Mosqueteros de Yehovah

Deuteronomio Capítulo 4

Versos del 1 al 8

Moisés le había recordado a Israel muchas veces acerca de su rebelión contra YEHOVAH DIOS en el desierto.

Ahora, mientras se preparaban para entrar a la Tierra Prometida, quería que Israel pensara en su necesidad actual de obediencia a la luz de sus rebeliones pasadas.

Una de las estrategias más grandes de Satanás, es hacernos recordar algo que debemos de olvidar y olvidar lo que debemos recordar.

Si nosotros no recordamos nuestro pecado pasado y rebelión en contra de YEHOVAH DIOS, fácilmente podemos repetirlo, cayendo en los mismos pecados y trampas.

Como lo dice Su Palabra “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Corintios 10, 12).

La vida y muerte espiritual depende de la Obediencia de Israel. En un sentido más inmediato, vida y muerte física depende de su Obediencia.

Israel estaba a punto de atacar a una nación fuerte y sacarlos de la Tierra Prometida, si ellos no tenían la Bendición de YEHOVAH DIOS sobre ellos, prontamente estarían en graves problemas.

De hecho, la primera batalla militar en la que Israel perdió en la Tierra Prometida, en Aí (Josué 7) surgió porque habían desobedecido a YEHOVAH DIOS.

Treinta y seis (36) hombres murieron en Aí, porqué un hombre de Israel (Acán) no obedeció el mandato del YEHOVAH DIOS.

Este es un principio importante acerca de la Palabra de YEHOVAH DIOS.

No debemos de añadirle, en el sentido de convertir las tradiciones y opiniones del hombre igual a la Ley de YEHOVAH DIOS.

Ni tampoco debemos quitarle, al no enseñar correctamente o no explicar lo suficiente ciertos pasajes.

Confirmando Apocalipsis 22, 18-19 “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, YEHOVAH DIOS traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro”.

Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, YEHOVAH DIOS quitará su parte del libro de la vida, de la Santa Ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.

En Baal-Peor, Israel pecó al cometer inmoralidad sexual y espiritual con las mujeres de Moab.

Moisés le advirtió al pueblo de Israel que si rechazaban a YEHOVAH DIOS ahora, como lo habían hecho en el pasado, el resultado sería el mismo. Muchos morirían en el juicio del Altísimo.

La intención de YEHOVAH DIOS era que por medio de la Obediencia de Israel al Pacto, ÉL los “exaltaría sobre todas las naciones y los haría testigos”.

Así los extranjeros como la Reina de Sabá quien visitó a Salomón, confirmarán que YEHOVAH DIOS de Israel es ciertamente DIOS TODOPODEROSO (1 Reyes 10).

Versos del 9 al 20

Después de esta advertencia, Moisés también les advierte de tomar los mandatos de YEHOVAH DIOS y enseñárselos a sus hijos y a los hijos de sus hijos.

Israel no podía jugar hipócritamente al “Haz lo que digo y no lo que hago” con sus hijos.

Sino que ellos debían guardarse a ellos mismos primero y después instruir a sus hijos.

Moisés le dijo a la nación que le contaran a sus hijos especialmente acerca de su experiencia en Horeb (eso es el Monte Sinaí).

Es una experiencia que la mayoría de estas personas, habían experimentado cuando eran niños, si acaso.

En Horeb, la nación de Israel escuchó a YEHOVAH DIOS hablar “Yo les hago oír mis palabras”.

La intención de este encuentro tan personal, fue para que Obedecieran a YEHOVAH DIOS, pero no lo hicieron.

En el Monte Sinaí, Israel no solo recibió mandatos de parte de YEHOVAH DIOS, sino que también entraron en un Pacto con ÉL.

Prometiendo Obedecerle y YEHOVAH DIOS prometiendo bendecir a un Israel obediente (Éxodo 24,1-8).

Los mandamientos dados en Horeb tenían que ser obedecidos. Porque no vieron forma en YEHOVAH DIOS, por eso le mandó a nunca hacer imagen que lo representare.

También prohibió a Israel alabar la creación de YEHOVAH DIOS.

Tampoco imagen y alabanzas a animal, ave, sol, luna y estrellas. Esto es adorar a la creación más que al Creador (Romanos 1, 25).

YEHOVAH DIOS nos ha librado, por lo tanto, tiene derecho sobre nosotros.

No nos libró para que nosotros hagamos lo que queramos, sino para que hagamos lo que su obra demanda.

Versos del 21 al 24

Fue por culpa de Israel, que YEHOVAH DIOS disciplinó a Moisés según su ego dolido.

Sabemos que no somos responsables de lo que hacen los demás, pero si de nuestras acciones, por ello le impidió a Moisés entrar a la Tierra Prometida.

Israel tenía que aprender que no había hombre, ni siquiera Moisés que estuviera por encima de la Ley.

También tenían que comprender que Josué guiaría al pueblo, para entrar a la Tierra Prometida en lugar de Moisés.

Moisés fue lo suficientemente humilde para admitir su pecado y fracaso delante de Israel, teniendo suficiente Fe para creer que ellos lo lograrían, inclusive sin él.

Moisés sabía que él era reemplazable, es peligroso cuando cualquier discípulo o líder que le sirve a YEHOVAH, piensa que está haciendo algo que nadie más puede hacer o que es irreemplazables.

YEHOVAH DIOS puede y usa a cualquiera, si el trabajo en algún ministerio es irremplazable, entonces el ministerio es del hombre y no de YEHOVAH DIOS.

