escritura se halla en Lamentaciones 3, la cual también esta dividida en 22 secciones y hay otros pocos pasajes en la Escritura Hebrea las cuales usan un patrón de acrónimos.

Este Salmo glorifica a YEHOVAH DIOS y Su Palabra, mencionando la “Escritura” una y otra vez. El Salmo es notable en cuanto a qué seguido habla de la “revelación escrita de DIOS, Su Palabra”, se menciona casi en cada verso.

Los Masoretas (Escribas de la tradición Bíblica del siglo V) dijeron que la Palabra de DIOS es mencionada en cada verso excepto en Salmos 119, 122.

Otras personas cuentan de manera diferente (con desacuerdos en cuanto a los versos 84, 90, 121, y 132), pero la Escritura es mencionada en al menos 171 de los 176 versos.

En este Salmo hay 8 Palabras básicas utilizadas para describir las “Escrituras”, la revelación escrita de DIOS hacia nosotros:

· “Instrucción” traducido del griego como “Ley” “torah”, utilizada 25 veces en el Salmo 119, el verbo al que pertenece significa “enseñar” o “gobernar”, por lo tanto, al venir de YEHOVAH DIOS significa tanto la “ley” y “revelación.”

· Palabra “dabar” utilizada 24 veces, “Palabra revelada” de YEHOVAH DIOS hacia el hombre, saliendo de su boca y revelada por ÉL hacia nosotros.

· Juicios “mispatim” utilizada 23 veces, de safat, juzgar, determinar, regular, ordenar, y discernir, porque juzgan nuestras palabras y obras, muestran el gobierno por las cuales deben ser reguladas, nos llevan a discernir lo que está bien y mal, decidir apropiadamente.

· Testimonios “edut/edot” utilizada 23 veces, está relacionada con la palabra de testigo. El obedecer Sus testimonios significa lealtad hacia los términos del Pacto hecho entre el Señor e Israel.

· Mandamientos “miswah/miswot”, utilizada 22 veces, esta palabra enfatiza la autoridad directa de lo que es dicho, el derecho de dar órdenes.

· Estatutos “huqqim” utilizada 21 veces, el sustantivo se deriva del verbo “grabar” o “inscribir”, la Palabra escrita de DIOS y la autoridad de Su Palabra escrita, declarando su autoridad y poder de darnos leyes.

· Preceptos “piqqudim” utilizada 21 veces, esta es una palabra sacada de la esfera de un oficial o capataz y de aquel hombre que es responsable de mirar con detenimiento una situación para tomar acción, así que la Palabra señala la instrucción particular del Señor, como de aquel a quien le importa el detalle.

· Palabra “imrah” utilizada 19 veces, similar en significado que “dabar” pero aún un término diferente. La “Palabra” puede denotar cualquier cosa que YEHOVAH DIOS haya hablado, ordenado o prometido.

El tema de la Gloria de la Escritura es explorada diligentemente en este Salmo, pero siempre en conexión con YEHOVAH DIOS mismo, en efecto, cada verso desde el 4 hasta el final es una oración de afirmación dirigida hacia ÉL.

Esta es verdadera piedad, un amor de YEHOVAH DIOS que no ha sido secado por el estudio, sino refrescado, informado y cuidado por ello.

Este maravilloso salmo, dado a su gran longitud, nos ayuda a maravillarnos en la inmensidad de la Escritura, desde que se mantiene en un tema, nos ayuda a adorar la unidad de la Escritura, porque no hay más que una.

A. ALEF: La Bendición de Aquellos que Andan en la Palabra de DIOS y Desean Seguir Así.

Versos del 1 al 2

Bendición declarada, al comenzar describir la dicha o bendición del hombre, el Salmista comienza con la idea que el ser perfecto en el camino es una Bendición.

Muchas personas, antiguas y modernas, piensan que los perfectos de camino a lo más son aburridos, si no hay nada que manche dicha perfección, no habrá nada de diversión.

Sin embargo, aquel que anda en la Palabra de DIOS sabe la verdadera dicha o bendición de vivir y disfrutar una vida perfecta.

Podemos sencillamente decir que YEHOVAH DIOS está bendecido, quiere que compartamos Su Bendición, Su Palabra nos muestra la manera para compartir Su Bendición y se halla al ser perfectos de camino.

