Mosqueteros de Yehovah

Josué Capítulo 14

Versos del 1 al 2

En este proceso, Josué, Eleazar y los cabezas de cada tribu se juntaron para supervisar la repartición de las tierras, que fue dirigida por YEHOVAH DIOS.

Versos del 3 al 5

Comúnmente pensamos y hablamos de las “doce (12) tribus de Israel”, pero en realidad eran trece (13).

Aunque eran doce (12) los hijos de Jacob (Israel), los descendientes de uno de sus hijos, José, se dividieron en dos tribus (Manasés y Efraín).

Esto explica porque se puede tener dos (2) tribus y media en el Este del río Jordán, nueve (9) tribus y media en el Oeste del río Jordán, y una (1) tribu sin provincia como su herencia.

Versos del 6 al 9

Caleb, de la tribu de Judá, era uno de los doce (12) espías que exploraron la tierra de Canaán unos cuarenta (40) años antes cuando Israel estaba por primera vez en la entrada de la Tierra Prometida (Números 13,1-25).

Él fue uno de los dos espías que regresó con un buen reporte, un reporte de Fe, creyendo (obedeciendo) que YEHOVAH DIOS le había dado a Israel la tierra y los haría capaces de conquistarla (Números 13, 26 al 14, 9).

Los otros diez (10) espías creyeron que Israel, sería destruido en el intento de tomar Canaán e Israel creyó a los diez (10) espías que dudaron.

El otro espía fiel no era otro sino Josué. Los diez (10) espías sin Fe midieron a los gigantes contra su propia fuerza, pero Josué y Caleb midieron a los espías contra la fuerza de YEHOVAH DIOS.

YEHOVAH DIOS no le permitiría a esa generación de incrédulos entrar, así que esperó que murieran en el desierto (Números 14, 26-38).

Los únicos de edad en ese tiempo de rechazo, que entraron a la Tierra Prometida fueron Josué y Caleb, los dos (2) espías fieles.

Por lo tanto, así como es apropiado que Judá es la primera tribu en recibir su tierra el Oeste del Jordán, lo es también que Caleb sea el primero entre el pueblo de Judá en recibir su herencia.

Caleb le recuerda a Josué la promesa que Moisés hizo en Deuteronomio 1, 35-36.

Cuando Caleb dice yo cumplí siguiendo a YEHOVAH DIOS, no está siendo orgulloso, él solo está citando lo que Moisés había dicho acerca de su heredad.

Nosotros deberíamos imitar la valentía de Caleb al pedirle a YEHOVAH DIOS lo que prometió. Puede ser difícil de creer, pero YEHOVAH DIOS aprecia este tipo de valentía.

¿Por qué Caleb repite esta frase dos veces? se puede asumir que fue una impresión significativa y apropiada por ser algo grande e importante cumplir siguiendo a YEHOVAH DIOS.

Reconocemos que la gente más exitosa es aquella que se ha entregado completamente a algo.

¿Nos entregaremos completamente a seguir a YEHOVAH DIOS?.

Versos del 10 al 15

A pesar de que está avanzado en años, su fuerza no disminuye. A la edad de ochenta y cinco (85) años, él estaba liderando la batalla y no era contra cualquier enemigo, sino contra los anaquim.

Así es como YEHOVAH DIOS quiere que seamos en nuestra vida espiritual, mientras avanzamos en años.

Envejecer, nunca contempla debilitarnos en Yeshúa Ha Mashiaj, por el contrario, se refiere a tener mayor celo por la “obediencia”, porque no solo conoce la Palabra de YEHOVAH DIOS, es “testigo de su eficiencia”.

En efecto, Caleb quiere la pelea, podría haber pedido un lugar fácil, pero sabe que esos enemigos deben ser enfrentados y debe ser él quien lo haga.

No deja el trabajo a alguien más, aunque pudo haberlo hecho, especialmente a su edad.

¿Qué pasaría si todos en Israel hubieran tenido el corazón de Caleb?.

¿Y si nadie hubiera tenido el corazón de Caleb?.

De nuevo, el secreto de Caleb es claro, había seguido cumplidamente a YEHOVAH DIOS de Israel. Había un compromiso total en la vida de Caleb.

Deja un comentario