Mosqueteros de Yehovah

Éxodo Capítulo 23

Versos del 1 al 3

Significa no aceptar un falso rumor. Hay que tener mucho cuidado de no pasar a otros lo que uno ha oído, porque puede ser un falso rumor, como está escrito en Proverbios 10, 18b “el que difunde la calumnia es un insensato”.

Esta es una ampliación del mandamiento que prohíbe la calumnia y la difamación. La última mitad de este versículo prohíbe unirse con otros para propagar este agravio.

Aunque la palabra “testigo” implica que la ley se refiere principalmente a la forma de proceder ante un tribunal, no se limita a eso.

Es decir, que cuando se habla en base a suposiciones y haciendo juicios aparentes, esto es ser falso testigo, todo chisme se califica como mentira, porque lleva añadidura, esto es cometer pecado grave (Apocalipsis 21,8).

No irás tras la mayoría para hacer mal y no responderás sobre un litigio cediendo ante la mayoría para pervertir (el juicio), Vs 2.

En el original hebreo, esta prohibición abarca el mal, tanto en hecho como en palabra y pensamiento.

Recordando las palabras de Yeshúa, no hemos de tomar la forma de vida de los muchos como nuestro.

Por ejemplo, es lo referido en la puerta angosta (Mateo 7, 13-14).

Uno de los principales peligros que arrastra el cristianismo es la adopción de modas, siendo complacientes para amoldarse y seguir a la multitud, a pesar de la prohibición Bíblica contra estas tendencias.

La práctica de la justicia reside en ser imparcial, es decir, que no debe favorecer ni al pobre ni al rico.

Inclinarse hacia cualquier lado sería una perversión de la justicia (Levítico 19, 15).

Versos del 4 al 5

El asno, buey o burro sobrecargado y caído de un enemigo, no debía ser dejado sin que se le ofreciera ayuda a éste, para ponerlo de pie a fin de que pudiera continuar su camino. Si tu enemigo está accidentado disponte a auxiliarlo.

Esta cooperación misericordiosa colocaría a los dos hombres en una relación amistosa, facilitando así una posible reconciliación.

La Instrucción bíblica, no permite que uno guarde rencor contra el enemigo.

Esta es una manera práctica de mostrar amor al enemigo, como está escrito en Levítico 19, 18.

Versos del 6 al 9

Mientras que el Vs 3 amonesta contra favorecer a los pobres por compasión a ellos, el Vs 6 prohíbe hacer discriminación contra el pobre debido a su pobreza, un error mucho más común.

Debe evitarse el prejuicio para que se pueda hacer estricta justicia. Un tribunal no es un lugar para sentimentalismos.

La aceptación de un soborno de una de las partes en un juicio adaptando de ese modo la injusticia, siempre ha sido uno de los pecados más comunes y reprensibles de los jueces del Oriente.

El soborno, desvirtúa todo el propósito por el cual existe la administración de justicia, el peso de las balanzas de la justicia las inclina en el sentido equivocado.

Por esta razón, ha merecido generalmente la pena de muerte.

Versos del 10 al 11

Existía el propósito que este año sabático fuera de una observancia religiosa mayor, en él se realizaba la lectura solemne de la Torá en la Fiesta de los Tabernáculos en “el año de la remisión” (Deuteronomio 31, 10-11).

Esta lectura, era precedida por un período de preparación religiosa en Nehemías 8. Este año sabático, debe haber sido un período solemne, que conducía al autoexamen, a la formación de hábitos santos y provocaba una elevación espiritual en el pueblo.

Puesto que los cereales, el vino y el aceite eran los productos importantes de Palestina, es indudable que debía descansar toda la tierra.

El deseo de ganancia hizo difícil la observancia forzosa de esta disposición.

El cautiverio de los “setenta años” tuvo el propósito de compensar por la omisión en observar los años sabáticos (2 Crónicas 36, 17-21).

El principal propósito de la Torá era proporcionar alimento a los pobres (Levítico 25, 1-7).

