Mosqueteros de Yehovah

Jueces Capítulo 8

Versos del 1 al 3

Los hombres de Efraín se unieron a la pelea en contra de Madián cuando Gedeón les llamó (Jueces 7, 24-25).

Pero ellos estaban enojados, debido a que Gedeón no les llamó antes de empezar la batalla.

El llamado inicial de Gedeón por ayuda, salió hacia las tribus de Manasés, su propia tribu, Aser, Zabulón, y Neftalí (Jueces 6, 35).

Parecería que a los hombres de Efraín les importaba más el reconocimiento, que el bien global de Israel.

En lugar de estar celosos del reconocimiento que otros recibían, ellos debieron estar felices de que el pueblo de YEHOVAH DIOS fue rescatado.

Además, que tuvieron una parte en la Victoria. Los celos, a menudo estorban la obra de YEHOVAH DIOS.

Gedeón no retó el orgullo de ellos, sino que el tranquilizó su orgullo al complementarles y al darles el reconocimiento que imploraron.

Más importante, les retó a involucrarse en la obra de YEHOVAH DIOS que estaba a la puerta.

Su respuesta, fue una manera sabia para lidiar con la contención, cuando hay trabajo de YEHOVAH DIOS que debe hacerse.

Pero Gedeón, siguió teniendo una continua controversia con los hombres de Efraín.

Fue un servicio, mal servicio o deshonra hacia Israel y pudo haber sido por una actitud competitiva hacia Efraín.

Versos del 4 al 9

Podemos imaginarnos lo cansado que estaban, habían peleado duro y perseguido al enemigo una gran distancia.

¿Sabes lo que es para un soldado el estar exhausto? No tiene presencia, está desmayado.

También puede ocurrir cuando servimos a YEHOVAH DIOS, que nos sintamos cansados, pero debemos mantenernos en el camino cuando estamos listo para caer. Es un trabajo muy duro, pero debemos hacerlo como hijos, por la gracia de YEHOVAH DIOS.

Un Doulos no debe únicamente orar cuando siente hacerlo, necesita orar cuando siente que no lo puede hacer.

Si solamente predicamos, algunos de nosotros, cuando nos sentimos como para predicar, no predicaríamos a menudo.

Por medio de Gedeón, el llamado vino al pueblo de la ciudad de Sucot para apoyar a aquellos que pelearon en la batalla.

No se les pidió que entraran en la batalla presente, pero que simplemente apoyaran a aquellos enfrente de las líneas.

En lugar de ayuda el pueblo de Sucot y Peniel dieron excusas.

Ellos no querían apoyar a Israel en la pelea en contra de Madián, sino hasta que la batalla ya estuviera ganada.

No le pidieron al pueblo de Sucot y Peniel que pelearan al frente de las líneas, solamente que apoyaran a aquellos que lo hacían. Aún así, ellos no estaban dispuestos y crearon excusas.

Cuando nos preparamos para hacer la obra de YEHOVAH DIOS, a menudo la resistencia a la que nos enfrentamos, viene de parte de nuestros amigos.

No podemos permitir, que esto estorbe o desanime nuestra obra.

Con o sin la ayuda de los pueblos de Sucot y Peniel, Gedeón sabía que él ganaría la batalla, al decir “cuando regrese”, y no “sí regreso” (Vs 9).

También él hizo votos de vengarse en estas ciudades, las cuales se rehusaron a ayudar a Israel en ese momento estratégico.

Versos del 10 al 12

Gedeón, continuando en la audacia de YEHOVAH DIOS, dirigió un valiente ataque sorpresa.

Esto no era lo mismo como los trescientos (300), atacando a un vasto ejército descrito en Jueces 7,12, pero aún era un pequeño ejército en contra de uno más grande.

Gedeón era lo suficientemente audaz para hacerlo, por imitar a YEHOVAH DIOS al hacer grandes cosas, en circunstancias similares anteriormente.

Las obras previas de YEHOVAH DIOS, le dieron valor para confiar en ÉL, para grandes cosas en el presente.

Esto muestra la persistencia de Gedeón, luchó hasta que la batalla fue ganada y se lanzó en contra de los líderes de la oposición.

Versos del 13 al 17

Los hombres de esta ciudad no quisieron ayudar a Gedeón o a su ejército, antes de que la Victoria estuviera asegurada.

Se rehusaron a ayudar a Gedeón por Fe, así que Gedeón les castigaría como lo prometió.

Básicamente, Gedeón públicamente azotó a los ancianos de la ciudad de Sucot con espinos y abrojos como un método de reprensión pública.

El texto no lo pone claro, pero la Palabra de YEHOVAH DICE que hay siembra y cosecha, para esta justificación de pena severa.

El pueblo de Peniel era partidario de los Madianitas, traidores en contra de Israel.

Versos del 18 al 21

Aparentemente, estos dos reyes Madianitas fueron responsables de la muerte de los hermanos de Gedeón.

Gedeón quería saber esto y quería la confesión antes de ejecutar a estos reyes.

Zebaj y Salmuna sabían que ellos se merecían la muerte y aún animaron a su ejecutor.

Gedeón degolló a Zebaj y Salmuna, recogiendo los adornos en forma de media luna que llevaban en el cuello sus camellos.

