Mosqueteros de Yehovah

Jueces Capítulo 13

Verso 1

El ciclo de pecado, servidumbre, arrepentimiento, liberación, bendición y pecado de nuevo, continuaban en la historia de Israel. En aquellos tiempos nació el siguiente juez de Israel, Sansón.

En este sentido, Sansón era un estudio de contrastes, un hombre de gran fuerza y gran debilidad, tanto en este periodo como en lo general era una ilustración Israel de grandes alturas y profundos valles.

Sansón también un ejemplo de potencial sin cumplir, aunque hizo grandes cosas por YEHOVAH DIOS, considerar lo que pudo ser y haber hecho al obedecer fielmente la voz de su autoridad espiritual.

Una de las historias más extrañas del Antiguo Testamento, la tenemos con este gran personaje Sansón, por su gran oportunidad y fracaso desastroso pudiendo traer una gran liberación, pero fracasó.

Debido al pecado y rebelión de Israel, YEHOVAH DIOS obtuvo su atención de nuevo, al traerles bajo el yugo de los Filisteos.

Versos del 2 al 3

El pueblo de Sorea está a 14 millas lo que quiere decir 22.5 kilómetros, al oeste de Jerusalén. Era la tierra de la tribu de Dan.

En lo que resta de este capítulo, vemos que se debe considerar a este ángel no cualquier ángel, al igual que en Jueces (Jueces 2, 1-5; 6, 11-24).

El ángel era Yeshúa Ha Mashiaj en una misión especial, apareciéndose como un hombre antes de su encarnación en la virgen Maria (Miriam) de Belén de Judá.

Promesa que llegó como una gran Bendición a una mujer mortificada, por no tener hijos.

Versos del 4 al 5

En Números 6,1-21 describe el voto de un Nazareo.

Explicándose que cuando se estaba bajo ese voto, las personas se consideraban a sí mismas como devotas especialmente para YEHOVAH DIOS.

Por ello, dejaban su cabello sin cortar, se mantenían sin beber vino, ni comer productos de la uva y evitando contacto con cualquier cosa muerta.

No había nada e inusual en tomar un voto de Nazareo, lo inusual en el caso de Sansón es que debía de vivir bajo el voto desde su nacimiento, teniendo la intención de ser, de por vida.

La mujer de Manoa, también debía compartir el voto Nazareo durante el tiempo que ella llevara a Sansón.

Se muestra una rara sugerencia en la frase utilizada por el ángel, cuando dice “Él comenzará a salvar a Israel”. Su fracaso final era conocido, así como su oportunidad.

Versos del 6 al 7

Estos versos indican, que la aparición del ángel de YEHOVAH DIOS a la esposa de Manoa, aparentaba ser un varón, pero su aspecto era un ángel de YEHOVAH DIOS.

Lo cual muestra, el profundo impacto en la aparición del varón de YEHOVAH DIOS, sobre la mujer de Manoa. Temible en gran manera, que ella no hizo preguntas sobre de donde era o cual era su nombre.

Versos del 8 al 14

Manoa sabía lo que YEHOVAH DIOS quería que hiciera, debido a que el ángel de YEHOVAH DIOS se lo había dicho a su mujer, aquí pidió una confirmación de las palabras habladas anteriormente.

El Ángel no contestó esta petición, para que conociera el futuro, simplemente llamó a Manoa y a su mujer a que obedecieran, lo que YEHOVAH DIOS ya les había dicho que hicieran.

Versos del 15 al 18

El ángel de YEHOVAH DIOS, mostró ser YEHOVAH DIOS, porque no necesitaba comida, pero aceptaría una ofrenda de sacrificio hecha para YEHOVAH DIOS.

Demuestra ser Yeshúa Ha Mashiaj, al tomar el Nombre de Misterioso, es decir, Admirable (Isaías 9, 5).

Versos del 19 al 21

El ángel de YEHOVAH DIOS probó que era Admirable al hacer este milagro, el ascender en la flama del sacrificio al cielo.

Lo primero notable sobre la historia de Manoa y su mujer, es que a menudo oramos por bendiciones, las cuales nos harán temblar cuando las recibimos.

Otro aspecto notable, es la profunda postración del espíritu, precursor de bendiciones asombrosas.

Por primera vez Manoa y su mujer entendieron que esta persona no era un simple varón o mensajero de YEHOVAH DIOS. Se dieron cuenta que hablaron con YEHOVAH DIOS mismo.

Versos del 22 al 23

Manoa quizás sabía lo que YEHOVAH DIOS le había dicho a Moisés en Éxodo 33, 20 “No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre y vivirá”.

Manoa temía, porque acababan de ver a YEHOVAH DIOS y morirían en poco tiempo.

La respuesta desde la perspectiva de la mujer de Manoa, entendió que YEHOVAH DIOS no había hecho tanto por ellos para abandonarlos ahora.

La obra pasada de YEHOVAH DIOS en nuestras vidas, es una Promesa de su futuro cuidado y su Bendición para nosotros.

La mujer de Manoa era una invaluable fuente de ánimo para su Fe. Ella no criticó a Manoa, no dijo “Que hombre tan absurdo eres. Debes ser un hombre tonto para que estés tan asustado”.

Nosotros nunca podremos fortalecer la Fe de alguien más, por medio de la crítica. Debemos es animarlos y edificar su Fe.

La base de la Fe de la mujer de Manoa era, que ella sabía que YEHOVAH DIOS había aceptado su ofrenda para ÉL.

El mismo principio obra para el hijo de YEHOVAH DIOS hoy, si nuestro Padre Creador quisiera hacernos mal, jamás hubiera aceptado una ofrenda por parte tuya, la ofrenda de Yeshúa Ha Mashiaj en la Cruz.

Ten bien claro, que si YEHOVAH DIOS, tenía la intención de destruirnos, NO NOS HUBIERA MOSTRADO NUESTRO PECADO, porque éramos lo suficientemente felices anteriormente ¿o no era así?.

En nuestra propia pobre vida, estábamos lo suficientemente cómodos y contentos.

Y si YEHOVAH DIOS no tenía la intención de perdonarnos, no nos mostraría nuestros pecados para atormentarnos antes de tiempo, a menos que su intención fuera quitarlos de nuestra vida.

Versos del 24 al 25

La Promesa de parte del ángel de YEHOVAH DIOS fue cumplida, probando ser cierta, como todo lo que Promete YEHOVAH DIOS.

Usualmente pensamos en Sansón con músculos grandes y tensos, los demás no podían descubrir porque era tan fuerte, la fuente de su gran fuerza es que era parte del cumplimiento de la Promesa de YEHOVAH DIOS.

Sansón tal vez, no se miraba fuerte, era el Espíritu de YEHOVAH DIOS quien le hacía fuerte.

Deja un comentario