Las encuestas y datos de encuestas constantemente demuestran que aquellos que viven vidas en una conformidad general con los estándares de YEHOVAH DIOS son más felices, disfrutan más la vida y están más contentos, pero para muchos queda la ilusión de que una vida imperfecta es más “divertida”.

En la mente del Salmista, hay una fuerte y definitiva conexión entre los perfectos de camino y los que andan según la ley de YEHOVAH, el andar en la Ley de YEHOVAH es un hecho de que se es perfecto de camino.

No conoceríamos lo que es una vida pura sin que YEHOVAH DIOS no los diga, algunos aspectos de una vida pura son revelados en la consciencia humana y son conocidos ampliamente entre la humanidad, pero hay otros aspectos de la vida pura los cuales aprendemos únicamente por la Palabra de DIOS.

Aquí el autor del Salmo 119 utiliza, por primera vez, una frase que se refiere a la revelación escrita de YEHOVAH DIOS, las distintas maneras a las cuales se refiere hacia la revelación escrita de DIOS nos muestra lo mucho que él sabía y respetaba la Palabra de DIOS.

El “observan o guardan sus testimonios” es virtualmente lo mismo que andar en la instrucción de YEHOVAH, aquí hay un ejemplo del común paralelismo hacia la poesía Hebrea, utilizado tanto como para explicar, como para enfatizar.

“Observar o guardar” significa hacer, no solamente oír, ni es suficiente que entendamos o ponderemos los preceptos de DIOS, sino que debemos de practicarlos, si queremos ser felices.

Si alguien busca a YEHOVAH DIOS con todo el corazón, esto debe de incluir un estudio diligente de la revelación escrita de DIOS.

Hay buenas e importantes maneras para buscar a YEHOVAH DIOS aparte de a través de Su Palabra (tales como la oración, la adoración, el ayunar, el servir, y mucho más). Pero si éstos no incluyen el buscar a DIOS en y a través de Su Palabra, las demás prácticas pueden ser peligrosas.

Verso 3

La bienaventuranza descrita, los versos 1 al 2 se repiten, observan sus testimonios, no hacen iniquidad, son perfectos de camino y no hacen iniquidad. Hay una pureza y bondad que marcan sus vidas.

Ellos han aprendido sus caminos de la revelación escrita, pero con Su Palabra YEHOVAH DIOS también da gracia y poder para andar en sus caminos.

Versos del 4 al 8

La bienaventuranza deseada, aquí el Salmista conectó una obediencia encargada con las bendiciones del que es obediente, muestra que la razón por la cual DIOS encargó que sean muy guardados sus mandamientos no es solamente porque esto le honra, sino también debido a que es el camino hacia la Bendición.

Con las Palabras “Tú eres quien promulgó” vemos que el Salmista comienza a dirigirse a DIOS en oración, una postura que él mantendrá en la mayor parte del Salmo, muestra que no solamente fue un estudiante de la Escritura, sino también un hombre de oración.

No es solamente un deseo piadoso, es también una oración para la habilidad de obedecer la Palabra de DIOS. Recibimos los estatutos de YEHOVAH entendiendo nuestra falta de habilidad de guardar esos mandamientos, aparte de Su obra en nosotros.

El Salmista sintió la vergüenza que llega cuando el estándar de la Palabra de DIOS es comparada con nuestra vida, oró por el poder para vivir una vida sin vergüenza.

No solamente pensó que era importante el dar gracias a YEHOVAH DIOS, sino el hacerlo con rectitud de corazón, no le quería ofrecer a DIOS la imagen de alabanza o un momento de alabanza cuando el resto de su vida no estaba recta.

Esta era una promesa para guardar, en el sentido de mantener, los estatutos “huqqim”, la Palabra escrita, grabada de YEHOVAH DIOS.

Tenemos la sensación de una nota de desesperación por parte del Salmista, conoce y ama la Palabra de DIOS y aún está bien consciente de su incapacidad, apartado de la obra de YEHOVAH DIOS en su vida, para vivir la Palabra de DIOS. Si el Altísimo lo dejara, estaría perdido.

B. BETH: Pureza de Vida y Meditación en la Palabra de DIOS

Cada línea de esta segunda sección del Salmo 119 comienza con la letra Hebrea “Beth”, la cual también significa “una casa” Pureza de Vida y Meditación en la Palabra de DIOS. Algunos han sugerido que esta sección nos dice como hacer de nuestro corazón un hogar para la Palabra de DIOS.

