Mosqueteros de Yehovah

El Semen de Dios

El Semen de Dios en la Ekklesía

La señal distintiva de la Ekklesía consiste en estar saturada por retener el semen de dios dando frutos al ciento por uno

1. Marcos 4, 14

“El sembrador es el que siembra la palabra”. El sembrador lleva la semilla, la palabra es la semilla del sembrador.

2. Lucas 8, 11

“Esta es, la parábola: La semilla es la palabra de Dios”.

Verbo palabra pronunciada de Dios.

3. Mateo 13, 37-38

“37 Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. 38 El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo”.

Estamos llamados a fructificar y convocar a muchos más, la palabra de Dios no tiene grises o soy de Dios o soy del diablo, no se tolera doble discurso, debemos ser íntegros, hay dos clases de simiente:
buen fruto viene de la semilla santa son los hijos de dios, hijos del reino,
semilla colocada por Dios a través de Jesucristo.

Pecado, trampa, engaño, manipulación viene de la semilla cizaña son los hijos del diablo, hijos del maligno, semilla colocada por Satanás tiene la capacidad de enmascararse, vive de apariencia.

La semilla es palabra y viene dada por la influencia, Dios le dice a Adán.

¿Quién ha estado hablando contigo?

La única diferencia del semen de Dios y el semen del diablo es el fruto, no es el que siente bonito, es el que obedece.

4. Juan 1, 1-5.11-14

“1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 2 Este era en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella. 11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. 14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad, el en minúscula es palabra o verbo y El con mayúscula es Jesucristo

Vs 4 los hombres distinguían lo que hablaba por lo que se iba creando,

Vs 11 No es que no hablemos palabra es la disposición en retener la Palabra de la autoridad,

Vs 12 me convierto en hijo de Dios cuando recibo la semilla de otro que es hijo de Dios, no hay manera de ser corrompidos, extraer la semilla es matarlos, se convierten otros a través de la testificación de la palabra, pertenezco al reino que me incapacita al pecado, porque la semilla de Dios Padre está implantada en nosotros. Creer: Obedecer.

Vs 13 el Espíritu Santo es quien implanta en nosotros si no la rechazamos, Vs 14 amoroso, sacrificial, orientado hacer lo que le agrada a quien rindo cuentas de acuerdo a la OBEDIENCIA.

Palabra es igual a semilla y semilla, es la misma palabra empleada por Dios en Hebreo para semen, usada para denotar hijos y descendencia, en Hebreo se escribe AZERAH o ZERAH con h o J al final, también se usa para esperma o para denotar un niño pequeño.
palabra, semilla, semen, descendencia, simiente, hijos, familia.

5. Génesis 38, 9

“9 Y sabiendo Onán que la descendencia (hijo) no había de ser suya, sucedía que cuando se llegaba a la mujer de su hermano, vertía en tierra, por no dar descendencia a su hermano.

6. Levítico 15, 16. 32-33

“16 Cuando el hombre tuviere emisión de semen, lavará en agua todo su cuerpo, y será inmundo hasta la noche. 32 Esta es la ley para el que tiene flujo, y para el que tiene emisión de semen, viniendo a ser inmundo a causa de ello; 33 y para la que padece su costumbre, y para el que tuviere flujo, sea varón o mujer, y para el hombre que durmiere con mujer inmunda”

Esta ley aplica tanto al varón como a la mujer que haya tenido su periodo, la mujer también porta semilla en su óvulo y en la menstruación descarga el ovulo que no se fecundó.

7. Génesis 46, 6-7

“6 Y tomaron sus ganados, y sus bienes que habían adquirido en la tierra de Canaán, y vinieron a Egipto, Jacob y toda su descendencia consigo; 7 sus hijos, y los hijos de sus hijos consigo; sus hijas, y las hijas de sus hijos, y a toda su descendencia trajo consigo a Egipto”. Descendencia, familia, hijos, Azerah

8. Hebreos 7, 9-10

“9 Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos; 10 porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro”.

