Mosqueteros de Yehovah

Levítico Capítulo 22

Versos del 1 al 2

Tenía que haber una separación entre lo Sagrado y lo secular. Aarón no debería llevarse las cosas de la “Tienda de las Citas” a su casa.

La lección para nosotros, es que no debemos tratar los asuntos Sagrados y Santos de YEHOVAH DIOS, los asuntos revelados que no alcanzamos a comprender, como si fueran Temas comunes o vulgares.

Verso 3

El Sacerdote no debería ocuparse de su oficio en una forma descuidada o negligente.

Si de esta forma actuase, YEHOVAH DIOS exigía que fuera apartado del Sacerdocio.

Hay una aplicación espiritual para el creyente de hoy.

Dijo San Pablo en 1 Corintios 11, 27-32

“27. Por tanto, el que come el pan o bebe la copa del Señor indignamente peca contra el cuerpo y la sangre del Señor.

28.Cada uno, pues, examine su conciencia y luego podrá comer el pan y beber de la copa.

29.El que come y bebe indignamente, come y bebe su propia condenación por no reconocer el cuerpo.

30.Y por esta razón varios de ustedes están enfermos y débiles y algunos han muerto.

31.Si nos examináramos a nosotros mismos, no seríamos juzgados.

32.Pero si el Señor nos juzga, nos corrige, para que no seamos condenados con este mundo.”

YEHOVAH DIOS procedió a enumerar todas las formas de impureza, que descalificarían a un Sacerdote, para ejercer su función en el Ministerio Sacerdotal.

Versos del 4 al 9

Los Sacerdotes debían ser “Santos” en sus relaciones en el hogar, en sus contactos sociales, comerciales y en cualquier contacto con el mundo.

Habían sido apartados para ejercer un Ministerio, como Santos y Consagrados YEHOVAH DIOS.

Debían ser un ejemplo para otros. Algunas de las advertencias mencionadas, eran iguales a las expresadas para todo el pueblo.

El Sacerdote, al servicio de YEHOVAH DIOS, no tenía privilegios especiales.

Tanto la impureza del hombre común, como la de los Sacerdotes tenía que ser ceremonialmente limpiada.

La vida privada del Sacerdote, debía equipararse a su oficio y servicio público.

Verso 10

El Sacerdote debía preservar el “Carácter Santo” de la “Tienda de las Citas” en su casa, con las comidas consagradas, excluyendo a los extranjeros.

Solo los hijos de YEHOVAH DIOS podrían Adorarle.

Versos del 11 al 13

Solo los nacidos en casa del Sacerdote, podrían comer de su alimento y los “Doulos” que tuviese, también son contemplados de su propiedad, al igual que la esposa los hijos y las hijas solteras.

Versos del 14 al 16

La ignorancia de la Ley no era una excusa y la custodia del Lugar Santo fue una responsabilidad añadida a los Sacerdotes.

Recordemos, el mundo incrédulo forma su opinión de la “iglesia” a partir de sus miembros.

Recordemos la advertencia de YEHOVAH DIOS en Mateo 18, 7 ¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Es inevitable que existan, pero ¡ay de aquel que los causa!

Quiere decir “Ay, de aquel que haga pecar a los demás”.

Quien comiese lo Santificado para el Sacerdote sin intención, igualmente debía restituir con un 20% además de lo tomado de la ofrenda Santa del Sacerdote.

Versos del 17 al 20

Esta porción de la “Escritura Sagrada”, contiene normas y reglas para que la gente trajese sus ofrendas, las cuales, debían ser puestas en vigor por los Sacerdotes.

No se permitían ofrendas con defectos, porque éstas señalaban la “Perfección de Yeshúa Ha Mashiaj”.

Versos del 21 al 28

Vemos aquí una lista de los defectos que provocarían el rechazo de una ofrenda. La edad del animal, siete (7) días indicaba un ciclo completo.

En el punto de los animales sin defecto para las ofrendas, los israelitas fracasaron y YEHOVAH DIOS, a través de los profetas les denunció por ello.

Lo podemos comprobar en Malaquías 1, 6-14

“6. El hijo honra a su padre; el servidor respeta a su patrón. Pero si yo soy padre, ¿dónde está la honra que se me debe? O si yo soy su patrón, ¿dónde el respeto a mi persona? Esto es lo que YEHOVAH DIOS de los Ejércitos quiere saber de ustedes, sacerdotes que desprecian su Nombre. Ustedes dirán: “¿En qué hemos menospreciado tu Nombre?”

7.Miren, ustedes presentan sobre mi altar alimentos impuros. Ustedes seguramente replicarán: “¿En qué te hemos profanado?” Lo han hecho cuando han pensado que la mesa de YEHOVAH DIOS no merece respeto.

8.Cuando ustedes traen para sacrificarla una bestia ciega, o cuando presentan una coja o enferma, ¿creen que actúan bien? Llévasela al gobernador a ver si queda contento o si te recibe bien, dice YEHOVAH DIOS de los ejércitos.

9.Así es como ustedes piden a YEHOVAH DIOS sus favores. Pero, ¿creen ustedes que los atenderá?

10.¿Quién de ustedes cerrará las puertas del templo para que no vengan más ustedes a encender mi altar inútilmente? Pues, ustedes ahora sólo me molestan, les dice YEHOVAH de los Ejércitos, y me desagradan totalmente sus ofrendas.

11.Desde donde sale el sol hasta el ocaso, en cambio, todas las naciones me respetan y en todo el mundo se ofrece a mi Nombre tanto el humo del incienso como una ofrenda pura. Porque mi Nombre es grande en las mismas naciones paganas, dice YEHOVAH DIOS de los ejércitos.

12.Ustedes, mientras tanto, profanan mi Nombre cuando dicen: “La mesa del Señor está sucia y su comida no es muy rica”.

13.Y me desprecian cada vez que dicen: “¡Qué lata!” palabra de YEHOVAH DIOS. Ustedes toman para ofrecérmelo en sacrificio un animal robado, cojo o apestado. ¿Creen que les voy a aceptar eso?

14.Maldito sea el tramposo que, teniendo en su rebaño un toro, luego de prometérmelo, me sacrifica una bestia raquítica. Porque el Rey grande soy yo, y mi Nombre será respetado en todas las naciones, dice YEHOVAH DIOS de los Ejércitos.”

Versos del 29 al 30

La “Ofrenda” sería libre. Este tipo de ofrenda debía simbolizar al Padre YEHOVAH DIOS, que entregó a Su hijo por Amor y a Yeshúa que sabiendo que después del sufrimiento, tendría Gozo y Alegría.

Como dice Hebreos 12, 2, la Ofrenda debía ser comida en el mismo día, para no permitir la más leve posibilidad de corrupción.

Versos del 31 al 33

Aquel pueblo había sido llamado a ser un “testigo de YEHOVAH DIOS”, sirviéndole como nación.

Su nombre, tenía que estar presente en cada acto de Adoración.

Habían sido llamados a ser testigos hasta los confines de la tierra, como tú y yo hemos sido llamados.

¿Cuál debía ser la motivación de su Obediencia?

1. “Yo soy el Señor” DUEÑO, ESPOSO. PROPIETARIO. SON MIOS.

2. “Yo seré Santificado entre los israelitas” ESTIMADO, MUY APRECIADO.

3. “Yo soy el Señor que los he Consagrado” APARTADOS SOLO PARA MI.

4. “Yo soy el Señor que los saqué de Egipto” ME PERTENECES.

5. “Yo soy su Dios” YO SOY ÚNICO, TU TODO SUFICIENTE.

Deja un comentario