Mosqueteros de Yehovah

Deuteronomio Capítulo 9

Versos del 1 al 2

YEHOVAH DIOS estaba guiando a Israel hacia algo mucho más grande que ellos. Era un reto que sólo podrían lograr Obedeciéndole a ÉL.

Las ciudades con las que lucharían eran ciudades fuertes y las personas contra las cuales pelearían eran grandes.

Aun así, YEHOVAH DIOS, los llamó a entrar a esa batalla que parecía imposible.

No había modo de que Israel pudiera lograr esto en la carne, en sus propias fuerzas.

YEHOVAH DIOS les había mandado a hacer algo, que estaba muy por encima de sus habilidades.

Obviamente, YEHOVAH DIOS no inspiró a Israel con una Promesa falsa o ánimo. YEHOVAH DIOS, quería que supiera realmente cómo sería la batalla.

De la misma manera, Yeshúa Ha Mashiaj nunca nos atrae con falsas promesas que nos guiarían a una esperanza falsa.

“Él simplemente dice, Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame” (Mateo 16, 24).

Yeshúa Ha Mashiaj nos dice desde el principio, que seguirle requiere de entregarle todo nuestro ser a YEHOVAH DIOS.

Verso 3

Así como Israel debía de entender que la batalla era imposible, también tenían que entender la certeza de la victoria en YEHOVAH DIOS.

Era una batalla demasiada grande para Israel, pero no demasiada grande para el YEHOVAH DIOS.

Israel sabía en ellos mismos, la obra era imposible “Sin mí nada pueden hacer” (Juan 15, 5).

Pero en YEHOVAH DIOS, la batalla no se podía perder “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4, 13).

YEHOVAH DIOS también estaba llamando a Israel a una asociación para ganar las batallas.

ÉL los destruirá, no contradice tú los echarás y los destruirás en seguida. ¿YEHOVAH DIOS lo iba a hacer o Israel?

En realidad, ambos, YEHOVAH DIOS estaba llamando a Israel a ser colaboradores suyos (2 Corintios 6, 1).

YEHOVAH DIOS no quería que los israelitas demostraran misericordia hacia los cananeos.

ÉL quería que Israel fuera un ejército único de juicio en contra de los cananeos y su cultura de muerte, la cual era tan depravada que merecía tal juicio.

El enfoque primario de los cananeos, era el sexo.

Los ídolos destacados recuperados por los arqueólogos, son cientos de formas femeninas en posiciones sexuales, al igual que ídolos masculinos asociados con cultos homosexuales.

Así mismo, YEHOVAH DIOS determinó que los cananeos, con su naturaleza y adoración orgiástica, su culto de fertilidad con forma de símbolos de serpientes, nudismo y su mitología asquerosa, fuesen reemplazados por Israel.

Versos del 4 al 6

La tentación del orgullo de Israel no venía en algo que en realidad dirían. Mucho antes de comenzar a decir palabras llenas de “orgullo”, tenemos pensamientos orgullosos en nuestros corazones.

Por eso Israel no debe de pensar en su corazón que era por medio de “su Justicia”, que YEHOVAH DIOS les ha entregado la tierra.

Esta es una vista previa de la “Salvación por Gracia por medio de la Obediencia”, en la cual no podemos pensar que es por nuestra justicia que la hemos obtenido.

Sino que es por medio de la “Justicia” que hemos recibido por obedecer a Cristo Jesús.

Cuando recibimos cualquier regalo de parte de YEHOVAH DIOS, tenemos la tentación de tomarlo y utilizarlo para glorificarnos a nosotros mismos.

Israel no debe de hacer esto con referencia a la Tierra Prometida y nosotros no debemos de hacerlo, con referencia a cualquier regalo que YEHOVAH DIOS nos dé.

Dichos o proverbios del mundo antiguo refleja el deseo del hombre de ganar su propia justicia y justificación ante YEHOVAH DIOS.

“No obtendré el cielo por nada” dijo uno y otro dijo “Dame el cielo, porque Tú me lo debes”.

Israel como un animal doméstico rebelde, alzaba el pescuezo o la nuca en contra del yugo que YEHOVAH DIOS quería poner sobre ellos.

ELLOS, no se sometían a la dirección del Padre Eterno para sus vidas.

“Duro de cerviz” es una expresión figurativa para decir “terco, porfiado, intransigente, si no la gana la empata, desobediente, intratable, obstinado y cabeza dura”.

Verso 7

El propósito de YEHOVAH DIOS al recordarle a Israel su rebelión en contra de ÉL, no era para desanimarlos o hacerlos sentirse derrotados.

El propósito era que reconocieran su propia debilidad, sabiendo que obedecer a YEHOVAH DIOS es lo que les traería el éxito siempre.

La misma idea se comunica en el Nuevo Testamento en 1 Corintios 10, 12 “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga”.

Cuando recordamos nuestra naturaleza pecaminosa, caminamos en la pobreza de espíritu, la cual Yeshúa Ha Mashiaj dijo que era esencial para una vida de Bendición (Mateo 5, 3).

Versos del 8 al 21

En Horeb despertaron el enojo de YEHOVAH DIOS.

Esto vuelve a contar el evento en el Monte de Sinaí, en donde Israel adoró a un becerro de oro cuando Moisés se fue por cuarenta (40) días al Monte Sinaí, para recibir la Ley de parte de YEHOVAH DIOS (Éxodo 19-32).

