Mosqueteros de Yehovah

Job Capítulo 10

Versos del 1 al 7

En los versos del día de hoy Job le preguntaría a YEHOVAH DIOS “¿Por qué estás haciendo esto?”.

Parece que Job creía que aún no comenzaba a quejarse, iba, con amargura de su alma, a decir lo que le diría a YEHOVAH DIOS si se le diera la oportunidad.

Este poema es llamado una queja, una queja que apela a la compasión de YEHOVAH DIOS. La frase paralela con “amargura de mi alma”, describe miseria, pero no amargura.

Job le diría a YEHOVAH DIOS, “Pon tus cartas sobre la mesa. Presenta tu caso en mi contra para mostrarme porqué merezco este desastre en mi vida”.

El significado de “no me condenes” es literalmente “tratar a una persona como malvada”. Ese era el problema de Job con YEHOVAH DIOS.

A él le parecía que el Todopoderoso le estaba dando lo que un hombre perverso merecía, cuando YEHOVAH DIOS sabía que Job no era un hombre perverso.

Esto deseaba saber Job, no para satisfacer su curiosidad, sino su conciencia, como uno puede observar bien.

Es un hecho notable, aparentemente desapercibido por los comentaristas, pero muy revelador de la mente de Job, que en ninguna de sus peticiones hace la evidente petición que su enfermedad sea sanada.

¡Cómo si todo fuera a estar bien cuando él esté bien otra vez! Eso no respondería la pregunta que es más urgente que cualquier otra cosa, ¿por qué?.

Un santo en juicio podría preguntar como hizo Job, “hazme entender ¿por qué contiendes conmigo?”. Se sugieren varias respuestas:

Puede serque YEHOVAH DIOS esté contendiendo contigo para mostrarte su poder para sostenerte, desarrollar tus gracias, porque tienes algún pecado oculto que te está haciendo mucho daño, porque quiere que entres a la comunión de sus sufrimientos o para humillarte.

El pecador que busca respuestas también podría preguntar como hizo Job, “hazme entender por qué contiendes conmigo”.

Sugerencias o varias respuestas para el pecador que busca respuestas:

· Puede ser que YEHOVAH DIOS esté contendiendo contigo porque no estas completamente consciente de tu condición perdida, para probar tu sinceridad, porque estás conservando un pecado que no quieres entregarle o porque aún no entiendes por completo el plan de salvación.

Job se desahogaba más y más con YEHOVAH DIOS. “¿Esto te hace feliz? Yo soy la obra de tus manos”, ¡Y mira cómo me estás tratando!”

Claramente sabía que YEHOVAH DIOS no era limitado en su visión como lo son los hombres. Sin embargo, por los hechos que Job había visto y experimentado, parecía que el Altísimo lo veía con la misma visión hueca y superficial que sus amigos utilizaban.

Job apeló al conocimiento de YEHOVAH DIOS sobre él y su carácter.

Claro, el Altísimo estaba de acuerdo con Job, incluso diciendo que Job era perfecto y recto, temeroso de YEHOVAH DIOS y apartado del mal (Job 1, 1).

“Soy un pecador, pero no admito, que me regodee en ningún pecado conocido, no hay manera de que se encuentre perversidad en mí, la hipocresía no reina en mi corazón”.

Sin embargo, la angustia de Job distorsionaba su percepción de YEHOVAH DIOS, hasta el punto donde no podía ver lo que solo podía ser visto por el ojo de fe, que va más allá de la vista de las presentes circunstancias.

Versos del 8 al 12

En los versos Job preguntaría “Yo soy tu creación: ¿Por qué me afliges?”.

Job era un científico listo y sabía que YEHOVAH DIOS era el autor de la creación y específicamente de la humanidad.

Tenía el mismo entendimiento que el Salmista que dijo, “Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras, estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien” (Salmos 139, 14).

Al mencionar “acuérdate que como a barro me diste forma y ¿Y en polvo me has de volver?” Job incluso parecía comprender que la humanidad vino del polvo de la tierra (Génesis 2, 7).

En una poesía maravillosa, Job ilustró la formación de su cuerpo en 3 imágenes:

· El hombre es como una vasija de barro, moldeada por el alfarero (Job 10, 9).

