Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 104

Este salmo no tiene título ni en el hebreo ni en el caldeo, pero es atribuido a David por la vulgata, la Septuaginta, la etíope, arábica y siriaca.

El salmo da una interpretación a las muchas voces de la naturaleza, y canta dulcemente sobre la creación y sobre la providencia.

El poema contiene un cosmos completo, el mar y la tierra, las nubes y el sol, las plantas y los animales, la luz y la oscuridad, la vida y la muerte, todas son expresiones demostradas de la existencia de YEHOVAH DIOS.

Versos del 1 al 2

Alabando al DIOS de Honor, Majestad y poder , tal y como se repitió tres veces en el salmo anterior, esta frase es un llamado para adorar a YEHOVAH DIOS en Espíritu y en Verdad, para hacerlo desde lo profundo del ser.

El salmista adoraba a YEHOVAH como DIOS y como el engrandecido quien está “vestido de Gloria y de Majestad”.

Los ídolos, dioses de las naciones eran constantemente crudos y vergonzosos en sus conductas, pero YEHOVAH, el DIOS del pacto de Israel, es conocido por su Honor y Majestad.

La Gloria y magnificencia de YEHOVAH DIOS son representadas como la ropa de una persona y así también los es la Luz que representa la pureza de su ser.

Así como la creación en Génesis empieza con la descripción de la creación de la Luz, de la misma manera el salmista empieza con la Luz.

De manera muy simple, podemos entender esta idea de la “Luz como de vestidura”, al considerar la apariencia de Yeshúa Ha Mashiaj y su transfiguración: “Su rostro brilló como el sol, y sus ropas se volvieron tan blancas como la nieve” (Mateo 17, 2).

1 Timoteo 6, 16 dice que YEHOVAH DIOS habita en “Luz inaccesible”, tal vez esta sea otra descripción o alusión a Luz como de vestidura.

Si la Luz misma no es más que un vestido, ¡Cual será el flamante esplendor de su propio ser!.

Estamos perdidos en nuestra admiración y no nos atrevemos a investigar en este misterio, a menos que queramos ser cegados por su irresistible Gloria.

El poder de YEHOVAH DIOS también es aparente, siendo el que creó los vastos cielos.

Dado que el Creador siempre es más grande que la creación, el DIOS que creó los cielos es sin duda impresionante.

Versos del 3 al 4

El supremo Poder de YEHOVAH DIOS visto en la Creación.

El DIOS de toda la creación puede crear y hacer lo que nadie más puede, ÉL no comparte las limitaciones de la creación, puede usar “carros de las nubes” y caminar sobre las “alas del viento”.

Más tarde, el escritor de la carta de hebreos citó el verso 4 y revela que el uso del posesivo “sus” en este verso se está refiriendo al Mesías, Yeshúa.

Esto es evidencia de la deidad de Yeshúa Ha Mashiaj, porque los ángeles le pertenecen a Él, ellos son sus mensajeros y Sus Ministros.

Versos del 5 al 9

El Poder de YEHOVAH DIOS era evidente en el diluvio y en lo sucedido después.

El salmista entendió que DIOS era el creador de todas las cosas y que fue ÉL el que fundó la tierra sobre sus cimientos.

No sucedía por casualidad o por una serie de eventos aleatorios, hay un Creador detrás de todas las cosas.

De cierta manera, la era moderna está significativamente definida por el rechazo del hombre a YEHOVAH DIOS como Creador.

Habiendo abandonado esta Verdad fundamental, la humanidad está a la deriva sin un sentido apropiado de responsabilidad o sin creer que debe darle cuentas al Creador.

Lo que YEHOVAH DIOS construyó, lo hizo bien, los fundamentos de la tierra son sólidos y no serán removidos hasta que el Creador mismo lo mueva.

El salmista tenía dos eventos en mente, primero, la separación de las aguas y la creación (Génesis 1, 9-10) y el diluvio e inundación mundial de Génesis 7.

A través de su lectura de Génesis 7, 19-20 el salmista entendió que sobre los montes estaban las aguas “las aguas prevalecían sobrepasando toda la tierra y todas las altas colinas bajo los cielos fueron cubiertas”.