Moisés fue lo suficientemente humilde y sabio, entendió que si YEHOVAH DIOS no lo había perdonado cuando cometió el error, tampoco perdonaría al pueblo, si ellos, seguian otro dios.

YEHOVAH DIOS es un fuego consumidor, así que debemos de temerle a ÉL y obedecerle seriamente, Hebreos 12, 29.

Versos del 25 al 28

La misma creación testificaría en contra de Israel si alabara un ídolo, serían destruidos en la tierra que YEHOVAH DIOS había prometido darles.

YEHOVAH DIOS le dio a Israel la Tierra Prometida, pero no de manera incondicional.

Si ellos persistían en adorar a sus ídolos, YEHOVAH DIOS los removería de la tierra y los esparciría por las naciones.

Es lo que exactamente pasó aproximadamente quinientos cincuenta (550) años después, cuando tuvieron en el exilio en Babilonia.

Si Israel era exiliado, entonces podrían abastecerse de su adoración a los ídolos. YEHOVAH DIOS los colocó en un lugar lleno de ídolos.

A menudo, el castigo de YEHOVAH DIOS sobre nosotros es darnos lo que nuestros corazones pecaminosos desean.

Si Israel quería ídolos, YEHOVAH DIOS les daría ídolos.

Versos del 29 al 31

YEHOVAH DIOS no abandonará a Israel completamente en su exilio, cuando Israel regresara, el estaría listo para recibirlos.

Sin embargo, si Israel realmente busca a YEHOVAH DIOS, tendría que buscarle de todo corazón y con toda su alma.

En este contexto, buscar con el corazón tiene la idea de buscarle apasionadamente, buscarlo porque realmente quieres amar a YEHOVAH DIOS.

Buscar a YEHOVAH DIOS con el alma tiene la idea de buscar al Altísimo con tu mente, voluntad y emociones, en una entrega completa.

Esto demuestra, que cuando buscamos a YEHOVAH DIOS, con todo nuestro corazón y nuestra alma, se demostrará en nuestra Obediencia.

Versos del 32 al 40

Moisés le pidió a Israel que considerara cuidadosamente los tiempos pasados y si YEHOVAH DIOS había tratado a otra nación de la misma manera que había tratado con Israel.

Israel necesitaba entender, que tenía un lugar especial en el plan de YEHOVAH DIOS.

Israel sabía que el Señor es YEHOVAH DIOS, por todas las maravillas que había hecho en la vida de su nación.

De la misma manera,  YEHOVAH DIOS ha tocado nuestras vidas, hemos experimentado el poder que nos libra del pecado.

YEHOVAH DIOS nos da esperanza para ser animados, sana nuestros cuerpos, libera nuestros corazones llenos de amargura, responde nuestras oraciones, nos permite vencer los obstáculos más grandes, cuando consideramos estas cosas, ciertamente sabemos que YEHOVAH es DIOS.

Israel escuchó la voz audible de YEHOVAH DIOS desde el cielo, vieron su fuego santo y se beneficiaron de su elección divina.

Habían experimentado personalmente a YEHOVAH DIOS por lo que había hecho.

A la luz de quien es YEHOVAH DIOS y por todo lo quehizo por Israel, Obedecer sus mandamientos tenía sentido completamente.

Simplemente era lo que se tenía que hacer, sería tonto desobedecer a un DIOS, con tanto amor y poder.

Ahora YEHOVAH DIOS les dice: “Vengan, para que arreglemos cuentas. Aunque sus pecados sean colorados, quedarán blancos como la nieve; aunque sean rojos como púrpura, se volverán como lana blanca” (Isaías 1, 18).

Cuando consideramos las alternativas, servir a YEHOVAH DIOS es la única opción.

Versos del 41 al 43

En estos versos, vemos una parte esencial de la preparación para entrar a la Tierra Prometida.

YEHOVAH DIOS mandó a que tres ciudades de refugio, fueran preparadas de cada lado del Río Jordán (Números 35, 14), en el lado este del Jordán fueron nombradas.

Moisés no podía nombrar las seis ciudades de refugio, porque aún no habían tomado posesión del lado oeste del Río Jordán.

Aun así, a pesar de que no podía obedecer todo el mandato de YEHOVAH DIOS de nombrar seis ciudades de refugio, hizo lo que pudo y nombró tres ciudades de refugio al lado este del Jordán.

Por lo tanto, aprendamos que incluso cuando no podamos hacer completamente todo aquello que YEHOVAH DIOS nos ha pedido, aún así, de ninguna manera debemos de quedarnos sin movimiento.

Porque nada más que la pereza es lo que se interpone en nuestro camino, a menos que rápidamente comencemos a hacer el mandato de YEHOVAH DIOS hasta que sea su voluntad terminarlo.

Versos del 44 al 49

Mientras Moisés se dirigía hacia la nación, esta estaba en el umbral de la Tierra Prometida.

Ya habían pasado aproximadamente treinta y ocho (38) años desde que habían recibido la Ley de YEHOVAH DIOS en el Monte Sinaí y ahora Moisés repasó y explicó la Ley de YEHOVAH DIOS con la nueva generación.

Si iban a tomar posesión de la Tierra Prometida, tenían que estar entrenados en la Palabra de YEHOVAH DIOS.

No la iban a tomar con una espiritualidad personal, sino que solamente por medio de Obediencia a la Palabra de Vida Eterna.

Lo mismo podemos aplicarlo nosotros, nunca podremos caminar la vida abundante que YEHOVAH DIOS tiene para nosotros, a menos que lo hagamos conforme a su Palabra.

Deja un comentario