Verso 9

Un joven halla una vida limpia a través de la Palabra de DIOS, no era una pregunta menos difícil en los tiempos antiguos que en nuestra época, el joven tiene sus propios retos para vivir una vida pura.

Aún algunos de los que son enumerados entre el pueblo de DIOS, nunca parecen hacerse a sí mismos. Tristemente, algunas personas nunca tienen una preocupación por una vida de pureza moral.

El mundo nos dice, “Pásala bien mientras eres joven, saca todo lo que puedas de tu sistema. Cuando seas más viejo podrás establecerte y ser religioso y adecuado”.

Aún cuando uno tenga el deseo por una pureza moral, hay muchas cosas que hacen difícil que un joven limpie su camino.

• La energía y sentido de descuido juvenil.

• La falta de sabiduría de vida.

• El deseo y obtención de independencia.

• Una madurez física y sexual que pueden adelantarse a la madurez espiritual y moral.

• Dinero y la libertad que esto trae.

• Mujeres jóvenes que pueden, a sabiendas o sin saberlo, alentar la impureza moral.

• El espíritu de la era que espera y promueve la impureza moral en los jóvenes.

• El deseo de ser aceptado por compañeros que enfrentan los mismos retos.

¿Por qué es llamado el joven de una manera especial a purificar su camino? Porque DIOS reclama justamente lo primero y lo mejor.

También es debido a que YEHOVAH DIOS quiere librar al joven, así como a los mayores de ataduras del pecado, refleja sobre el poder de la experiencia para moldear nuestros hábitos.

Ríndete a cualquier tentación, transfiérelo del reino de la contemplación mental hacia la experiencia de la vida y esa tentación instantáneamente se hace más difícil de resistir en el futuro.

Cada exitosa experiencia de rendición hacia la tentación edifica un hábito, reforzado no solamente espiritualmente, sino por la química del cerebro.

Tales hábitos arraigados son cada vez más difíciles de romper mientras se experimenta más con ellos y casi es imposible el romperlos sin reemplazarlos con otro hábito.

Por supuesto, no solamente son los jóvenes los que enfrentan estos retos, los hombres y mujeres mayores de todas las edades tienen sus propios retos para vivir de manera pura, pero éstos a menudo se sienten más fuertes en la vida del joven.

Una vida de pureza moral no ocurre por accidente, si uno no tiene el cuidado de guardar, el camino natural es hacia la impureza y degenere, debe de guardar para poder estar puro.

Este es el cómo uno guarda el fundamento para una vida de pureza moral se halla en la Palabra de YEHOVAH DIOS.

· La Palabra de DIOS nos muestra el estándar de la pureza, así que sabemos lo que está bien y lo que está mal.

· La Palabra de DIOS nos muestra las razones de la pureza, para que entendamos la sabiduría y bondad de los mandamientos de YEHOVAH DIOS.

· La Palabra de DIOS nos muestra la dificultad de la pureza y nos recuerda que estemos en guardia.

· La Palabra de DIOS nos muestra las bendiciones de la pureza, y nos da un incentivo para hacer los sacrificios necesarios.

· La Palabra de DIOS nos muestra como nacer de nuevo, convertido, para que nuestro hombre interior pueda ser transformado tras el patrón de la pureza definitiva, Yeshúa Ha Mashiaj.

· La Palabra de DIOS nos muestra el camino para recibir poder por el Ruaj HaKodesh, para que tengamos los recursos espirituales para mantenernos puros.

· La Palabra de DIOS es un refugio en contra de la tentación, dando un camino para escapar de seducción.

· La Palabra de DIOS es una luz que disipa la niebla engañosa de la seducción y la tentación.

· La Palabra de DIOS es un espejo que nos ayuda a ver la condición espiritual y moral y así caminar en pureza.

· La Palabra de DIOS nos da simples y sabios mandamientos, tales como “Huye de las pasiones juveniles” (2 Timoteo 2, 22).

· La Palabra de DIOS nos limpia de la impureza, y en realidad limpia nuestras vidas en un sentido espiritual (Efesios 5, 26; Juan 15, 3).

· La Palabra de DIOS es la llave para la renovación de nuestra mente, la cual, en retorno, es la llave para la transformación personal, moral, y espiritual (Romanos 12, 1-2).

· La Palabra de DIOS nos da un refugio en contra de la condenación cuando uno ha sido impuro, nos muestra como arrepentirnos y como regresar a una vida de pureza.