Lo que la tierra producía por sí misma sin cultivarla, pertenecía a todos como una posesión común, aún a las “bestias del campo“.

Verso 12

Este es uno de los textos que muestran que el Shabbat también fue creado para descansar y recuperar las fuerzas.

El sentido principal del concepto de Shabbat es cese de actividades creativas y productivas.

La mayoría de la población extranjera de la Tierra Santa se ocupaba en duros trabajos (2 Crónicas 2, 17-18), un hecho que explica por qué se menciona particularmente aquí al “extranjero“.

Verso 13

Esto nos enseña, que está prohibido hacer mención de dioses del paganismo con el fin de honrarlos, no para identificarlos.

Los meses romanos y los días de la semana, que se usan en el mundo han sido dedicados a diferentes deidades paganas, con el fin de que los hombres honren a esos dioses, al mencionarlos constantemente.

Los propagandistas modernos, conocen bien el valor de la repetición de los nombres comerciales y deliberadamente planifican para mantener el nombre de su producto delante del público de una manera u otra.

Sería bueno que todo el que desee mantenerse Puro y Santo recordara que las expresiones dependen de las impresiones.

Versos del 14 al 16

Las tres Fiestas están íntimamente conectadas con el ciclo agrícola que hay en la tierra de Israel.

1. La Fiesta de Panes sin Levadura donde se come el cordero Pésaj, está conectada con la cosecha de la cebada.

2. La Fiesta de Shavuot (de las semanas) o Pentecostés, está conectada con la cosecha del trigo.

3. La Fiesta de Sukkot (Tabernáculos), está conectada con la recolección de las frutas.

Todas las antiguas religiones paganas, tenían períodos de fiesta anuales, que conmemoraban la supuesta benevolencia de sus dioses.

Reuniéndose en grandes asambleas, la gente se inspiraba y animaba mutuamente a una consagración mayor y a un agradecimiento más cordial que en otras oportunidades.

Tales festividades eran frecuentes en Egipto y ocupaban un lugar importante en la vida religiosa.

Probablemente la familia de Abraham celebraba acontecimientos de esta naturaleza en Mesopotamia y YEHOVAH DIOS ahora sancionó estas tres (3) Fiestas como un estímulo de la Piedad.

Estas Fiestas debían:

Referirse al mismo tiempo tanto a la agricultura como a la historia, al relacionarse con el transcurso de las estaciones y también con grandes sucesos de la vida de la nación.

Debían observarse tan sólo en un lugar, donde estaba situado el Tabernáculo.

Y toda la población masculina debía asistir a ellas (Vs 17; Levítico 23, 2).

Versos 17 al 19

La expresión “mi sacrificio” aparece sólo dos veces en “Jumash”, el Pentateuco, aquí y en Éxodo 34, 25.

El único sacrificio que es llamado “mi sacrificio” es el de Pésaj.

Esto nos conecta con la muerte del Cordero de YEHOVAH DIOS de una manera especial.

YEHOVAH DIOS llama la muerte de Yeshúa “mi sacrificio”.

En hebreo está escrito: “reshít bikurei admatjá” que significa “lo mejor de las primicias de tu tierra”.

La palabra “reshít” es la primera que aparece en la Torá, con un prefijo “be-reshit”. “Reshít” significa “principio”, “comienzo”, “primicia”, “lo mejor” y viene de “rosh”, que significa “cabeza”, “cima”, “esquina”, “comienzo”, “jefe”, “tropa”, “ramal”.

Esta es la cuarta vez que la palabra “reshít” aparece en las Escrituras. Hace referencia al Mesías.

La palabra “primicias” también hace referencia a la Resurrección e introducción del Mesías en el ministerio celestial según el orden de Melquisedec.

Él fue el primero en ser resucitado. Aquí dice que hay que llevar lo mejor de las Primicias a la Casa de YEHOVAH DIOS.

Esto se cumplió cuando el Mesías fue introducido en el Templo Celestial después de ser resucitado.

Esta es la primera vez, que aparece esta expresión. En total, aparece tres (3) veces en la Torá (Éxodo 34, 26; Deuteronomio 14, 21). Las tres veces implica tres prohibiciones.

