Mosqueteros de Yehovah

Nehemías Capítulo 2

Versos del 1 al 2

El último verso de Nehemías 1 nos dice que Nehemías era el copero del rey, una posición importante en cualquier corte real.

El copero era un guardaespaldas personal para el rey, al ser el que probaba el vino y la comida antes de que el rey lo hiciera, asegurándose de que nadie pudiera envenenarlo.

El Copero era un alto oficial en la casa real, cuya responsabilidad de escoger y probar el vino para demostrar que no estaba envenenado y de presentarlo al rey, le daba acceso frecuente a su presencia y lo hizo potencialmente un hombre de influencia.

El rey, por lo tanto, tenía que tener una tremenda cantidad de confianza en su copero, quien tenía que ser un hombre de carácter fiel e impresionante. Si se podía poner al copero en contra del rey, el asesinato sería sencillo.

El copero era también un doulos del rey, era responsable de escoger casi todas las comidas y los vinos que el rey y la corte disfrutarán.

El copero también era un consejero confiable para el rey, como estaba constantemente en su presencia y se confiaba mucho en él, era un hombre de carácter, era natural que al copero a menudo se le preguntara su opinión sobre diferentes asuntos que llegaban ante el rey.

Mientras Nehemías daba vino al rey, se tuvo cuidado de mencionar el día específico en el que comienzan los eventos de Nehemías 2.

¿Por qué era tan importante para YEHOVAH DIOS el decir la fecha en la que sucedieron estas cosas?

Primero, para mostrar que Nehemías oró y esperó por cuatro meses con el tipo de corazón descrito previamente en Nehemías 1.

Durante esos cuatro meses, la oración de Nehemías era, “YEHOVAH, quita esta carga de mi corazón o muéstrame como ser el hombre que responda a esta carga”.

La fecha también es importante, porque establece la fecha dada para restablecer Jerusalén y sus muros.

Daniel 9, 25 dice que 173.880 días desde este día, el cual fue el 14 de Marzo del 445 a.C, el Mesías príncipe de este mundo sería presentado a Israel.

Robert Anderson, el eminente astrónomo y matemático presenta que Yeshúa cumplió esta profecía exactamente, al día, entrando a Jerusalén el 6 de Abril del 32 d.C., precisamente 173.880 días desde el verso 1.

En ese día en particular, Nehemías señala que nunca había estado triste o deprimido en la presencia del rey y en este día que el rey lo notó, Nehemías temió en gran manera.

En las cortes de muchos reinos antiguos, estaba prohibido estar triste en la presencia del rey.

La idea era que el rey era una persona tan maravillosa que con tan solo estar en su presencia te hacía olvidar todos tus problemas.

Cuando Nehemías se vio triste, se pudo haber tomado como un terrible insulto para el rey.

Verso 3

Nehemías probablemente había dicho esto muchas veces con anterioridad, era casi un lema entre los coperos, ya que ellos probaban el vino y la comida antes que el rey, naturalmente deseaban al rey una buena y larga vida.

Con esto Nehemías explicó por qué estaba triste, Jerusalén era una ciudad destruida y en desgracia.

Nadie necesitaba decirle al rey que este era un estado lamentable, él inmediatamente simpatizaría con la preocupación de Nehemías por la dignidad, la seguridad y el bienestar de su pueblo.

La respuesta de Nehemías no solo fue sabia, fue honesta.

A menudo, cuando estamos visiblemente deprimidos o afligidos y alguien nos pregunta algo al respecto, simplemente respondemos, “¡Nada malo!” o “Oh, estoy bien” en esas veces, no somos honestos.

Versos del 4 al 8

Inmediatamente, Nehemías supo que YEHOVAH DIOS le dio favor delante del rey.

Su respuesta no fue “¡córtenle la cabeza!” sino “¿qué puedo hacer para ayudar?”.

Nehemías supo que cuatro meses de oración fueron contestados. Sabiendo que su oración había sido contestada, Nehemías oró otra vez.

Esta no fue una oración larga y extendida, él pudo haber dicho, “Bueno rey, déjame orar por esto por unos días y regreso contigo”.

En vez de eso, esta fue una inmediata y silenciosa oración de, “¡Ayúdame YEHOVAH DIOS!”. Nehemías supo que esta era una gran oportunidad y no quiso perder la oportunidad.

Mostró una vez más gran sabiduría cuando pidió respetuosamente un permiso para ausentarse y ser enviado “envíame” por el rey.