· La Palabra de DIOS nos muestra el cómo dirigir nuestra vida para que podamos animar a otros hacia la pureza.

Yeshúa habló específicamente del poder de Su Palabra para limpiar y mantener puro: “Ya ustedes están limpios por la Palabra que les he hablado” (Juan 15, 3) “Santifícalos en tu verdad; tu Palabra es verdad” (Juan 17, 17).

El impacto es claro, si uno de nosotros está preocupado para limpiar su camino, entonces también debe de estar preocupado por “observar la Palabra de DIOS”.

Versos del 10 al 11

¿Cómo alguien Guarda la Palabra de DIOS?, aquí el Salmista declara su dedicación hacia DIOS, mientras que al mismo tiempo reconoce su debilidad para mantener tal dedicación “No me desvíes de tus mandamientos” (vs 10).

El Salmista conocía el valor de tomar la Palabra de DIOS y esconderla o guardarla en el corazón, “está guardado”, en el sentido que “está dentro”, donde nadie puede verlo y esta seguro, para que nadie se lo pueda llevar.

Podemos estar seguros que antes de que esta Palabra estuviera guardada en el corazón, fue recibida en la mente. El Salmista escuchó y leyó la Palabra de DIOS y pensaba en ello continuamente, hasta que se arraigó tanto en su mente como en su corazón.

Aquí el Salmista declara un beneficio de tener la Palabra de DIOS guardado en el corazón, es una defensa en contra del pecado, por todas las razones que se discutieron arriba y más.

Verso 12

Una oración por instrucción, el Salmista parece interrumpir sus pensamientos en conexión entre la Palabra de DIOS y una vida pura con una expresión de alabanza.

La grandeza de estas ideas y la realidad de ellas en su vida han hecho que tal alabanza sea necesaria.

Este es otro reflejo de la humildad del Salmista, aunque lleno con la Palabra de DIOS y un deseo de pureza, él sentía su constante necesidad de instrucción o preceptos por parte de DIOS, no necesitaba únicamente leer los estatutos de DIOS, le rogaba a DIOS que le enseñara.

Está escrito en muchas Biblias: “Este libro te apartará del pecado. El pecado te apartará de este libro”.

El Salmista entendía este principio y deseaba que DIOS fuera su maestro y el mantenerle en el gran libro de DIOS.

Versos del 13 al 16

Una declaración de compromiso, el Salmista entendió la importancia de no leer o escuchar solamente en silencio la Palabra de DIOS, sino también el declararla, para declarar la Palabra de DIOS “con mis labios he enumerado todos los juicios de tu boca” (vs 13), con sus labios era otra parte de su relación y amor por DIOS.

Podríamos concluir confiadamente que no hay suficiente, jamás suficiente, de esto entre el pueblo de DIOS.

El pueblo de DIOS no solamente debiera de tener Su Palabra solamente en sus mentes y corazones, sino también en sus labios, el decirlo es poderoso y no debe ser descuidado.

Cuando hacemos las Escrituras el tema de nuestra conversación, glorificamos a DIOS, edificamos a nuestros prójimos y nos mejoramos a nosotros mismos.

El Salmista entendía el verdadero valor de la Palabra de DIOS que le daba tal alegría, más que toda riqueza.

Bien se le podría preguntar a todo Cristiano “¿Por cuál cantidad te negarías el tener que escuchar o leer de nuevo la Palabra de DIOS?”

Es de temer que muchos, como Esaú, venderían este tesoro de primogenitura por el equivalente de un plato de estofado.

La grandeza de la Palabra de DIOS ha conducido al Salmista hacia una gran resolución de vida, su vida estará llena con la Palabra de DIOS, en su mente “meditaré”, en su corazón “me deleitaré” y en sus hábitos “no me olvidaré”.

C. GIMEL: La Palabra de DIOS y las Pruebas de la Vida.

Verso 17

Una oración por Bendición, para que la Palabra de DIOS pueda ser guardada.

Esta es una maravillosa petición, audazmente pidiendo por Bendición “bueno”, mientras que al mismo tiempo llega humildemente delante de YEHOVAH DIOS “tu servidor”, el siervo apropiadamente depende sobre su amo para que le haga bien.

Este es por qué el Salmista pidió por la Bendición de YEHOVAH, no era para una indulgencia personal o aún la comodidad, sino para que la Palabra de DIOS pudiera ser vivida y guardada.

