Mosqueteros de Yehovah

Salmos Capítulo 103

Este Salmo está simplemente llamado, “Un Salmo de David”.

No conocemos las circunstancias en las que fue escrito, pero dado que David era un hombre que conoció la gracia y la liberación de YEHOVAH DIOS en muchas ocasiones, pudo haber sido en diversas ocasiones de su vida.

Deberíamos de atribuirlo a sus años tardíos cuando tenía un mayor sentido de la importancia del perdón, debido al conocimiento más agudo del pecado, que en sus días de juventud.

Su claro sentido de la fragilidad de la vida indica que está en sus años más débiles, como también lo hace la totalidad de su adoración

Es tal vez la más perfecta canción de adoración pura que puede ser encontrada en la Biblia.

A través de los siglos ha sido cantada por corazones agradecidos y hoy en día es tan fresca y tan llena de belleza como al principio.

Versos del 1 al 2

Bendiciendo a YEHOVAH DIOS por todos sus beneficios, David no trataba de decir esto en el sentido cuando alguien superior bendice al inferior.

YEHOVAH DIOS es infinitamente más grande que cualquier hombre y en este sentido ningún hombre podría jamás bendecir a Altísimo.

David dijo esto en el sentido de bendecir y honrar a YEHOVAH DIOS cuando sus criaturas lo adoran y le agradecen apropiadamente.

Llamó a su alma a bendecir a YEHOVAH, era como si David mirara su alma y entendiera que no estaba adorando a DIOS Padre lo suficiente, llamó a su alma para que lo hiciera aún más.

David también entendió que la adoración tiene que ver más con lo interno, tiene que ser dada tan completamente como sea posible, quería que todo su ser adorara a YEHOVAH DIOS.

¡Nosotros constantemente adoramos y bendecimos al Altísimo, solo con la mitad de nuestro corazón y la mitad de nuestras fuerzas, Incluso con menos!.

David llamaba a todo de él “todo mi ser” para dar honor y alabanza al creador.

En el patrón de la poesía hebrea, David usa la repetición para crear un énfasis.

Después añade una idea importante, que esta adoración y honra a DIOS le deben de ser dadas por razones lógicas, no sobre las bases de simple emoción o excitación.

Hay verdaderos beneficios que han sido dados por YEHOVAH DIOS a su Pueblo y estos no deben de olvidarlos.

En su lugar, ellos deben de hacer memoria de esas cosas y usarlas como una razón para adorar.

2 Crónicas 32, 25 describe a un hombre que se olvidó de los beneficios que YEHOVAH DIOS le había dado, al menos por un tiempo: “Pero Ezequías no actúa de acuerdo al favor que le había sido mostrado, porque su corazón se enalteció; por lo tanto la ira estaba sobre él, sobre Judá y sobre Jerusalén”.

Versos del 3 al 5

Bendiciendo al DIOS que redime, uno de los grandes beneficios mencionados en los versos previos es el perdón de todos nuestros pecados.

Cuando la magnitud de nuestros pecados y la grandeza de la justicia de YEHOVAH DIOS son entendidas, este perdón es una asombrosa razón para alabar y honrar al Altísimo.

Significativamente, este es el beneficio que es mencionado primero, en la mente de David, la cosa más importante era el tener el perdón de los pecados, siendo incluso más importante que la sanidad del cuerpo.

Otro gran beneficio es la importancia que YEHOVAH DIOS le da a nuestro cuerpo, nos trae sanidad en esta vida a través de lo natural, lo científico y lo milagroso, promete una sanidad final para todo Su pueblo en la era que ha de venir.

La mayoría, si no es que todos los comentaristas entienden estas dolencias, como de naturaleza espiritual.

¿Qué es el orgullo, sino locura? ¿Qué es la lujuria, sino lepra? ¿Qué es la pereza, sino una parálisis? Tal vez, haya enfermedades espirituales similares a todas las corporales.

Aunque es cierto que el pecado y sus efectos deben ser sanados en nosotros, es más probable ver estas dolencias como en el cuerpo primeramente y en el alma a través de una analogía espiritual.