Pidió al rey que compartiera su preocupación por Jerusalén y que se asociara con él para regresar a la ciudad y su pueblo hacer lo que deberían hacer.

El compasivo corazón de Nehemías, sus meses de oración, momentos de oración, gran Fe, gran visión y sus sabias respuestas encontraron confirmación positivas con el rey, quien estaba entusiasmado con apoyar a Nehemías en esta aventura.

Como un líder capaz, Nehemías evidentemente tenía un plan. Los cuatro meses de oración no solamente fueron empleados en hablarle a YEHOVAH DIOS sino en escucharle y desarrollando un plan dirigido por el Espíritu sobre qué hacer cuando el Altísimo abriera la puerta.

Nehemías fue también un hombre osado, sin miedo de pedirle ayuda a otros, cuando sabía que ellos tenían los recursos para ayudar.

Una vez que el rey estuvo dispuesto a ser parte de la meta de Nehemías, le dio aprobación oficial del proyecto, cartas para los gobernadores para que lo dejaran pasar y también carta para el rey Asaf para que financiara el proyecto de la madera.

A pesar de que este era un rey pagano, Nehemías aun así entendió que YEHOVAH DIOS podía trabajar a través de él en una manera poderosa.

El Creador puede proveer para nuestras necesidades en formas totalmente inesperadas o improbables.

Versos del 9 al 10

En estos versos se ve la llegada y oposición a la reconstrucción, es otro ejemplo del consagrado liderazgo de Nehemías.

El viajó las 800 millas (1.287 km) de Persia a Jerusalén para hacer la obra de reconstruir los muros y al pueblo.

Esto significa “más allá del Río Éufrates”, un punto de referencia importante que separaba a una región de otra.

Una vez que un viajero cruzaba el río, estaban en camino a la región de Judea y a la ciudad de Jerusalén.

En este punto Nehemías habló a los gobernadores de esta región que gobernaban bajo los Persas.

Nehemías vino preparado, tenía cartas que mostraban que había sido enviado por el rey, tenía capitanes del ejército y gente de a caballo que iban con él.

También tenía sustanciales provisiones de madera del bosque del rey. El rey de Persia había respondido a la invitación de Nehemías de asociarse en el trabajo de reconstruir los muros de Jerusalén.

En la estación del gobernador, Nehemías se reunió con estos dos enemigos de Jerusalén y de todo el que se interesara por el bienestar de la ciudad.

Les disgustó en extremo que viniese alguno para procurar el bien de los hijos de Israel.

Versos del 11 al 16

Después de estar en Jerusalén por tres días, Nehemías aún no le había dicho a nadie por qué estaba ahí, ni lo que YEHOVAH DIOS había puesto en su corazón.

Nehemías da un recorrido secreto por Jerusalén y sus muros, salió por el lado oeste de la ciudad y giró hacia la izquierda rumbo al sur, continuando en sentido contrario a las manecillas del reloj alrededor de los escombros de los muros de la ciudad, hasta que regresó a su punto de origen.

Nehemías no andaba solo de turista, en vez de eso, cuidadosamente estudió los muros destruidos y las puertas consumidas por el fuego, la palabra “observé” en Versos 13 y 15 es un término médico para “sondear una herida para observar la magnitud de los daños”.

Nehemías sabía que el trabajo de reconstruir los muros no podría avanzar, a menos de que viera exactamente qué tan mal estaba la situación.

Al igual que con lo demás, Nehemías se tomó el tiempo de calcular el costo antes de iniciar la obra.

Él tiene un corazón, tiene fe, tiene una visión, pero antes de que esa visión se vuelva una realidad, él tiene que ver exactamente lo que se tiene que hacer, y lo que costará, en términos de tiempo, esfuerzo, dinero y liderazgo.

Versos del 17 al 18

Nehemías se reúne con los líderes de Jerusalén. Los ciudadanos y los líderes de Jerusalén no estaban sentados esperando a que super héroe viniera y reconstruyera sus muros.

Habían llegado a captar que era un trabajo imposible, parecía que nadie podría solucionar un problema de 100 años, años atrás, cuando alguien lo intentó, lo enemigos simplemente los detuvieron, así que lo sobrellevaron.

Ahora, cuando Nehemías llegó y explicó su visión de reconstruir los muros a los líderes de la ciudad, había una tremenda cantidad de importancia adjunta a esta reunión.