Esta es una maravillosa oración, que honra a DIOS, la cual es escuchada en el cielo.

Verso 18

Una oración por entendimiento, para que la Palabra de DIOS pueda ser entendida, el Salmista reconocía que sin la iluminación de parte de YEHOVAH DIOS, no podría mirar lo que podría y debería ver en la Ley de DIOS.

Hay maravillas en la Escritura, pero únicamente se pueden ver cuando los ojos son abiertos por YEHOVAH DIOS.

Esto significa que la oración es una parte importante, comúnmente descuidada en el estudio de la Biblia.

También significa que no todos ven las maravillas en la Ley de DIOS, pero cuando alguien las ve, éstos debieran de tenerla como una evidencia de la Bendición y el favor de YEHOVAH.

Versos del 19 al 20

Una oración por revelación, anhelando la Palabra de DIOS, esta es la misma petición que en el verso anterior, hecho por una diferente razón.

El Salmista quiere conocer y guardar la Palabra de DIOS y ora para que así sea, pero ahora, debido a que reconoce que la tierra no es su hogar, necesita comunicarse con su verdadera patria.

Su alma deseaba la Palabra de DIOS tanto debido a que él en realidad era forastero en la tierra, para aquellos que se sienten perfectamente como si estuvieran en el hogar, la Palabra que viene a ellos desde el cielo es menos preciada.

Versos del 21 al 24

Una oración por refugio en la Palabra de DIOS, aquellos que se desvían de los mandamientos de YEHOVAH DIOS son muy arrogantes, su desobediencia es evidencia de terquedad, como malditos, nada bueno puede venir de su desobediencia.

El Salmista reconocía que aún los príncipes también se sentaron y hablaron contra YEHOVAH, pero él aún no se apartaría de meditar en la Palabra de DIOS, simplemente oró, pidiéndole a DIOS que tratara el oprobio y menosprecio que personas notables pusieron sobre él por su amor en la Palabra de DIOS.

El oprobio es desagradable, es la expresión de desaprobación o decepción, pero el menosprecio es aún peor, es el sentimiento de que una persona o cosa está bajo la consideración que son inútiles y carecen de valor.

El salmista se deleitaba y confiaba en la Palabra de DIOS, mucho más que en las personas de alta posición en esta tierra, como príncipes.

En esta sección, el Salmista vio muchas cosas que estorban su percepción de la Palabra de DIOS, de su compañerismo con DIOS y oró para ser preservado de ellos.

· Miró el peligro de un alma muerta y un corazón frío, oró “sé bueno con tu servidor y viviré, pues yo quisiera guardar Tu Palabra” (vs 17).

· Miró el peligro de un entendimiento entenebrecido, oró “Abre mis ojos para que yo vea las maravillas de Tu ley” (vs 18).

· Miró el peligro de vivir como un extranjero en una tierra extraña, oró “No me ocultes, pues, tus mandamientos” (vs 19).

· Miró su propia debilidad e inestabilidad, oró, “Mi alma se consume deseando tus juicios todo el tiempo” (vs 20).

· Miró el peligro de la soberbia, evidente en aquello que le atacaron, reconoció que los soberbios son “los malditos, que desertan de Tus mandamientos” (vs 21).

· Miró el oprobio y el menosprecio que venían sobre él, y el cómo éstos podrían conmover su posición, oró, “ahórrame el desprecio y la vergüenza”

· Vio a gobernantes conspirando en contra de él, oró, “Tus testimonios son también mis delicia” (vs 24).

D. DALET: Vivificado del Polvo.

Verso 25

Una oración para avivamiento de un alma que se siente muerta, el Salmista utilizó una fuerte imagen para decir que se sentía cerca de la muerte durante su crisis actual, el polvo era el lugar de la muerte, el lugar del lamento y el lugar de humillación.

Desde ese lugar de humillación, la oración para avivamiento llegó, el Salmista pidió que la vida y la vitalidad fueran restauradas y “conforme a Tu Palabra”.

Versos del 26 al 27

“Enséñame, hazme entender”, “te expuse mis proyectos” es que le contaba a DIOS todo sobre sí mismo y su vida, confesaba totalmente y con libertad delante de DIOS.

