Mosqueteros de Yehovah

Jueces Capítulo 11

Versos del 1 al 3

Algunos exégetas afirman que Jefté era hijo ilegítimo, pero esto no es cierto.

La Biblia no dice que lo fuese, lo que dice es que “era hijo de una prostituta” (Vs 1).

Como en el caso de Rahab, que había sido prostituta, título asociado mayormente en hebreo como “extranjera” con aplicación de idolatría pagana, pero se casó con Salmón un israelita, algo imposible de hacer con un príncipe de Israel.

Seguramente la madre de Jefté tuvo un matrimonio honorable, por lo que su hijo sería tan legítimo como el de Salmón y Rahab, que llegó a ser uno de los antepasados de Jesucristo (Mateo 1, 5.)

Es posible que la madre de Jefté fuese una esposa secundaria de Galaad y hasta cabe la posibilidad de que Jefté haya sido el hijo primogénito de Galaad.

De haber sido Jefté un hijo ilegítimo, no hubiese podido ser miembro de la congregación de Israel y sus medio hermanos, que lo habían echado de la casa paterna, no hubiesen tenido base legal para haberle pedido después que fuese su comandante.

En los Versos 2, 6 y 11, el que Jefté hubiese sido hijo de una esposa secundaria, no le convertía en hijo ilegítimo, pues la Ley explicitaba en Deuteronomio 21, 15-17 que tales hijos, tenían los mismos derechos de herencia que el hijo de la esposa preferida.

El área de Galaad era la parte de Israel que estaba al Este del Río Jordán, el cual comprendía el territorio de Rubén, Gad y la media tribu de Manasés. Coincidentemente, el padre de Jefté también era llamado Galaad.

Rechazado por su familia debido a la calumnia de su linaje ilegítimo, Jefté habitó en esta área, en lo que sería Siria de nuestros tiempos.

Tob ha sido tentativamente identificada con la moderna el-Taiyibe, cerca de 15 millas o 24, 14 kilómetros al Este y Noroeste de Ramot-Galaad, en el área desolada que está justamente fuera de la frontera Oriental de Israel y la frontera Noroeste de Amón.

Jefté no fue necesariamente el líder de una banda de criminales. El término hombres aventureros no significa necesariamente un bandido.

La palabra puede, sin embargo, significar en su lugar personas pobres, sin propiedad y sin empleo.

Jefté y su banda probablemente operaban más a la manera de David y su grupo, los cuales aparecieron años después, protegiendo ciudades y asentamientos de los merodeadores.

Como lo hizo David en el tiempo descrito en 1 Samuel 25, 4-8, recibiendo paga de aquellos que él ayudaba.

Es también posible, que ellos solamente despojaron a las aldeas de los pueblos enemigos, tales como los Amonitas.

Versos del 4 al 8

La nación de Amón, los Amonitas, vivían al Sur de Israel. Éstos eran un grupo semi nómada que descendieron del sobrino de Abraham, Lot.

Debido a la crisis de los Amonitas, los líderes de Galaad estaban desesperados por un líder hábil y ellos voltearon hacia Jefté, estando dispuestos a darles la autoridad como el jefe sobre Galaad.

Versos del 9 al 11

Jefté solamente asumiría el liderazgo en dicha crisis, si también él era reconocido como líder después de la crisis, no quería ser rechazado otra vez, como un hombre insignificante.

Este Mispá, era la región donde tuvo lugar el famoso acuerdo entre Labán y Jacob en Génesis 31, 43-50.

La idea de Mispá “guardia”, es “Si haces de otra manera de acuerdo con esta promesa, YEHOVAH DIOS lo verá y ÉL castigará”.

Versos del 12 al 13

Jefté hizo una pregunta sencilla ¿porqué estas en la tierra de Israel? Quizás toda la disputa se podría resolver por medio de negociaciones y diplomacia en lugar de la guerra.

El rey de Amón dio una simple respuesta, al decir que ellos estaban en Israel porque era su propia tierra y que Israel se las quitó injustamente.

Versos del 14 al 28

La respuesta escrita de Jefté hacia el Rey de los Amonitas, explicó cuidadosamente por qué Israel tenía el derecho de las tierras, las cuales los Amonitas reclamaban que eran de ellos.

Jefté le recordó al rey de los Amonitas, que los Amorreos habían conquistado a los Amonitas y tomaron control de su tierra.

Cuando Israel derrotó a los Amorreos en la batalla, ellos tomaron la tierra de los Amorreos, la cual, también era anteriormente la tierra de los Amonitas.

Jefté argumentó que ya que YEHOVAH DIOS le dio esta tierra a Israel y los Amonitas no la reclamaron.

Jefté argumentó que el dios “Quemós” de los Amonitas, no era digno para conquistar la tierra de Israel.