Nehemías no podía hacer el trabajo solo y estaría en muchos problemas si los líderes no lo ayudaban.

En el cumplimiento de una visión o meta del tamaño de YEHOVAH DIOS, ÉL obra en ciertas personas esenciales para cumplir la meta, usted necesitará su ayuda.

Nehemías tenía un alto llamado de YEHOVAH DIOS y pedía a otros que fueran parte de esta visión, pero nunca dejó de tratarlo como un alto llamado.

Él no actuaría como gritón de feria, intentando manipular a las personas a que tumben botellas de leche incluso cuando realmente no quieren hacerlo

Esta respuesta de los líderes de Jerusalén venía de YEHOVAH DIOS. Ellos dijeron, “¡Sí Nehemías, estamos contigo!”.

Esto era aún más notable considerando las formas en las que pudieron haber respondido, formas en las que podemos responder cuando somos retados a hacer equipo en una obra.

El corazón de Nehemías, su oración, su audacia, su gran visión, su acción, y su sabiduría, todos fueron recompensados.

Esto era algo inspirado por YEHOVAH DIOS, quien movió los corazones de los líderes a hacer esto.

Sabemos que Nehemías fue un gran líder porque las personas lo siguieron.

Las personas que estaban destinadas a seguirlo fueron genuinamente influenciadas por su liderazgo.

Verso 19

La oposición se levanta en respuesta a la obra de YEHOVAH DIOS, las cosas habían estado yendo extraordinariamente bien, así que no nos sorprendemos de que la oposición se levantara otra vez.

Sambalat el horonita y Tobías el siervo amonita, ambos vinieron a oponerse a la obra.

Estos dos aparecen en Vs 10, les disgustó en extremo que viniese alguno para procurar el bien de los hijos de Israel.

Ya habían hecho saber su opinión con anterioridad, ahora buscarán hacer algo al respecto del progreso que está haciendo Nehemías.

Tobías un nombre Judío, era un hombre de influencia, al estar asociado con la familia del sumo sacerdote y al obtener ayuda de los sacerdotes (Nehemías 13, 4).

“Tobías” fue un nombre prominente en las familias sacerdotales para las generaciones venideras.

El nombre “Tobías” significa “YEHOVAH es bueno”, un nombre extraño para un hombre que se oponía a la obra de YEHOVAH DIOS.

Sambalat estaba conectado por matrimonio a familias sacerdotales (Nehemías 13, 28).

Un documento antiguo de este periodo se refiere a Sambalat como “gobernador de Samaria”.

Estos hombres eran Judíos, hermanos de Nehemías y de los ciudadanos de Jerusalén.

Podríamos pensar que deberían haber apoyado su trabajo, pero no lo hicieron. La oposición siempre es difícil, pero cuando se trata de hermanos, se combina entonces también con dolor y traición.

Sambalat y Tobías utilizaron el escarnio en su ataque, querían que Nehemías se sintiera burlado, tonto y ridículo.

Hicieron escarnio nos da a entender que mostraron su desprecio “nos despreciaron”, con un toque humorístico.

Esto muestra que Sambalat y Tobías tenían una baja percepción de la autoridad de YEHOVAH DIOS. Su pregunta mostró que ellos consideraban al rey de Persia como la máxima autoridad en la tierra.

Verso 20

La respuesta de Nehemías a sus oponentes fue ignorarlos. Nehemías ignoró su escarnio.

Sus osadas y directas palabras mostraron que no había sido puesto a la defensiva por su burlesco y escarnecedor ataque.

Nehemías no les contestó punto por punto, no les mostró el documento que proveía del apoyo del rey al proyecto.

Si lo hubiera hecho, Sambalat y Tobías simplemente hubieran alegado que era falso o hubieran salido con otra objeción.

Nehemías sabía que los corazones que se niegan a ser convencidos, nunca serán convencidos.

En su lugar, Nehemías proclamó su confianza en YEHOVAH DIOS. “No importa si ustedes están en nuestra contra. La obra del TODOPODEROSO tendrá éxito”.

Nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, Nehemías proclamó quién era él y lo que haría, proclamó la verdad sobre sus enemigos.

Tal vez hayan sido Judíos por nacimiento, hayan sido ciudadanos legales de Jerusalén, hayan tenido propiedades en la ciudad. Pero sus corazones mostraban que no tenían parte ni derecho ni memoria en la ciudad de YEHOVAH DIOS.

Deja un comentario