Escritas con el dedo de YEHOVAH DIOS fueron las tablas originales con la ley escrita, recibidas en el Monte Sinaí, escritas por YEHOVAH DIOS mismo.

Estas tablas contenían los Diez (10) Mandamientos y en ellas estaba escritas según todas las palabras que le habló YEHOVAH DIOS en el monte de en medio del fuego, el día de la asamblea, que se encuentran en Éxodo 20.

YEHOVAH DIOS le contó a Moisés de juzgar a la nación de Israel y comenzar de nuevo con una nueva nación, con descendencia del mismo Moisés.

EL fuego ardiente en el Monte Sinaí, era una representación física de la Gloria de YEHOVAH DIOS y su Presencia Santa.

EL monte comenzó a arder cuando Israel salió del Monte Sinaí por primera vez (Éxodo 19, 18).

Esos fuegos ardieron por cuarenta (40) días sin parar y ardieron al mismo tiempo que Israel hizo un becerro de oro y comenzó a adorarlo.

Moisés quebró las tablas. No por una pasión desenfrenada, sino por celo del honor de YEHOVAH DIOS y por dirección del Ruaj Hakodesh.

Todo para demostrarle al pueblo, que el Pacto Matrimonial entre YEHOVAH DIOS y ellos, contenido en esas tablas, estaba “quebrado y vacío”.

Ellos, estaban casi destituidos del favor de YEHOVAH DIOS y no debían de esperar nada de ÉL más que indignación y justicia severa.

La palabra hebrea usada aquí es “rara”, traducida en la Septuaginta, por la palabra fuerte “ekphobos” significa “asustado en sobremanera” o “golpe de terror”.

Cuando vio el pecado de Israel y conocía la santidad de YEHOVAH DIOS, Moisés estaba muy asustado por Israel.

El pecado de Aarón, detallado en Éxodo 32 fue tan malo, que seguramente habría sido destruido por YEHOVAH DIOS, excepto que Moisés oró por él.

Estamos demostrando, tanto la perseverancia de la oración de Moisés, al igual que su gran corazón.

Moisés quemó el ídolo, lo molió y lo añadió al agua potable del pueblo por tres razones:

1. Para demostrar que este dios no era nadie y podía ser fácilmente destruido.

2. Para destruir por completo a este ídolo.

3. Para hacer que el pueblo pagara una consecuencia inmediata por su pecado.

Versos del 22 al 24

El nombre “Tabera” significa “quemar” y en números 11 cuando el pueblo de Israel se fue del Monte Sinaí por primera vez con rumbo a Cadés-Barné y la Tierra Prometida, se quejaron inmediatamente.

Entonces, YEHOVAH DIOS les envió fuego de juicio en su contra en un lugar llamado “Tabera” por el fuego ardiente del juicio de YEHOVAH DIOS.

Éxodo 17, 7 describe el nombre de un lugar llamado Masá, que significa “tentado”, porque ahí es donde Israel provocó a YEHOVAH DIOS al dudar de su cuidado y preocupación amorosa por ellos en el desierto.

Quibrot-Hatavá, el nombre significa “tumbas de deseo” y este era el lugar en donde Israel deseaba carne en lugar de maná y YEHOVAH DIOS les dio carne.

Sin embargo, se convirtió en plaga en las bocas de aquellos con corazones codiciosos y descontentos, se describe en Números 11.

Moisés recordó brevemente la rebelión en Cadés-Barné, donde Israel dudó del Amor de YEHOVAH DIOS por ellos y se rehusó a entrar a la Tierra Prometida por Fe (obedecer), rebelándose en contra de YEHOVAH DIOS (Números 13-14).

La desobediencia de Israel hacia YEHOVAH DIOS comenzó con su incredulidad. No creyeron que YEHOVAH DIOS los amaba, ni que era lo suficientemente “Poderoso” para hacerlos entrar a la Tierra Prometida.

Versos del 25 al 29

Esta gran oración de intercesión de Moisés se describe a más profundidad en Éxodo 32.

Moisés pidió misericordia sobre Israel por la fidelidad pasada de YEHOVAH DIOS para con ellos “tu heredad que has redimido”.

Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac y Jacob, Moisés pidió misericordia para Israel por la fidelidad de YEHOVAH DIOS hacia los patriarcas.

Moisés pidió misericordia sobre Israel, porque se preocupó por la Gloria del Nombre de YEHOVAH DIOS y su reputación entre las demás naciones.

Moisés pidió misericordia sobre todo, porque ellos, eran el pueblo de YEHOVAH DIOS.

Podemos buscar la misericordia y poder de YEHOVAH DIOS por medio de la oración, orando con el mismo corazón y suplicando con las mismas razones delante del Señor.

La oración cimentada en razones sólidas como estas, es mucho más efectiva que simplemente pedir deseos mirando al cielo.

1. Por la fidelidad previa de YEHOVAH DIOS para con nosotros.

2. Por la fidelidad previa de YEHOVAH DIOS para con los patriarcas.

3. Por la gloria y reputación de YEHOVAH DIOS entre las naciones.

4. Porque somos su pueblo

Mantener estas cosas en mente también ayuda a refinar nuestra oración.

Cuando oramos por las cosas que consisten en la Gloria de YEHOVAH DIOS, tenemos nuestro corazón puesto en las cosas correctas.

Deja un comentario