Ya que Israel tuvo esta tierra por trescientos (300) años y demostraba que el dios “Quemós”, no era más grande que el YEHOVAH DIOS de Israel.

Es notable las figuras de los Jueces y los períodos de opresión dados en este tiempo que fue exactamente trescientos diecinueve (319) años.

Le retó diciéndole, si tu dios es lo suficientemente poderoso para darte la tierra, entonces deja que lo haga. Veremos quién es más fuerte, YEHOVAH DIOS o “Quemós”.

Jefté no vio primeramente esta batalla entre dos ejércitos, sino entre YEHOVAH DIOS de Israel y el dios falso de Amón.

Jefté mostró verdadera sabiduría, al ver esto primero como una batalla espiritual.

“Quemós” era tradicionalmente el dios de los Moabitas, no de los Amonitas.

Pero ellos pudieron haber adorado a los dioses de cada quien y también quizás, consideraban a “Quemós” y a “Milcom” como al mismo dios pero con nombres diferentes

La respuesta lógica y razonable de Jefté no tuvo efecto sobre el Rey de Amón. La guerra era por lo tanto inevitable.

Verso 29

Esta era la fuente de la valentía de Jefté y puede ser la fuente del coraje para nosotros también.

Cuando somos acosados por temores y ansiedades, necesitamos llenar nuestras vidas con Yeshúa Ha Mashiaj y ser llenos con el Ruaj Hakodesh.

La llenura del Espíritu nos hace avanzar. Vamos hacia adelante en el sentido de progreso espiritual y confrontando a los enemigos de YEHOVAH DIOS.

Versos del 30 al 31

Aunque bien intencionado, este fue un voto necio. Tales votos pueden ser intentos de manipular a YEHOVAH DIOS o el ponerle bajo obligación hacia nosotros.

Es más importante estar del lado de YEHOVAH DIOS, que intentar persuadirlo para que ÉL esté de nuestro lado.

Aún un hombre lleno del Espíritu puede hacer cosas necias. El Espíritu Santo no nos abruma y controla, nos guía y esa guía puede ser resistida o ignorada en puntos pequeños o más grandes.

No hay necesidad de sobornar la ayuda de YEHOVAH DIOS, como Jefté lo hizo, por su promesa apresurada.

YEHOVAD DIOS dará con gusto y libremente de su propio corazón de amor, la ayuda y liberación que necesitamos, si tan sólo nuestro camino, está ordenado correctamente delante de ÉL.

Jefté no tenía un sacrificio humano en mente. Esto está indicado por la antigua gramática Hebrea, el género masculino puede ser traducido “sea lo que salga” o “quien sea que salga” y “lo sacrificaré”.

Según los eruditos Hebreos la mejor traducción es “Lo consagraré a YEHOVAH DIOS” o “lo ofreceré para el holocausto”.

Como él escribió “Si es algo apto para el holocausto, será hecho así; si es apto para el servicio de YEHOVAH DIOS, será consagrado hacia él”.

El sacrificio humano, estaba estrictamente prohibido por la Ley Mosaica. en pasajes como Levíticos 18, 21 y Deuteronomio 12, 31.

Es casi certero, que Jefté estaba familiarizado con tales pasajes, debido a que él negoció con los Amonitas y demostró, que conocía la Palabra de YEHOVAH DIOS.

Versos del 32 al 33

YEHOVAH DIOS ganó una gran e importante victoria por Israel, por medio de Jefté.

Jefté superó la amargura y el rechazo de la familia para satisfacer una gran necesidad.

A pesar de su difícil pasado, siendo rechazado por sus hermanos, YEHOVAH DIOS lo utilizó de una manera maravillosa.

Esta fue otra Victoria para Israel, ganada bajo el liderazgo del juez lleno del Espíritu.

Versos del 34 al 35

Jefté hizo su necio voto sinceramente, con la intención de mantenerlo enteramente. Pero él no consideró seriamente las consecuencias del voto.

Por lo tanto, él se entristeció cuando su hija fue la primera en saludarlo fuera de su casa.

El voto de Jefté fue necio y no debió guardarlo, no tenía derecho de castigar o afligir a su hija de cualquier forma, debido al voto que hizo con YEHOVAH DIOS.

Una cosa es hacer y guardar el voto cuando es una vaca o una oveja la que saldría de la casa cuando llegara, pero cuando su hija salió debió haber dicho:

“He hecho un voto necio y sería más pecaminoso para mí el guardarlo que romperlo. Me arrepentiré delante de YEHOVAH DIOS por mi necio voto”.

Como por ejemplo, si un hombre hace un voto para cometer un crimen, el voto en sí mismo es un pecado y el llevar a cabo será sin duda pecaminoso.