Las aguas prevalecieron por 15 kilómetros de altura y las montañas fueron cubiertas.

En realidad, el proceso de la Creación fue tan exactamente similar al del diluvio, en lo respectivo a las circunstancias aquí mencionadas, que no importa a cuál de los dos apliquemos la belleza y verdadera poesía de los pasajes frente a nosotros.

Cuando las aguas cubrieron la tierra por el tiempo suficiente, “YEHOVAH DIOS las hizo retroceder” (Génesis 8, 3) y el salmista poéticamente lo describe como la reprensión de YEHOVAH DIOS a las aguas.

La voz del Todopoderoso es descrita poéticamente como trueno.

Siglos después el Hijo de DIOS reprendería a las aguas y las calmaría (Mateo 8, 26).

Mientras las aguas retrocedían, YEHOVAH DIOS ya había designado un lugar para ellas y les puso un término un límite para que las aguas nunca más vuelvan a cubrir la tierra como YEHOVAH DIOS lo prometió (Génesis 8, 11-17; 9,11).

Versos del 10 al 13

Lo que YEHOVAH DIOS hizo con las aguas de la tierra, en la sección anterior, el salmista considera lo que YEHOVAH DIOS hizo con las aguas durante del diluvio en los días de Moisés.

Ahora, considera como es que el Altísimo distribuyó las aguas después, enviando las fuentes por los arroyos para que den de beber a todas las bestias del campo.

El salmista considera como las aguas, las plantas y los animales, cada uno tiene su lugar en el orden y plan de YEHOVAH DIOS en la tierra.

Los burros salvajes beben el agua, las aves tienen un hogar para que puedan cantar entre las ramas, fue capaz de ver un buen y armonioso mundo en la naturaleza y sabía que YEHOVAH DIOS estaba detrás de ello.

Versos del 14 al 18

El maravilloso mundo de la naturaleza de YEHOVAH DIOS.

El salmista continúa con sus pensamientos de la naturaleza, observando como YEHOVAH DIOS provee heno para los animales y la hierba para el servicio del hombre.

DIOS diseñó la ecología del mundo para que, con trabajo, el hombre pudiera sacar el pan de la tierra.

Bajo las bendiciones de YEHOVAH DIOS y el trabajo del hombre, es comida que hace maravillas.

La tierra de YEHOVAH DIOS nos da el vino, aceite y el pan, cada uno con su propia bendición y bondad.

El Vino, en cantidades moderadas, tiene una increíble tendencia para revivir y revigorizar al hombre, el alcohol destilado estimula, pero agota las fuerzas y cada dosis deja al hombre en un estado peor.

El vino sin adulterar, por el contrario, estimula y vigoriza, lo hace más alegre y provee para la continuidad de esa alegría al fortalecer los músculos y vigorizar los nervios.

Este es su uso, aquellos que continuamente beben hasta que el vino los inflama, abusan de la Misericordia de YEHOVAH DIOS.

El salmista tenía una visión de que tan saludable y vigorizante era la naturaleza, pensó en los poderosos cedros del Líbano y como, en su saludable plenitud de savia, dan un lugar donde puedan anidar las aves.

Las aves tienen su nido, pero otros animales también tienen sus hogares, incluyendo a la cigüeña, las cabras monteses y los conejos, un sabio y amoroso YEHOVAH DIOS provee para todos ellos.

Versos del 19 al 23

El salmista gira su atención hacia la luna y el sol, ellos operan de acuerdo al plan de YEHOVAH DIOS, proveyendo tinieblas para que en ella correteen todas las bestias de la selva.

Así como YEHOVAH DIOS provee para la noche, ÉL también provee para el día, cuando los leoncillos y otros animales nocturnos se echan en sus cuevas.

Cuando los leones duermen, sale el hombre a su labor hasta la tarde, todo opera de acuerdo al sabio plan del Todopoderoso para la creación.

Versos del 24 al 26

Las maravillas del mar que YEHOVAH DIOS creó, el salmista continúa su sentido de asombro mientras mira a la naturaleza y la creación.

Veía la totalidad de ella no como resultado de eventos aleatorios y sin propósito, sino como la sabia obra de un gran YEHOVAH DIOS quien tiene el derecho de posesión sobre ella, “tus obras”.