El Salmista entendía que él necesitaba más que conocimiento, también necesitaba entendimiento, con ambos, meditaría en las maravillas de DIOS

Verso 28

Un ruego por fuerza de un alma que mengua, los problemas rodeando al Salmista, como fue visto en los versos del 17 al 24, hacían que su alma estuviera pesada, haciéndole sentir como si fuera a derretirse, sentía que no tenía fuerza o estabilidad dentro de él.

Por lo tanto, oró por fuerza y que esta fuerza llegara tanto de y según la Palabra de YEHOVAH DIOS.

Versos del 29 al 30

Eligiendo el camino de la verdad, el Salmista sintió la tentación común para mentir, pero determinó elegir el camino de la verdad.

El Salmista fue capaz de elegir el camino de la verdad, fue porque tenía una relación cercana con la Palabra de DIOS.

Versos del 31 al 32

“Rescátame, engrandece mi corazón”, el Salmista entendió que debía darse a sí mismo enteramente hacia YEHOVAH, apegarse a Su Palabra, así como un náufrago se aferra a una madera flotante en el mar, entonces podría confiar en que DIOS no le permitiría ser puesto en vergüenza, era una confianza bien colocada.

Al principio de la sección, está adherido en el polvo (vs 25), al final, está apegado a la Palabra de DIOS, en el principio estaba humillado, ahora, tiene alegría, corriendo con todas sus fuerzas en la carrera que la Palabra de DIOS coloca delante de él.

Después de estar humillado, en el polvo, ahora el Salmista está corriendo, se ha movido, en una hermosa progresión, de confesar a elegir, de estar apegado a correr.

El Salmista regresa hacia un tema familiar, no solamente de la grandeza de la Palabra de DIOS, sino también de su sentido agudo de debilidad y dependencia hacia DIOS.

Su corazón debe de ser ensanchado, hecho más grande, fuerte, mejor y más firme, su confianza es que DIOS hará esto a través de su Palabra.

E. HE: Un Ruego por Dirección y Guía

He es la quinta letra del alfabeto Hebreo y es utilizada al inicio de los verbos para hacerlos causales, así que las oraciones en esta sección están declaradas, “Hazme aprender” y “Hazme entender” y “Hazme andar” y así sucesivamente.

Versos del 33 al 35

Una oración por instrucción para una vida justa, el Salmista aquí enfatiza su gran deseo de seguir el Camino y Palabra de DIOS, si solamente DIOS le enseña, entonces perseverará y lo guardará hasta el fin.

Sin este entendimiento, el Salmista no podría seguir el deseo de su corazón transformado, a pesar de su voluntad y deseo por la Palabra de DIOS.

El Salmista sabe que él no puede andar en la senda de DIOS sin recibir poder.

Versos del 36 al 37

La Palabra de DIOS y el problema de las cosas materiales, el Salmista entendió que la avaricia era una amenaza para andar en el camino de YEHOVAH DIOS.

Un corazón inclinado hacia la Palabra de DIOS le ayudaría a estar satisfecho en lo que YEHOVAH DIOS provee.

La Biblia nos dice que la avaricia ha arruinado a muchas personas.

· Balaam vendió al pueblo de DIOS y su propia alma por la avaricia (Números 22; 2 Pedro 2, 14-16).

· Acab asesinó por avaricia (1 Reyes 21, 1-13).

· David cometió adulterio y asesinato debido a que él codició (2 Samuel 11, 2-17).

· Acán robó y trajo derrota a Israel por la avaricia (Josué 7, 21).

· Judas robó de sus compañeros discípulos y traicionó a Jesús por la avaricia (Juan 12, 4-6 y Mateo 26, 14-16).

· Guejazi mintió por el bien de la avaricia (2 Reyes 5, 20-26)

· Ananías mintió al Espíritu Santo por la avaricia (Hechos 5,1-8).

El Salmista entendió correctamente que algunas cosas, hablando de manera comparativa, son vanidad, no tienen ningún valor para la eternidad y son de poco valor para la era actual.

Oraba para que YEHOVAH DIOS le diera el poder y la capacidad para apartar sus ojos y atención de tales cosas.

Oración por avivamiento, para ser vivificado de nuevo en el camino o senda de DIOS, el Salmista quería andar en el camino de DIOS y hacerlo con un corazón avivado, oró por muerte en una dirección, hacia la vanidad y por vida en otra dirección, hacia el camino de YEHOVAH DIOS.

Versos del 38 al 40

Anhelando ser vivificado o por avivamiento desde la Palabra de DIOS, esta no es una oración para que YEHOVAH cambie Su Palabra de alguna manera en efecto, la Palabra del Señor está establecida para siempre (Isaías 40, 8).