El voto de un hombre debe ser necesario y correcto para que lo haga, pues un hombre puede hacer el voto de robar, cometer adulterio, asesinar y después decir, “Yo estaba correcto en todos esos actos, porque hice voto de hacerlos”.

Esto es absurdo y el admitir tal principio sería el destruir toda la moralidad.

Eclesiastés 5, 1-2. 4-6 habla del peligro de hacer votos necios.

Este pasaje pone en claro que es mejor el no hacer un voto, que el hacer un voto necio. Esto no significa, que los votos sean malos, pueden ser buenos. Lo que significa, es que debemos tomarlos en serio.

Debemos tomar en serio el pecado de los votos quebrantados y cuando lo vemos, debemos de arrepentirnos y guardarlos o arrepentirnos de la necedad de haber hecho el voto y buscar la liberación de YEHOVAH DIOS hacia ese voto.

Al mismo tiempo, por el bien del principio solamente, había algo maravilloso sobre el espíritu de la voluntad de Jefté para mantener sus votos, aún cuando le costara la vida de su hija.

En el voto fue necio y no debió guardarlo, pero la tenacidad de su carácter le dice “he dado palabra a YEHOVAH DIOS y no podré retractarme”.

Palabra gloriosa, que debiera ser la palabra de cualquier seguidor de Yeshúa Ha Mashiaj.

Como seguidores de Yeshúa Ha Mashiaj, la declaración de Jefté nos recuerda lo que hemos hecho.

¿Le he dado mi palabra a YEHOVAH DIOS. Soy Doulos del Altísimo por amor?.

1. Hemos confesado nuestra Fe en Yeshua Ha Mashiaj.

2. Hemos declarado que somos seguidores y discípulos de Yeshúa Ha Mashiaj.

3. Hemos alabado a YEHOVAH DIOS con nuestras alabanzas y palabras.

4. Hemos proclamado nuestra parte, junto con el pueblo de YEHOVAH DIOS.

Como seguidores de Yeshúa Ha Mashiaj, la declaración de Jefté nos recuerda lo que no podemos hacer:

1. No podré retractarme.

2. No nos podemos retractar, cuando seamos perseguidos.

3. No nos podemos retractar, cuando se burlen de nosotros.

4. El retractarnos, podría mostrar que nuestra Fe siempre fue falsa.

5. El retractarnos, traería desgracia a la obra de Yeshúa Ha Mashiaj en la Cruz.

6. El retractarnos, abandonaría la recompensa celestial.

7. El retractarnos, no tendría sentido.

Versos del 36 al 40

Algunos piensan que Jefté en realidad ofreció a su hija en holocausto. Si él lo hizo, esto fue exactamente un ejemplo de celo equivocado para con YEHOVAH DIOS, porque YEHOVAH DIOS jamás le pidió que hiciera un voto tan necio o que lo cumpliera de una manera necia.

Después, en su historia, Israel comenzó a servir a un terrible dios pagano llamado “Moloc”, quien era apaciguado con sacrificios de infantes de la manera más terrible.

YEHOVAH DIOS nunca pidió ser servido de esta terrible manera y por lo tanto, la culpa no se le puede imputar a ÉL.

Estos versos indican que fue más probable que Jefté apartara su hija para el servicio del Tabernáculo, de acuerdo con el principio de Levíticos 27, 2-4, donde las personas apartadas para YEHOVAH DIOS en un voto, no eran requeridas a ser sacrificadas, como lo eran los animales, sino que eran “dados” al Tabernáculo en su valor monetario.

Sabemos que había mujeres que estaban apartadas para el servicio del Tabernáculo, eran llamadas las mujeres que velaban a la puerta del Tabernáculo de reunión (Éxodo 38, 8; 1 Samuel 2, 22).

Es más común que la hija de Jefté se convirtió en una de estas mujeres que servían en el Tabernáculo. Su hija y sus amigas se entristecieron, porque ella fue dada al servicio del Tabernáculo, antes de que se pudiera casar.

El enviar a su única hija sin casar, al servicio del Tabernáculo por el resto de su vida, muestra que tan serio Jefté y su hija, tomaron su Promesa para YEHOVAH DIOS.

Muchos comentaristas se oponen y no ven otra opción que el decir que Jefté de una manera horrible, cumplió su voto al realizar el sacrificio humano de su propia hija.

“El intento de conmutar la sentencia de muerte a la de virginidad perpetua, no puede ser sostenida”.

Pero su compromiso de ser una de las mujeres que velaban a la puerta del Tabernáculo parece la mejor explicación, debido a que Jefté está enlistado como un héroe de la Fe (Hebreos 11, 32).

Es difícil creer, que él hizo algo contrario a las maneras de YEHOVAH DIOS al ofrecer a su hija como un sacrificio humano y aún ser mencionado como un hombre de Fe en Hebreos 11.

1 comentario en «Jueces Capítulo 11»

Deja un comentario