Muchos conocen la poderosa sensación de ser rescatados por YEHOVAH DIOS de una destrucción segura.

Hay muchas calamidades de las cuales los hijos del Todopoderoso son protegidos, ya sea que ellos se den cuenta o no.

La grandeza de YEHOVAH DIOS se extiende más allá de simplemente librarnos de nuestro pecado, de nuestras enfermedades o problemas, sino que también nos da un sentido positivo, somos coronados con su Gran Amor y Misericordia.

El resultado del trabajo de YEHOVAH DIOS, tanto en aquello de lo que nos ha salvado, es el de traer una verdadera satisfacción a nuestra vida.

Esto es diferente de un simple placer o entretenimiento, YEHOVAH DIOS quiere darnos una verdadera satisfacción para nuestra vida saciándonos de bien.

Esta satisfacción se convierte en una fuente de fuerza y energía para su Pueblo “De modo que te rejuvenezcas como el águila”.

Versos del 6 al 7

Bendiciendo al DIOS justo, en la sección anterior David describe la grandeza de YEHOVAH DIOS en su trabajo con el individuo.

Sin embargo, el Justo Juez también muestra su gran derecho y justicia a la sociedad.

Otro aspecto de la grandeza del Señor es Su auto revelación, el Altísimo podría estar satisfecho con ocultarse, sin embargo, ÉL decidió notificar sus caminos y sus obras.

Versos del 8 al 10

Bendiciendo al DIOS de Misericordia, En las líneas anteriores David describe la justicia y la rectitud de YEHOVAH DIOS. Esos aspectos del carácter del eterno Padre son verdaderos, pero también lo son su Misericordia y Su Gracia.

Su ira viene, pero lentamente y después que mucha Misericordia haya sido mostrada.

El sentido es que David está citando de la revelación misma de YEHOVAH a Moisés en Éxodo 34, 6 “¡YEHOVAH! ¡YEHOVAH! fuerte, misericordioso y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad”.

David conocía la lenta ira y la abundante misericordia de YEHOVAH DIOS personalmente, sabía que sus pecados y los pecados de su pueblo, merecían un juicio o disciplina mucho más grande que la que había recibido.

Versos del 11 al 12

La grandeza del misericordioso perdón de YEHOVAH DIOS, esta es una descripción de la abundante Misericordia de YEHOVAH DIOS mencionada en el verso 8.

La distancia de la tierra a los cielos mide la grandeza de Su Misericordia sobre los que le temen.

Por instinto, constantemente pensamos que la Misericordia de DIOS como menor de lo que realmente es.

Había tres conceptos del cielo en el antiguo mundo Bíblico. El primer cielo es el cielo azul, la atmósfera con su sol, el segundo cielo es el cielo nocturno, las estrellas y las constelaciones, el tercer cielo es el lugar donde DIOS mora y tiene su trono.

Es interesante el preguntarse cuál de los tres conceptos de cielo era el que David tenía en mente cuando hizo esta maravillosa afirmación.

Esta es una descripción del gran perdón hecho por YEHOVAH DIOS mencionado en el verso 10.

No tenemos idea si David conocía la forma de la tierra, pero el Espíritu Santo quien lo inspiró a escribir esto lo sabía, la naturaleza de la tierra y nuestra manera de describir las direcciones hacen de esta afirmación algo aún más sorprendente.

Esto es mucho más grande que decir, “como el oriente está lejos del occidente así aleja de nosotros nuestras culpas”.

Si tú viajas al norte en un globo, tan pronto como llegues al polo norte empezarías a viajar hacia el sur, pero si viajas al oriente, continuaras viajando al oriente para siempre.

Dada la verdadera forma de la tierra, el oriente y occidente nunca se encontrarán y esto demuestra ¡Que tan lejos YEHOVAH DIOS se ha llevado el pecado de nosotros!.

Versos del 13 al 14

Bendiciendo a YEHOVAH DIOS quien muestra gran simpatía.

David continúa describiendo la abundante misericordia y bondad de YEHOVAH DIOS de la manera en que un buen padre se preocupa e incluso se compadece de los hijos en su fragilidad y debilidad, así se compadece YEHOVAH “con los que le temen”.