Esta es una oración por un cambio en el corazón y la mente del siervo de DIOS, para que la Palabra del Señor fuera establecida en ellos.

Mientras declaraba la bondad de los juicios de YEHOVAH, el Salmista también oró que su desgracia, oprobio, fuera apartado por el DIOS misericordioso.

De nuevo, el Salmista ora por avivamiento, la oración viene de un corazón que ama la Palabra de DIOS, sus mandamientos, pidiendo el ser vivificado en la justicia de DIOS.

F. VAV: La Libertad Viene de Amar la Palabra de DIOS.

Esto da inicio a una nueva porción del Salmo, en la cual cada verso comienza con la letra “Vau” o “v”, casi no hay palabra en el Hebreo que comiencen con esta letra, la cual es apropiadamente una conjugación, por tanto, en cada uno de estos versos en esta sección, el comienzo del verso en el original es una conjugación, “vau”.

Versos del 41 al 42

Recibiendo de DIOS y defendiéndose en contra del hombre, aquí el Salmista reconoció que la Gracia o Misericordia y la Salvación vienen de YEHOVAH DIOS hacia el hombre a través de su Palabra de Vida.

La Palabra de DIOS no nos señala solamente hacia la Gracia y Salvación, como si fuera un libro de autoayuda, trae Gracia y Salvación hacia nosotros.

La confianza en la Palabra de DIOS da una respuesta hacia aquellos que nos avergüenzan, las voces de desaprobación que a menudo escuchamos pueden ser respondidas con nuestra confianza de permanencia que el creyente encuentra en YEHOVAH DIOS.

Versos del 43 al 44

Una oración para que la Palabra de DIOS permanezca en la boca del Salmista, esta petición está arraigada en el entendimiento que es solamente por la bondad y gracia de YEHOVAH DIOS que Su Palabra sí mora con nosotros, por lo tanto, la oración sale para que continúe así.

Su esperanza pasada es la base para su expectativa futura, tiene esperanza en la Palabra de DIOS “juicios” en el pasado y no ha sido decepcionado.

El Salmista quería que la Palabra de DIOS permaneciera en su boca para que pudiera guardar la ley de DIOS, para glorificar a YEHOVAH DIOS por medio de la obediencia a Su Palabra y no a ningún propósito egoísta.

Versos del 45 al 48

Amando la Palabra que trae libertad, al haber hablado de la obediencia que viene de tener la Palabra de DIOS dentro de uno mismo, ahora el Salmista testifica que esto trae vida y libertad “a mis anchas en todos mis caminos”, la libertad viene a través de la obediencia y sujeción hacia YEHOVAH DIOS.

Este es un ejemplo de la libertad que acaba de mencionarse, tener la audacia y habilidad para hablar con libertad sobre YEHOVAH y Su gran Palabra delante de reyes y los grandes hombres de esta tierra muestra verdadera libertad.

El salmista muestra que el regocijo en la Palabra de DIOS es una elección, un asunto de la voluntad, no esperó que un sentimiento de regocijo le sobrecogiera, simplemente dijo, “me he deleitado en tus mandamientos, a los que amaba mucho” (vs 47).

La fuerza y profundidad del amor del Salmista por la Palabra de DIOS es impresionante, amor manifestado no solamente por un sentimiento de regocijo, sino también en un acto de honor “alzaré mis manos hacia ti y meditaré en tus preceptos”.

Podemos decir que todo verdadero amor tiene estos tres componentes, sentimiento, el dar honor, el deseo de pasar tiempo y la energía en conocer al amado.

Esta es una buena medida de nuestro amor por la Palabra de YEHOVAH DIOS.

2 comentarios en «Salmos Capítulo 119. Parte I Versos del 1 al 48»

  1. Amén amén amén, wuaoooo Gloria a Yehovah Dios por si Palabra de vida que transforma todo nuestro ser. Gran perla revelada para aquellos que le temen ♥️👑📖💕

    Responder
  2. GLORIA A Yehovah por este delicioso banquete!!! Que nos muestra cómo debe estar orientado el corazón del creyente a desear recibir el conocimiento y entendimiento de sus ordenanzas para poder dirigirnos con una vida pura en esta tierra mientras caminamos hacia nuestra Patria.

    Responder

Deja un comentario