· El hombre es como un queso, vaciado por un quesero (Job 10, 10).

· El hombre es como una ropa, tejida por un sastre (Job 10, 11).

Job sabía que YEHOVAH DIOS lo creó, ahora sentía que el Altísimo quería destruirlo.

Lo que Job no sabía es que YEHOVAH DIOS había prohibido estrictamente que esta calamidad terminara en muerte (Job 2, 6).

Podemos simpatizar con lo que sentía Job y entendemos que no podía saber esto. Sin embargo, también sabemos la verdad de la escena celestial detrás de la escena terrenal.

Job no podía negar el trabajo pasado de YEHOVAH DIOS en su vida como creador y protector, sin embargo, todo eso hacía las cosas más problemáticas, no menos.

La profundidad de su experiencia le decía, “¿Por qué el mismo YEHOVAH DIOS que me ha creado y protegido ahora me ha abandonado tan evidentemente?”.

En Job 10, 12, Job de hecho le agradece a YEHOVAH DIOS por tres cosas maravillosas:

· Vida, se refiere a “vida y misericordia me concediste”.

· Favor divino es “misericordia me concediste”.

· Visitación divina, “tu cuidado guardó mi espíritu”.

Versos del 13 al 17

Job le pide a YEHOVAH DIOS que revele una causa pecadora dentro de él mismo

Comienza a dar en el núcleo del problema que se agita dentro de él, sabía que DIOS conocía todas las causas y respuestas por su condición, sin embargo, DIOS no se las decía.

Una vez más, debido a Job 1 y 2, estamos en la curiosa posición de saber algo que Job no sabía.

Las causas y las intenciones de las calamidades presentes de Job estaban guardadas en YEHOVAH DIOS y eran ocultas para Job, pero YEHOVAH DIOS ha compartido con el lector del Libro de Job lo que el mismo Job no sabía.

Los amigos de Job insistían en que los desastres de su vida le vinieron debido a algo malo en particular que hizo o a la perversidad dentro de él. Job protestaba que éste no era el caso, aquí una vez más expresa la idea.

Job sentía como si YEHOVAH DIOS no le fuera de ayuda en su angustia presente. En vez de eso, sentía como si fuera una presa para DIOS, quien vino a él como cual león.

Es literalmente “cambios y un anfitrión están conmigo” , si la frase significa “tropas de relevo” o ”‘fuerzas frescas”, entonces esto se parece e ilustra la afirmación en el verso 16b de que YEHOVAH DIOS está lleno de sorpresas y sus recursos son ilimitados.

Versos del 18 al 22

En estos versos Job le pide a YEHOVAH DIOS que lo deje en paz, regresa a un tema que vimos primero en Job 3. Él siente que hubiera sido mejor nunca haber nacido.

A este punto de la historia, Job simplemente preferiría que YEHOVAH DIOS lo dejara en paz. Él no reconocía que era porque YEHOVAH DIOS no lo dejó solo que había durado tanto y no había sido destruido por completo por el diablo, ni por la desesperación.

El libro de Job refleja bien la dificultad de aprehensión de la verdad de la vida después de la muerte en el Antiguo Testamento.

Declaraciones de oscuridad y casi desesperanza como estas están combinadas con ocasionales declaraciones de fe triunfante y confiada, como en Job 19, 25, “Yo sé que mi redentor vive y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a Dios”.

Él apila un montón de términos melancólicos incluyendo cuatro palabras diferentes para oscuridad, para indicar cuán deprimente es el “Seol”.

Finalmente él recurre a usar no menos de cuatro diferentes palabras Hebreas para “oscuridad”, traducidas variadamente “negro medianoche”, “la sombra de la muerte”, “la tierra de oscuridad y caos”, “donde la confusión reina”, “donde la luz misma es como la muerte de la noche” y así continua.

Job junta todas estas palabras, apilando una sobre la otra por un efecto cumulativo tan solemne e impresionante como cualquier cosa en Shakespeare.

“La sombra” es la “parte oscura de la cosa”, así que la sombra de muerte es el lado oscuro de la misma, la muerte en sus representaciones más horribles y espantosas.

Deja un comentario