Mosqueteros de Yehovah

Génesis Capítulo 15

Versos 1 al 6

Efectivamente, Abram Luego de rescatar a Lot, aspiraba a que su sobrino regresara con él, puesto que no tenía hijos propios y en ese momento crucial consideraba a Lot como su potencial heredero. Pero, Lot de nuevo regresó a Sodoma y se apartó de ellos.

La primera expresión “no temas” se refiere a la incertidumbre de Abram sobre si ¿tendría la recompensa que le correspondía?, y es por eso, que al final del versículo YEHOVAH DIOS le afirmó “tu recompensa es muy grande”.

Esto implica, que el temor de Abram no se debía al hecho de haber matado a toda esa gente, la razón de su temor, es porque Abram estaba perfectamente consciente que esas personas, realmente merecían la muerte.

Es conveniente recalcar, la existencia de un “error común” de Inmadurez Espiritual, en la cual, caemos con regularidad cuando iniciamos nuestra Comunión con el Altísimo, consiste en pretender alcanzar los propósitos que vienen de YEHOVAH DIOS, lejos de su presencia, y así no es, tenemos que buscarle por lo que “ES”, y no por lo que nos puede dar (Salmo 27, 4).

A continuación, veamos lo que implica en el lenguaje original, el término descendencia:

Descendencia según el diccionario Strong en H2233 ז ַרע es “zéra” del H2232, “semilla”, es figurativamente un fruto, una planta, tiempo empleado en la siembra, igual a posteridad.

Posteridad significa: algo bueno, naturaleza carnal, de quien precede, descendencia, descendiente, especie, estirpe, ser fecunda, genealogía, generación, el grano, el hijo, poner, la posteridad, el postrero, la prole, acto de sembrar, el semen, la sementera, la semilla, la siembra.

Ahora, hagamos la comparación con el Nuevo Testamento (N.T.) de la palabra que cita el apóstol Pablo de esta descendencia en Gálatas 3, 29 «Y si ustedes son de Cristo, también son descendencia de Abrahán, y los herederos de la promesa» (Biblia Latinoamericana).

En lo que corresponde a la definición de Linaje, según el Strong G4690 σπέρμα “spérma” de G4687, algo sembrado, derramado (incluido la “esperma” masculina), por implicación, descendencia, específicamente remanente (figurativamente como si se guardara para sembrar), el linaje, la descendencia, el descendiente, la semilla, la simiente.

En la extensión de toda la Palabra de Vida, vemos como el Plan de Dios era el de crear un pueblo que le Adore y sea Luz a los demás pueblos (Romanos 8, 15-17; 1 Pedro 1, 1-2. 9-10).

En el paleo hebreo el término iconográfico de creer, es la misma raíz de Fe y también del término Amén, significa literalmente “que fluya de la cabeza del líder como agua las palabras que contienen el semen de la vida”.

Versos 7 al 21

Antiguamente, los Pactos se hacían con una ceremonia ritual, donde se mataban animales, partiéndose a la mitad, desde la cabeza hasta la cola, este corte violento, daba lugar a un charco de sangre entre las dos partes.

En medio de la ceremonia de Pacto, los contrayentes se obligan voluntariamente, a caminar en medio de las partes de los animales, manchando sus vestiduras con la sangre del sacrificio.

Después de pasar, declaran: “¡Que así me sea hecho, si no cumplo con mi parte del Pacto!”.

Los pactos, expresados de otra manera, consisten en comprar con mi genética, el que otra persona tome parte en la misma misión, es muy serio, no es del diente al labio o de la boca para afuera, era un compromiso de vida o muerte que afecta toda la descendencia, y es para siempre.

No es que Abram dudara de la Palabra de YEHOVAH DIOS, esto se atribuye a tener la formalidad del requisito que satisface el mérito, para que su descendencia tuviera parte a esta herencia.

Un Pacto es una forma de Alianza permanente, indisoluble entre dos partes, que se fundamenta en una amistad tan cercana que son “un solo cuerpo”, y cada uno es tan responsable del otro, como de sí mismo.

Efesios ilustra el Pacto matrimonial en su capítulo 5, versículos del 28-32.

El cortar en dos partes un animal, representa que ambos ganamos o morimos en el intento, la lesión, no solo afecta una parte, sino a ambas y la separación de ambas partes implica la muerte.

De manera, que los que pactan se comprometen para no dudar, si fuese necesario, a arriesgarse a sí mismos hasta la muerte, con tal de librar al otro de cualquier peligro, y sobre todo de evitar a toda costa, la separación que sería como matar el cuerpo.

Al mismo tiempo, es obligación común, fomentar y practicar intimidad entre ambas partes, compartiendo sus pensamientos, y evitando esconder información que pueda afectarle al otro, es tan serio el Pacto que incluso Dios le revela a Abram lo que su descendencia sufriría antes de recibir la Promesa.

En Jeremías 34, 18-19 hay una referencia a este tipo de Pactos, así que a través de esta práctica YEHOVAH DIOS revelará a Abram, el medio por el cual, la Promesa quedará firme, aunque él o su descendencia fallen.

Deja un comentario