Versos del 20 al 23

Hay varias interpretaciones de la identidad de este ángel, normalmente este ángel se relaciona a Yeshúa.

“Ángel del Pacto” (Malequias 3, 1) Según algunos este ángel es el mismo Mesías.

La palabra mal’ák, “ángel“, significa “mensajero“ y con frecuencia se traduce indistintamente.

Yeshúa fue siempre el Mensajero de YEHOVAH DIOS para Israel y como tal dio a su pueblo un conocimiento del carácter, la voluntad y la misericordia de su Padre (Génesis 22, 1. 10-12; Éxodo 32, 34; Isaías 63, 7-9; Malequias 3, 1; Juan 8, 56-58; 1 Timoteo 2, 5), guías, seres de luz.

YEHOVAH DIOS lo identificó como aquel quien tenía la autoridad de perdonar a Israel de sus pecados.

También dijo de este “Ángel”, “Mi nombre está en Él”.

Mientras que nosotros poseemos un espíritu “en” nuestros cuerpos, la esencia de la Divinidad expresada en el nombre de Pacto de YEHOVAH DIOS estaba “en” este “Ángel” especial “Yeshúa”.

Una vez más, Yeshúa se aplicó este nombre de la Divinidad así mismo (Juan 8, 58) y no se nos debe de pasar desapercibido que Yeshúa es el que tiene la autoridad y habilidad de perdonar pecados (Marcos 2, 5-12; Mateo 1, 21).

Versos del 24 al 25

Debe recordarse que el culto idolátrico de estos pueblos paganos era licencioso y envilecedor en extremo.

Las ceremonias de algunos dioses paganos y otras deidades estaban contaminadas con sacrificios humanos y corrompidas por la prostitución.

La iniquidad de esas naciones había llegado al colmo (Génesis 15, 16), por ello, no es de extrañarse que cayera sobre ellas, una medida plena de la ira divina.

Vivir con salud significa mucho. Para protegernos de enfermedades del espíritu, alma y cuerpo, debemos vivir practicando las obras de piedad.

Versos del 26 al 33

En el Vs 26, esto podría ser el resultado de una intervención especial del Favor Divino y de un cuidado providencial, tanto como de vivir saludablemente.

No sólo, no habría nacimientos prematuros, sino también como lo implica la última cláusula, serían desconocidas las muertes prematuras. En lo que refiere al Vs 27, para el cumplimiento de esta promesa (Números 22, 3; Josúe 2, 9.11; 9, 24).

Realmente los enemigos de los israelitas huyeron ante ellos (Números 21, 3.24.35; Josúe 8, 20-24; 10, 10-11).

Si Israel hubiera proseguido en una Obediencia plena, YEHOVAH DIOS habría quebrantado del todo, el poder de las naciones cananeas.

Se observa en el Vs 31 que estos límites no fueron alcanzados hasta cuatrocientos (400) años más tarde, bajo David y Salomón (1 Reyes 4, 21-24; 2 Crónicas 9, 26).

Moisés confirma aquí la promesa de YEHOVAH DIOS a Abraham (Génesis 15, 18). Puesto que Salomón fue un “varón de paz” (1 Crónicas 22, 9).

La obra de constituir el imperio debió ser cumplida por David (2 Samuel 8, 3-15; 10, 6-19; 1 Reyes 5, 3; 1 Crónicas 22, 8).

Con el Vs 33 termina este capítulo, con un solemne ataque contra la idolatría.

La historia posterior de Israel muestra cuán necesaria fue esta repetida amonestación y lo indispensable la profunda inquietud de YEHOVAH DIOS para evitarles este error.

Trágicamente, la amonestación fue en vano (2 Reyes 17, 7-18).

Porque los tratados de paz usuales en ese tiempo, contenían un reconocimiento de los dioses de cada nación, así como palabras que honraban a esos dioses, los pactos con los pueblos paganos incluían el reconocimiento de sus dioses.

Deja un comentario