El salmista pensó en la amplitud del océano, en su caso, el mar mediterráneo, las vastas aguas contienen seres innumerables, incluyendo cosas grandes y misteriosas como el Leviatán.

Versos del 27 al 30

La dependencia de la creación de YEHOVAH DIOS, el salmista considera toda clase de cosas creadas de la tierra, el mar y el aire, reconoce que todas ellas dependen de DIOS, quien provee para todas a su tiempo.

YEHOVAH DIOS alimenta a los animales, pero no hace llover comida del cielo sobre ellos, ÉL provee, pero ellos deben de recoger.

Esta es una maravillosa manera en la que el Pueblo de YEHOVAH DIOS debe de pensar acerca de su provisión.

El creador provee, pero yo debo de recoger, Su provisión está a mí alrededor y yo simplemente necesito la sabiduría y la acción de recogerlo.

La creación es tan dependiente de YEHOVAH DIOS que si ÉL fuera a esconder su presencia o a quitarles el hálito, esta perecería rápidamente.

Hay un verdadero sentido en el que la creación responde y se rinde al Altísimo de forma mucho más activa que la humanidad.

El retiro de la presencia o el favor de YEHOVAH DIOS significa la ruina de toda la creación, pero el envío de su Espíritu significa vida y renovación.

Versos del 31 al 32

Bendiciendo al DIOS de toda la creación.

Mientras el salmista considera el poder y la sabiduría de YEHOVAH DIOS en toda la creación, lo hace anhelar la Gloria del Todopoderoso detrás de todo que es para siempre.

También deseaba que YEHOVAH DIOS se alegrara con las cosas que había creado.

Esto significa que Sus creaturas que han sido dotadas de una capacidad racional “como la humanidad” deben deliberadamente dar buenas razones para que se alegre YEHOVAH en sus obras.

La tierra estremeciéndose, las colinas humeando, pueden ser un recordatorio de la manifestación de la presencia de YEHOVAH DIOS en el monte Sinaí (Éxodo 19).

Era un recordatorio del supremo poder y capacidad de DIOS.

Versos del 33 al 35

Una determinación a adorar a DIOS en canción y meditación, este notable salmo tiene poco o nada acerca de YEHOVAH DIOS como salvador o redentor.

Su enfoque es en la bondad y la grandeza del Altísimo demostrada en la creación.

Aun así, esto es más que suficiente para hacer que el salmista diga con total determinación, “a mi DIOS cantaré salmos mientras viva”.

El DIOS de toda la creación es digno de las alabanzas de toda nuestra vida, demostrando la importancia de reconocer a YEHOVAH DIOS como Creador.

El rechazar al Señor como creador ha tenido profundos y terribles efectos sobre el corazón y la mente del mundo moderno.

El salmista entendió que YEHOVAH DIOS es adorado a través de nuestros pensamientos, las cosas en las que escogemos poner nuestra mente son la medida de lo que realmente valoramos.

Conociendo la grandeza y bondad de DIOS son reveladas en la creación, el salmista deseaba que sus pensamientos fueran placenteros para DIOS.

Una vez más sentimos una nota de determinación, decidió “me alegro en YEHOVAH”, haciendo una elección racional a la luz de la revelación misma de DIOS a través de la creación.

Esta parece una declaración extraña y solemne en este salmo, sin embargo, es la consecuencia lógica para aquellos que rechazan a YEHOVAH DIOS como Creador.

Pablo más tarde desarrolló este pensamiento en Romanos 1, hablando de la culpa y de las consecuencias para aquellos que rechazan a YEHOVAH DIOS como Creador y deciden adorar a las criaturas antes que al Creador.

El salmista fue llevado a considerar en las oscuras consecuencias para aquellos que rechacen al DIOS Creador, pero él no podía permitir que tan notable salmo terminara con una nota oscura.

Termina con otra motivadora llamada a su propia alma para bendecir al Señor y para decir Aleluya, esta es la apropiada respuesta de las creaturas para su Creador.

“Aleluya”, este es el primer salmo que termina con un “Aleluya”, “Alabado sea YEHOVAH”.

Deja un comentario