Nosotros pensamos en un padre amoroso lidiando con sus agotadores hijos, ÉL no pide de ellos más de lo que son capaces de lograr, sino que con cuidado tomó en consideración sus debilidades.

YEHOVAH DIOS los conforta y mide sus expectaciones, de acuerdo a su sabiduría y compasión.

· Se compadece de nuestra ignorancia infantil.

· Se compadece de nuestra debilidad infantil.

· Se compadece de nuestra torpeza infantil.

· Se compadece de nuestra desobediencia infantil.

· Se compadece de nuestras infantiles caídas y tropiezos.

· Se compadece del dolor de Sus hijos.

· Se compadece del niño cuando ha sido herido por otro.

· Se compadece del temor de Sus niños.

La reacción sabia ante esto es “¡Temer al Señor!” ¿Qué mejor es estar del lado de su Misericordia y compasión que del lado de su ira y de su justo juicio?.

La Misericordia y Compasión que YEHOVAH DIOS tiene hacia los que le temen, tiene su fuente en su conocimiento y entendimiento de nuestra inherente debilidad e impermanencia de nuestra transitoriedad.

Esta compasión y consideración solamente se hace mayor a la luz de la encarnación.

YEHOVAH DIOS mismo agregó humanidad a su deidad y experimentó nuestra condición y nuestra débil condición de polvo, lo que sea que ÉL conociera antes por observación, decidió conocerlo por experiencia.

Versos del 15 al 18

El contraste entre la temporalidad del hombre y la permanencia de YEHOVAH DIOS, David se expande en sus pensamientos acerca de la débil condición del hombre y de su naturaleza como polvo.

La humanidad es tan transitoria como la hierba y como la flor del campo que florece un día y se marchita al siguiente, cuando la flor se ha ido, virtualmente no queda nada y su lugar no la conocerá más.

Esto es cierto sobre la misericordia de YEHOVAH DIOS y sobre ÉL mismo, la fuente de su misericordia.

Su “hesed”, “amor del Pacto”, su leal consideración, permanece desde todas las eras hasta todas las eras.

Sobre los que le temen caen los beneficios de esta misericordia eterna, al igual que sobre “los hijos de los hijos”.

Estas promesas de amor y misericordia eterna son dadas con condiciones, las promesas son hechas para los que le temen, para aquellos que guardan su pacto y para aquellos que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra.

Verso 19

El contraste entre YEHOVAH DIOS y toda la creación.

David celebra el reino asegurado de YEHOVAH DIOS en el cielo, DIOS está entronado en los cielos, más allá de los problemas y de la corrupción de la tierra, está establecido y nunca será removido.

Hay un contraste eterno entre el gobernador y los gobernados, no hay ningún aspecto del universo que no esté bajo Su reino.

Versos del 20 al 22

El contraste entre YEHOVAH DIOS y sus ángeles.

David empieza el salmo diciéndole a su propia alma que bendiga al Señor, pero sabía que la alabanza y el honor dados a YEHOVAH DIOS debían ser más allá de lo que él era capaz de dar.

Debía de extenderse hasta los ángeles y David valientemente también les dice “bendigan a YEHOVAH DIOS”.

Los ángeles son fuertes y obedientes, pero incluso ellos deben de bendecir a YEHOVAH DIOS, dándole Gloria y Honor.

Los ángeles también conforman Sus ejércitos, Su ejército celestial que está bajo su mando y el de aquellos que hacen su voluntad, como soldados del Altísimo, ellos deben de darle el honor y la alabanza que se merece.

David extiende el llamado de honrar y alabar a YEHOVAH DIOS más allá de los ángeles a todas las obras de DIOS, en todos los lugares de su señorío.

Termina el Salmo de la misma manera en que lo comenzó, con un llamado a su alma para bendecir a YEHOVAH DIOS, dándole el honor y la alabanza que merece.

Después de las muchas razones dadas en el Salmo, David tiene más razones para bendecir a YEHOVAH DIOS al final del Salmo.

Deja un comentario