Mosqueteros de Yehovah

Jeremías Capítulo 30

Versos del 1 al 24

Oráculo de restauración. La misión del profeta no puede reducirse a la mera denuncia o a la predicación de catástrofes y castigos.

Ya desde el principio, la vocación de Jeremías comportaba la tarea de arrancar y destruir, pero también la de edificar y plantar (Jeremías 1, 10).

En los capítulos anteriores, el grueso del mensaje tiene que ver más con anuncios de destrucción y muerte, aunque también hay breves anuncios de salvación (Jeremías 3, 14-17; 23, 3-4; 29, 10).

En la sección que viene a continuación encontraremos la explícita dimensión de la esperanza y de la salvación.

Es lo que los especialistas llaman el “libro de la consolación” de Jeremías, al estilo de Isaías 40–55.

Así pues, nos encontramos ante un futuro esperanzador para Israel y para Judá.

De hecho, los acontecimientos del 587 a.C. habían afectado solamente a Judá, ya que Israel había sido destruido en el 721 a.C. por los asirios.

Con todo, la idea de la restauración había comenzado a germinar desde que el poder asirio inició su decadencia, gracias a ello, el rey Josías de Judá, pudo reconquistar casi todo el territorio del norte (2 Reyes 23, 15. 19; 2 Crónicas 35, 18).

Así, la esperanza del retorno se había abierto primero que todo para los habitantes del reino del norte, pero ahora, dados los acontecimientos en el reino del sur, dicha esperanza cobra nuevo vigor y mayor actualidad.

YEHOVAH DIOS aún ama a Israel y lo reunirá de nuevo.

Esta idea de la reunificación de Israel será el tema de los llamados profetas del destierro (Isaías 43, 5-7; 49, 5-6. 12. 18-23; Ezequiel 11, 17; 20, 34; 28, 25; 34, 12-13).

Después del destierro se añorará esa imagen de todo Israel reunido (Zacarías 10, 6-12).

Cuando el Señor haya visitado a los opresores (vs 20) no habrá más dominadores sobre Israel, el soberano saldrá del mismo pueblo.

Después del destierro, Israel no pudo volver a alcanzar su completa autonomía.

La ira del Señor seguirá su curso, sin perder de vista que algún día el pueblo comprenderá que sólo caminando en alianza con YEHOVAH DIOS podrá sobrevivir.

Deja un comentario