Uno que es hijo de Dios vierte la semilla al vientre espiritual, cuando Abraham paga los diezmos a Melquisedec, Melquisedec transfiere a Abraham el semen de Dios y de Abraham sale Leví que es la rama sacerdotal que ahora cobra el diezmo, linaje sacerdotal toma y viste de los diezmos al igual que Dios como su Salem.

9. Génesis 38, 6-10

“6 Después Judá tomó mujer para su primogénito Er, la cual se llamaba Tamar. 7 Y Er, el primogénito de Judá, fue malo ante los ojos de Dios, y le quitó Dios la vida. 8 Entonces Judá dijo a Onán: Llégate a la mujer de tu hermano, y despósate con ella, y levanta descendencia a tu hermano. 9 Y sabiendo Onán que la descendencia no había de ser suya, sucedía que cuando se llegaba a la mujer de su hermano, vertía en tierra, por no dar descendencia a su hermano. 10 Y desagradó en ojos de Dios lo que hacía, y a él también le quitó la vida”.

Tuvo varias relaciones de coitos interrumpidos, lo que es abominación contra dios por despreciar la vida misma, descendencia por iniquidad, la motivación del acto sexual es el placer y no el amor, siendo un acto animal cometiendo deshonra contra Dios.

Dios cuida el acto sexual para el matrimonio porque es unido por el vientre, el propósito de la unión sexual es por amor igual a sacrificio, derroche de afecto, cariño, entrega, no una posesión, la búsqueda debe ser el placer del otro en el amor, en unión de un solo espíritu.

Derramar o verter en tierra se representa con la palabra hebrea ASHAJAT que en hebreo quiere decir: “destruir o matar la descendencia de Dios”, el varón que se mantiene sin masturbarse, ayuda a desarrollar retentiva, concentración, discernimiento, es más viril.

Satanás vino a para robar la comunión espiritual con Dios implantando la ley del pecado y la muerte en el alma y con ello la destrucción de la descendencia al contaminar la sangre por medio de la iniquidad con lo que el semen se torna maligno y lo que se engendra no son hijos del reino de Dios sino hijos del maligno, porque la base del semen es la sangre.

10. Gálatas 5, 16-21

Ley de la muerte causada por el pecado. El que practica estas actividades y engendra un niñ@ no heredaran el Reino, simplemente es uno que no está en el Reino, yo no puedo estar coqueteando con el pecado ni con alguien porque yo soy la esposa de Cristo, si practico Vs 19 al 21 daño mi descendencia, mi lucha no es con carne y sangre, hay batallas que se ganan en la oración y profecía, opera satanás provocando división, leviatán, mediante la fornicación y el adulterio y numeral recordándote constantemente el pasado, la fornicación y adulterio no confesados son motivo de que la descendencia perezca como la casa de Jeroboam.

11. 1 Reyes 14, 14-18

Para que mi simiente permanezca en la tierra debo vivir santificado, por causa de mi fidelidad, Dios va atender mi linaje, como la descendencia de Abraham.

12. 1 Corintios 6, 15-18

En la descendencia se ve la costura, hay que tener temor de Dios.

La semilla cumple dos funciones:

1. Sirve para alimento en pacto de sal, liberación de los hijos, carne y sangre de Jesucristo
¿La sangre de Jesucristo fue sembrada? No, fue consumida.

Lucas 6, 55 “Tomad y bebed esta es mi sangre, sangre de la Alianza Nueva y Eterna”.

2. Sirve para ser sembrada, la palabra proclamada por medio de la palabra hablada al vientre espiritual, la mayoría de los conflictos se dan por falta de comunión y esto viene por el descuido del cultivo, siempre exista la voluntad de recibirla, Judas decidió ser impermeable.