Versos del 22 al 23

El deseo por un rey humano sobre Israel comenzó temprano en la historia de la nación.

Cientos de años después en los días de Samuel, el profeta y juez, YEHOVAH DIOS les dio a Israel el rey que pidieron.

Ellos hallaron alivio en los Jueces que fueron levantados por parte de YEHOVAH DIOS y comenzaron a anhelar a un gobernante, visible y de su propia parte.

Pensaron que al asegurar esto, ellos se preservarían de las recurrencias de estos problemas.

Esta fue una buena respuesta por parte de Gedeón, entendía que no era su lugar el tomar el trono sobre Israel y que el Señor YEHOVAH DIOS era el Rey sobre Israel.

Gedeón definitivamente dio la respuesta correcta, cuando dijo que él no quería ser un rey, pero en el resto del capítulo actuó como uno.

Sus palabras fueron humildes, pero sus acciones no lo fueron. Es más fácil hablar sobre humildad y servicio hacia YEHOVAH DIOS, que el vivir en realidad en ello.

Versos del 24 al 26

Gedeón les pidió anillos de oro del botín que habían ganado, porque los vencidos eran Ismaelitas.

Esto no pareció una petición grande, pero cuando fue sumado, llegó a ser más de cincuenta (50) libras (22 kilogramos) de oro, era una buena fortuna que llevaban los reyes Madianitas.

El pueblo estaba feliz en dar parte de su botín y al mismo tiempo era inapropiado, porque Gedeón se levantó por encima del nivel del pueblo que dirigía y esto fue a expensas de ellos.

Una regla general, es que los líderes que trabajan para la obra de YEHOVAH DIOS y obtienen su manera de vivir por regalos de Su pueblo, deben vivir al mismo nivel, no por encima ni por debajo.

Verso 27

Un efod es una prenda que se parece a una camisa, la cual es utilizada por los sacerdotes de Israel (Éxodo 28).

Obviamente estaba mal, es posible que hizo esta obra en contra del prestigio e influencia de la tribu de Efraín.

En ese tiempo, el Tabernáculo centro de adoración de Israel, estaba en Silo en el territorio de Efraín.

Gedeón quizás colocó esto como un lugar rival de la adoración, para competir en contra de la tribu que le turbó en la batalla en contra de Madián.

En este sentido fue un fracaso religioso para el pueblo, el efecto producido que resultó, en el deterioro del carácter de Gedeón mismo.

El pueblo de Israel disfrutaba esta adoración idolátrica. El hermoso y costoso efod fue piedra de tropezadero para Gedeón, su familia y todo Israel.

La belleza artística nos impresiona y nos asombra, pero no necesariamente es una impresión piadosa, muchas veces nos puede distraer, de nuestro enfoque hacia YEHOVAH DIOS.

Por ello, podemos ver en contraste con este efod, que YEHOVAH DIOS ordenó que Sus altares fueran hechos de piedras de cantera (Éxodo 20, 25), para que la atención no estuviera enfocada en la belleza de la obra de la piedra tallada.

Gedeón fue notablemente obediente y lleno de Fe en el momento extremo de la batalla, pero la rutina de su vida diaria fue una prueba aun mayor para su carácter.

Para muchos, los retos del diario vivir, son más difíciles que aquellos de los momentos extremos.

Versos del 28 al 30

En cuanto a la seguridad de la nación, el gobierno de Gedeón como juez sobre Israel fue un éxito. Pero en muchos años, él fue un fracaso espiritual.

Un harén no solamente es un reflejo de la inhabilidad del hombre de controlar su lujuria sexual, es también una manera para que él pueda orgullosamente expresar su riqueza, al decir “Mira todas las mujeres e hijos que puedo mantener”.

El Antiguo Testamento jamás condena la poligamia de una manera directa, aunque el Nuevo Testamento si lo hace en Mateo 19, 4-6 y 1 Timoteo 3, 2.

Pero el Antiguo Testamento muestra el fruto amargo de la poligamia. Las historias de familias polígamas en el Antiguo Testamento, como Jacob o David, son las historias de conflicto y crisis.

Versos del 31 al 32

El nombre de Abimelec significa “Mi padre, un rey”, es el tipo de nombre que un mismo rey llevaría.

Al parecer Gedeón tenía la intención que su hijo se convirtiera en el líder de Israel, después que Gedeón mismo se fuera.

A través de su carrera, vemos a Gedeón como un hombre que se deslizó de las grandes alturas de la Fe, hacia un lugar de total apostasía y rebelión en contra de YEHOVAH DIOS.

Se puede decir que Gedeón, manejó la adversidad mejor que la victoria, porque el éxito, las riquezas y la prominencia le derribaron.

No es suficiente, para nosotros comenzar bien con YEHOVAH DIOS. Debemos de continuar con ÉL, a través de toda nuestra vida en Crecimiento Espiritual.

Versos del 33 al 35

En un sentido, Israel sirvió bien a la memoria de Gedeón, especialmente al Gedeón de sus últimos años.

Al servir a Baal, Israel dijo “lo que en realidad importa es el dinero y el éxito” y con esto siguieron el ejemplo de los últimos años de Gedeón.

El nombre de Ball-Berit significa “baal del pacto”. Los Israelitas tristemente tenían a Baal como su dios de pacto.

Deja un comentario