El semen de Dios es su Palabra que se siembra en nuestro Espíritu
para fructificar y al mismo tiempo es alimento que trae sustento
de la Verdad a nuestra alma, para que genere fruto,
se requiere Fe en ambas

13. Isaías 55, 1-13

Vs 1 coman y beban de la fuente que es la Palabra de Dios, la Ekklesía saturada del semen de Dios camina en plena sincronía, es Salem de Dios porque todo obedece a un principio espiritual.

Hay muchos que se creen espirituales porque tienen algún conocimiento en la palabra e incluso entre los que se forman, sin embargo, en su vida diaria no se santifican poniendo por obra la palabra de dios.

14. Levíticos 26, 1-12

No tengas resistencia en recibir mi semen, mi palabra y ponerla en práctica y como resultado te vendrán todas estas bendiciones. hay un proceso, primero recibir el semen, luego retenerlo, para por último ver el fruto un linaje perpetuo.

¿Quiénes pueblan la tierra? ¿Cizaña o Linaje santo?

Cuando tú tienes 2 hijos no te estas multiplicando la población, solo estas reponiendo a ti y tu espos@. La tierra está repleta de malvados, si mi linaje es santo debo multiplicarme.

Nacer del espíritu es obra facultada por medio de exponerse al semen de Dios, que es semilla de vida lo que viene a ser palabra viviente

15. Juan 3, 3.5-6

“3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios 5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es”.

AGUA: Palabra, Pacto.

ESPÍRITU: Unción para la práctica de la piedad, me faculta para tener amor, poder y dominio propio, cosas que a Dios le agrada.

16. 1 Juan 3, 7-11

El mensaje es igual a semilla, muestra la diferencia en obras entre los hijos de Dios (quienes no tienen facultad para pecar por la semilla que habita en ellos) y los hijos del diablo (experto en obras de tinieblas, pecado). Al renacer de dios, tenemos origen, identidad, propósito y destino en Dios.

17. 1 Pedro 1, 14-25

Quien es esposa de Jesucristo se hace depositario de todo su semen, lo retiene, lo multiplica y da a luz una creación nueva que lo refleja, imagen, Salem de su marido Jesucristo. yo debo hablar de cristo en todos lados, debo estar orgullosa de mi esposo.

18. Génesis 26, 4-5

Antes no te contamines con los impíos, la descendencia de hijos espirituales son aseguradas para quienes retienen el semen de Dios.

19. Génesis 28, 14

“14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente”.

En tu simiente, en tu descendencia, todas las razas de la tierra vendrán a ti buscando cobertura porque como caminas en santidad claman que les enseñes para vivir bajo la cobertura de aquel que retiene el semen de dios.

20. Génesis 22, 18

“18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz”.

Tu descendencia física y espiritual crece porque vives en santidad y son de bendición para muchos.
El que vive en pecado su descendencia desaparece, pero el que vive en santidad su descendencia sirve a Dios

El destino de quien es esposa de Cristo consiste en aplastar la cabeza de satanás, mundo, carne y demonio están bajo tus pies.

21. Génesis 3, 15

“15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. Ella el semen o simiente.

22. Jeremías 31, 27-34

La purificación de mi linaje y del siguiente, se va purificando, desde que se va levantando ya no habrá aversión a la Palabra, sino que habrá mayor anhelo en vivir en lo sobrenatural. Yo me santifico mi linaje es santo, por eso los padres que aman a sus hijos no los dejan vivir en libertinaje, porque no solo piensan en ellos sino también en sus nietos y futuras generaciones. El semen de Dios es nuestra herencia en Jesucristo.

23. Hechos 3, 25

“25 Ustedes son los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra”

Jesucristo me ha trasladado de muerte a vida, la gente quiere milagros, pero no quiere santificarse. debemos tener perseverancia en ser llenados del semen santo, es decir, estar saturados en nuestro vientre espiritual de la preciosa palabra de Dios para que todo nuestro ser produzca frutos de vida en la extensión del reino del padre amado. Amén

 

Deja un comentario